La voracidad del Atleti tumba al Geta en la mañana de Reyes

Costa volvió, marcó y fue expulsado

Cargando...

Mala hora en un mal día en Madrid para ver fútbol, con frío y lluvia. Pero nada puede con la afición del Atleti, que acudió al Metropolitano para alentar a los suyos y volver a disfrutar de Diego Costa

xxxxxxxxxx

PORTERIACERO 1200 200

Mañana de Reyes en el Metropolitano, en un horario que peleaba con la apertura de los regalos, pero que no evitó que el nuevo templo colchonero mostrase una buena imagen, pese al impedimento mencionado. Y es que volver a ver a "la Pantera de Lagarto" bien merece la pena. Y no decepcionó.

Saltó el Atleti al campo con un once ofensivo, apuestó el Cholo por un cuarteto explosivo, con Correa, Carrasco, Griezmann y Diego Costa, con Gabi y Koke en la retaguardia y dos laterales largos, como son Lucas y Vrsaljko, que una vez ha salido de la mazmorra en la que se encontraba recluido, está resultando ser un recambio notable para Juanfrán. Pero lo cierto es que el Geta saltó al cesped con las ideas claras, poblando el centro del campo y saliendo a la contra con la velocidad de Ángel. Hasta el minuto 6 no tocó Costa su primer balón, arranco el primer "uy" de la grada con un zapatazo desde el borde del área que se marchó rozando el larguero. Y entre tanto, el que apareció fue el mago rosarino, Ángel Correa, que conectó con Griezmann y definió con la sutileza de un artista, con el exterior de su pierna derecha, cruzando el balón y adosándolo al fondo de la meta defendida por Emiliano Martínez en el minuto 18.

Conforme se sucedían los minutos, el partido se le fue escapando a un criticado Munuera Montero, que sacó hasta 7 amarillas en los primeros 45 minutos y al que le calló una sonora pitada cuando enfió el tunel de vestaurios una vez finiquitados los primeros 45 minutos, y es que repartió a diestro y siniestro en una trifulca cuando agonizaba la primera parte, algo que no gustó a la hinchada del Metropolitano.

En el segundo acto el público despertó, y con él el empuje rojiblanco en búsqueda del segundo gol. Se le escapó a Diego Costa el gol después de un error clamoroso de Damián dentro del área, pero no perdonaría en la siguiente, ya con el cuchillo bien afilado. Encontró Koke al croata Vrsaljko con una autopista por banda derecha, arrancó la moto el 16 colchonero, que levantó la mirada y le puso un centro raso milimetrico a Costa, que solo tuvo que empujarla. Como si de un sueño se tratara. El brasileño, tal vez preso del ansia, o de la emonción, o de la enagenació que le produzco tal felicidad, se marchó a celebrarlo con su hinzhaza, lo que le costó la segunda amarilla. Y a casa bajo una obación de época. Era el minuto 68.

El 2-0 le puso las cosas casi imposibles a un Getafe que lo intentó, pero que terminó chocándose con el muro del Atleti, reforzado con Thomas y Gimenez. El partido murió en tierra de nadie y el Atleti sumó tres puntos que le permiten seguir la estela del Barça.

 

Imagen: Twitter @Atleti