Muchos goles y poco fútbol

Cargando...
xxxxxxxxxx

Al Leganés le quedaba todavía el reto de marcar un gol en casa en este estreno en la Primera División, y hoy llegó; pero desgraciadamente trajo consigo la también primera derrota en Butarque en la travesía pepinera por la élite del fútbol nacional. Este segundo partido sin puntuar de la temporada era comprensible si se tiene en cuenta la entidad del rival además de saber la forma en la que llegaba a esta cita el equipo de Luis Enrique, habiendo metido 7 goles entre semana en Champions League.

Pese a todo, el Leganés quiso ir a por el partido. Inicio lleno de ambición y ganas por parte de los hombres de Garitano que se fueron hacia arriba con el objetivo de incordiar la salida de balón del Barça. El plan daba sus frutos. Propiciaba errores de los 3 centrales (cambio de sistema de Luis Enrique por la ausencia de Busquets) que permitía recuperaciones de balón de Koné, Machís y Pires cerca de la frontal, que estuvieron cerca de dar algún susto. Con los uuuuy de cada ocasión, la afición del Club Deportivo Leganés imaginaba que por qué no se iba a poder volver rascar algún punto contra un grande como hiciesen en este mismo escenario semanas atrás con el Atlético de Madrid.

Los errores y ocasiones pasaron de un área a otra. De la de Ter Stegen a la de Serantes. Con el correr del cronómetro, Messi, Piqué, Iniesta y compañía fueron ganando metros a su rival y ejecutando de mejor manera lo que pedía Luis Enrique para el día de hoy. No tardaría en llegar el gol azulgrana. Fruto de esa mejoría del Barça, el Leganés se sintió presionado y muy nervioso, sobretodo en defensa, donde los errores eran los protagonistas. Fallos de bulto que ante estos futbolistas te penalizan sí o sí. Era el 15 y Leo Messi había adelantado al Barcelona más por demérito del equipo local que por un juego brillante y arrollador de los visitantes.

El buen inicio del Leganés -presión, velocidad e intensidad- se vio lastrado con esos errores de unos jugadores que apenas habían encajado un gol en 3 partidos esta campaña. El principal fallo fue el hacer que la línea defensiva no anticipase a los 3 de arriba del Barça, es decir, es vez de ganar un par de metros e ir a encimar e incordiar a su par, tratando de que el rival no se girase, los jugadores del Leganés prefirieron (desafortunadamente) cerrarse e ir reculando hasta casi la frontal del área grande, lo que hizo que Neymar, Messi y Luis Suárez pudiesen encarar a los defensores del Lega en velocidad ya que desde la línea de los centrocampistas hasta la de los defensores del Leganés había muchos metros para correr.

DSC_0739

Se llegó al intermedio con 0-3. Tras el gol de Messi había llegado el de Suárez y uno de Neymar. Ambos por lo que antes comentamos, la velocidad de los 3 de arriba y la falta de rivales que tenían en el último tercio del campo, donde mediante paredes y regates superaban fácilmente a sus marcadores. Después del paso por vestuarios, tuvo lugar otro partido completamente diferente. Tras un inocente penalti de Bustinza que Messi transformaría, Luis Enrique dio entrada a Alcácer y Turan, una declaración de intenciones ya que veía el partido completamente sentenciado y optó por dar minutos a los jugadores menos habituales para que fuesen cogiendo el ritmo. Asier Garitano hizo más de lo mismo. Aprovechó la media hora final para que Szymanowski y Omar se fuesen probando tras sus problemas musculares y que fuesen así cogiendo el nivel óptimo para seguir compitiendo.

No le quedaba apenas historia al partido, pero sí goles. Golazos más bien. De dos brasileños además. Rafinha para el Barça y Gabriel Pires para el Lega. El primero un disparo desde fuera del área tras una conducción en diagonal desde la banda derecha yendo hacia la frontal, dejando tirado al lateral y antes de que le saliese a tapar el central, armó la pierna y puso la pelota en la escuadra más lejana de la portería de Serantes. El segundo fue a balón parado. Una falta desde la media luna del área que se coló por el palo del portero, certificando Pires una vez más el talento que tiene.

Como es totalmente comprensible, este partido y esta goleada apenas trastocan los planes de Garitano y del Leganés; sino que al contrario, refuerzan la confianza de los futbolistas que compitieron de tú a tú y lograron poner en algún aprieto a uno de los gallitos de la categoría. Como se suele decir, esta no es la liga del Lega, que por cierto le viene uno de esos partidos: el próximo jueves en Riazor ante el Deportivo de la Coruña.