El Leganés y su séptimo sentido

Cargando...
xxxxxxxxxx

Hace varias semanas me marqué un "Paco Candela" en Pobla FM pasando a cubrir al CF Fuenlabrada, pero en silencio como quien sufre un (bendito) grano en el trasero he seguido hasta ahora el estreno en primera del Club Deportivo Leganés.

Hasta ahora los blanquiazules se hicieron notar en el inicio de liga gracias a su victoria en Vigo, sacando un dulce empate al Atletico, y aun perdiendo, cual si fuera Don Pelayo, le puso en serios aprietos al Sporting mereciendo el empate.

La pasada semana Leganés era todo un clamor para los medios con especiales en Butarque o en el centro de la ciudad. Y con Victoria Pavón, Serantes y Asier Garitano de gira como si fueran La Oreja de Van Gogh de promoción ahora que publican disco. ¿Por qué? Porque el FC Barcelona visitaba la huerta pepinera y de ahí ese interés repentino. En lo deportivo el conjunto de Garitano sacó un once de circunstancias pensando principalmente en Riazor y buscando el factor sorpresa en el primer cuarto de hora al gigante azulgrana. sin embargo se cumplió el guión previsto ganando el Barça 1-5, y pese a lo abultado del marcador se vivió como una fiesta porque tras vagar por la división de bronce durante años este premio había que disfrutarlo, y ya se sufriría el jueves con el partido de Riazor.

Para este “Garitano vs Garitano” Asier siguió con su nueva política de rotaciones para no quemar a la plantilla ante los grandes y darlo todo con los de “su” liga cuando se corone el "Angliru". Del once que jugó ante el Barça sólo repetían 5 y con la única baja de Insua por la llamada clausula del miedo dejando un dato sorprendente como es haber sido toda la plantilla titular tras 450 minutos jugados salvo Brignoli, Robert Ibáñez y Toni Dovale.

Los primeros minutos fueron igualados pero poco a poco el Deportivo se hacía dueño del partido y a los 31' Borges tumbaba al Lega, y según estaba tendido en el suelo sentía pisotones metafóricos con la lesión de Bustinza que obligaba a Asier Garitano a dar entrada a Víctor Díaz, y un despeje erróneo del lateral sevillano que casi se aloja en el marco de Serantes.

[caption id="attachment_8752" align="alignleft" width="300"]Gabriel Pires poco a poco empieza a dar que hablar tras su partido en Riazor Gabriel Pires poco a poco empieza a dar que hablar tras su partido en Riazor[/caption]

Pero una cosa que está dejando este Leganés de primera es que en las segundas partes es más fuerte, y Riazor lo iba a comprobar en la reanudación cuando el equipo ayer de verde, cual si fuera el Caballero del Dragón en la casa de Cáncer (soy fan de Saint Seiya lo admito) alcanzaría el "séptimo sentido" con un magnífico centro de Gabriel que el debutante Luciano cabeceaba en la red coruñesa, y sólo 6 minutos después Omar cedía a Víctor Díaz que la puso de primeras para que Gabriel desde atrás rompiera el fuera de juego y repartiera tarjetas de visita a los que no le conocieran con su toque de gracia a los gallegos.

Tras 30 minutos de agonía y con Andone haciendo sudar a la defensa pepinera, doble parada de Serantes incluida, se llegaba al final y el CD Leganés conquistaba Riazor como ya hiciera con Balaidos, demostrando que Galicia se le dio muy bien a los blanquiazules, incluso algún seguidor pedía poder jugar con Lugo o Montañeros. Pero lo principal ante todo es que se ganó el partido que había que ganar ante un teórico rival directo con quien se encarrila el average, y sí lean bien porque tras 5 jornadas el Lega ya lleva 7 puntos quedando sólo 37 para los 44 necesarios y seguir degustando centollos de primera (recirdemos que el Deportivo descendió en 2011 con 43 puntos), cosa que en julio ni el más optimista lo imaginaba.

Y aunque anoche se lograse una gran victoria, toca pensar ya en la visita de pasado mañana a Butarque de otro “caballero de oro” como es el Valencia, que aun en horas bajas será duro de derrotar. Pero pese a su victoria contra Alavés que los valencianistas no se confíen porque aunque el Leganés lleve una armadura de bronce su cosmos es igual de potente que el de un caballero de oro, y si no que pregunten por Galicia.