Impossible is Nothing

Cargando...
xxxxxxxxxx

El CD Leganés derrota a domicilio al Granada CF por 0-1 con gol de Szymanowski demostrando en las 7 primeras jornadas ser un equipo… de 10

Para este Leganés nada es imposible como reza el slogan de cierta empresa teutona con antorchas y barras. Y más para un equipo que subió a primera cuando ni el aficionado más optimista lo pensaba tras caer frente al Huesca. ¿Que debuta en el fortín de Balaidos ante la pasada revelación? Pues se le derrota 0-1 y encima con Víctor Díaz que es más de evitar goles que de marcarlos. ¿Que de primeras visita Butarque el subcampeón de Europa? Le sacas un 0-0 que por poco se celebra en la fuente de Plaza España. ¿El Barça te da una “bofetada” de realidad? Pues en Riazor se le gana al Deportivo 1-2 sacando  "el séptimo sentido". ¿Y si el Valencia resucita a tu costa con un discutido arbitraje? Pues la consecuencia es lo vivido ayer en Los Cármenes donde derrotaba al Granada 0-1.

Esta victoria vino porque Asier Garitano, como en Vigo, supo leer al rival. En este caso un Granada CF tocado sin saber lo que es ganar, y revuelto tras la destitución de Paco Jémez al que dejó que su propia ansiedad le derrotara frente a los pepineros. En el primer tiempo el Lega estuvo bien posicionado en el terreno de juego sujetando a su rival a base de la sobrevalorada posesión, y al que la cabeza de Mantovani encendía las alarmas al conjunto nazarí, que si no interviene y se la deja a Luciano era gol seguro.

[caption id="attachment_9018" align="alignright" width="300"]DSC_1874 Szymanowski volvió a encontrarse con el gol como frente al Valencia[/caption]

Posiblemente un aficionado que sólo consume primeras marcas no disfrutó de los 45 minutos iniciales. Porque ambos conjuntos no se abrieron mucho en ese espacio temporal, debido en parte al gran respeto que se mostraron. Pero el segundo tiempo algo cambió, porque como si se tratase de la Reconquista de los Reinos Católicos, el Leganés salió más ofensivo y dio un serio aviso con una clara ocasión que Luciano no supo materializar, y como consecuencia le valió ser sustituido por Guerrero.

Otra lectura que “Asier el Católico, Rey del Reino de Butarque” supo aplicar en Los Cármenes es la de derrotar a tu rival con sus mismas armas. Y eso se tradujo en el debut con la camiseta pepinera (ayer pudieron ir con sus colores, cosas del llamado fútbol moderno) de un ex blanquirrojo como Robert Ibáñez, unido a la titularidad de Rubén Pérez de propiedad granadina. El 16 pepinero le dio frescura al equipo para poder asestar el golpe que decantase la Reconquista. Dicho golpe se produciría a los 76 minutos tras una galopada de Szymanowski que ante Ochoa supo definir como siempre hizo. Un gol importante para el ex del Brøndby que le sirve para coger moral tras marrar el penalty que pudo cambiar todo la pasada jornada frente al Valencia, y desatar la locura de los 200 pepineros que se desplazaron a la ciudad del Genil (Y sí, de la Alhambra también).

Con el gol sólo quedaba sujetar y defender, algo que los de Garitano saben hacer muy bien como hizo dando entrada a Insua por Gabriel. Para que con el pitido de un desapercibido Jaime Latre se lograra la 3ª victoria liguera (y como visitante), y sumar 10 puntos en 7 jornadas; que de seguir esa media podríamos estar hablando de acabar con 55 puntos en mayo aproximadamente.

Dichos 55 puntos hoy son castillos en el aire. Sin embargo la realidad nos dice que se ha vencido a dos rivales directos a domicilio, y que al segundo campamento base de las selecciones el Leganés se va a 34 puntos del objetivo de la permanencia.

Y muy importante es que, a falta del partido contra Sevilla para salir del fango inicial, este equipo demuestra salir airoso de las adversidades, porque para los pepineros… Impossible is Nothing.