El Lega pierde su corona de laurel

Cargando...
xxxxxxxxxx

[caption id="attachment_11353" align="aligncenter" width="300"]IMG_20161128_212643 Serantes se perderá lo que resta de temporada[/caption]

 

El Club Deportivo Leganés disputaba partido liguero ante el Espanyol en Cornella. El partido pintaba bien al estar el equipo muy bien plantado. Pero llegaba el minuto 28 cuando en un mal despeje Serantes pisaba mal y se notaba dolor. En ese instante saltaban las alarmas cuando el de Barakaldo se retorcía entre lágrimas de dolor sobre el estadio perico y se llevaba la mano a la rodilla. Muchos nos temíamos lo peor al recordarnos esos gestos a la famosa lesión de Víctor Valdés frente al Celta, pero pese a eso teniamos esperanza de no ver en los medios el parte con la temida lesión de las 3 palabras.

El partido continuaba, ya con Brignoli en el campo, y aunque los aficionados estaban pendientes de su equipo, su pensamiento estaba en Serantes. El partido acabó 3-0 a favor de los locales, pero a la gran familia del sur de Madrid esa noche del 26 de noviembre tan negra como la equipación que estrenaban en tierras catalanas; y que hacía presagiar la guinda a esta peculiar “black week” pepinera, les importaba algo menos esa derrota. Sólo ansiaban que su portero no pasara más allá de ese primer traumatismo indirecto que apuntaba de inicio el servicio medico.

Pero hacia las 18:25 del lunes 28, el Club Deportivo Leganés anunciaba lo que se temía desde un inicio, las 3 palabras que todo deportista no quiere escuchar nunca: la rotura del Ligamento Cruzado Anterior. Aquí se ponía fin a la temporada del estreno en primera del ciudadano de Barakaldo. Ese jugador que antes se subía al andamio y preparaba cemento que acabó saliendo en los cromos de la liga y siendo seleccionable en videojuegos de la liga. Veía truncada la temporada que tanto celebraba sobre ese autobús descapotable con cerveza en mano, y a la que se ponía a punto con un tratamiento a base de pepinos días antes del estreno.

Y es que como todo en lo bueno de la vida siempre hay un lunar, y este 28N será dicho lunar en el histórico 2016 del CD Leganés con la grave lesión del que más que un portero, es el símbolo de una afición. Por ser el jugador que acabó llorando tras ganar en Oviedo porque él detuvo un penalty que resultaría decisivo. Por ser la voz cantante de la fiesta que hubo en ese fin de semana del 4 y 5 de junio, que para muchos fue el mejor del año por aquel ascenso en Anduva. Por ser la nobleza hecha persona fuera del césped. Y por todo ello ya se preparan actos de homenaje como en el inminente partido de copa frente al Valencia donde para el minuto 13, todo Butarque gritará al unísono de uno de los grandes ídolos pepineros como es Serantes. Y donde mucho me temo que la venta de camisetas del guardameta de la antigua Egaleo será la más vendida en esta Navidad.

Esperamos verlo pronto bajo los palos, y dando esas largas carreras tras cada gol del Lega. Porque sin Serantes en el verde es como si el escudo perdiera la corona de laureles. Una corona que ya andaba marchita por las lesiones de Szymanowski, Rico e Ibáñez, y que con Serantes definitivamente se secó.

Ánimo Jonan, se te va a echar mucho en falta pero lo más importante es que ya queda un día menos para verte recuperado.