Sin engañar a nadie

Cargando...
xxxxxxxxxx

Imbatido e invicto. Desde que está en Primera División, aunque esto es así desde hace poco más de 15 días, al Leganés todavía no le han podido meter mano, y eso que no se ha visto las caras con equipos cualquiera. Le birló los 3 puntos de Balaídos al Celta en la primera jornada y dejó impotente al Atlético de Madrid en esta segunda. ¿Quién se hubiese atrevido a decir antes de que arrancase la liga, que el equipo del sur de Madrid llegaba al parón de selecciones con 4 puntos de 6?

Pedía en la previa Garitano que en Butarque únicamente hubiese camisetas blancas con rayas azules, se podría decir que lo consiguió. Quitando las camisetas con alguna raya vertical roja, que representaban a la afición del Atlético de Madrid en la parte del fondo visitante, el coliseo pepinero se puso realmente guapo para estrenar la Primera División. ¡ Y que estreno recibir al Atlético de Madrid! La afición local llenó el campo dos horas antes del inicio del partido. Los pepineros se preparaban para una cita con la historia.

29206391851_a056bfaf54_k

Pero como es normal cuando se debuta o se da comienzo a algo, los nervios aparecen, y más en esto del deporte. Pese disfrutar de un escenario inmejorable y tener a tu afición entregada, a los jugadores del Leganés les costó entrar en el partido. Todavía no se hacen una idea de dónde están ni de lo que están consiguiendo. Esos nervios provocaron que para describir lo que tuvo lugar en los primeros quince minutos se pueda aplicar perfectamente el tópico de "había un solo equipo en el campo". Veraz totalmente. Las ganas de gustar por parte de los jugadores del Leganés en el debut ante su gente, les pasaron factura. Lagunas de concentración imperdonables en esta categoría además de otorgar muchas facilidades al Atlético, posibilitaron a los del Cholo tener 3 ocasiones bastante claras. Pero por suerte para la afición que estaba de estreno en el día de ayer, quedarían solamente en "uuuy". Principalmente por culpa de un Serantes que salvó 3 goles ya cantados y demostró que debajo de los palos y a nivel de reflejos, es de los mejores porteros de nuestro país.

El tiempo corría y los jugadores del Leganés viendo que se acercaba la media hora de partido y que el 0-0 seguía en el electrónico, se percataron de la situación. De momento, estaban consiguiendo arañar un punto al subcampeón de Europa, se dice pronto, pero al fin y al cabo es una hazaña impensable para unos jugadores (Mantovani o Alberto) que estaban en segunda b hace 3 años. Esto también se dice pronto.

Llevados literalmente en volandas por una afición que vivía en al noche de ayer un sueño, los chicos de Garitano fueron cada vez asumiendo más riesgos y ganando metros a todo un Atlético de Madrid. Guerrero hacía honor a su apellido y peleaba jugada sí y jugada también con Godín y Savic. Aguantaba la pelota de espaldas, prolongaba de cabeza y daba tiempo a que sus jugadores ocupasen campo contrario. La figura del delantero ex del Sporting de Gijón fue vital para el Leganés. Cada balón que lograba controlar con el pecho, rodilla, rostro o lo que fuese, daba igual, y lograba bajar al verde, era una bombona de oxígeno tanto para sus compañeros, que podían salir de campo propio, como para su hinchada que veía como su equipo estaba demasiado tiempo achicando agua cerca de su portería.

Unos metros por detrás del "chino" Guerrero, flotaba Gabriel Pires. Cada pelota que ganaba el punta, venía a parar a pies del mago brasileño que era el encargado de guiar los ataques de su equipo. En la derecha, en el centro, por la izquierda... Mientras le duró la gasolina, aparecía por todo el frente de ataque, haciendo sufrir con conducciones superando líneas, regates y túneles a Gabi y Augusto más que lo que habían esperado. Por su parte el resto de sus compañeros tuvieron una más que discreta actuación en ataque.DSC_6993

Unai López y Szymanowski estaban más pendientes de tapar a Filipe y Juanfran que de atacar, al igual que Alberto y Rubén, únicamente preocupados  de que Koke no recibiese entre líneas. Entre el intachable trabajo y sacrificio pepinero, y la falta de puntería del Atlético de Madrid, hacían imposible que el 0-0 con el que había empezado el partido, se moviese. Los cambios mostraban, una vez más las intenciones de cada uno. Mientras que Garitano metía a defensas por centrocampistas (Marín por Szymanowski, Insua por Alberto) haciendo ver que el punto que estaban consiguiendo era un botín, el Cholo mandaba a su gente para arriba (Carrasco y Gaitán por el doblepivote inicial Augusto-Gabi).

Pese a que el partido fue más bien discreto, el punto no dejó indiferente a nadie. El que en teoría debía haber ganado, salió de Butarque enfadado, diciendo estar en una "mala racha" -bendita mala racha esa que consiste en hacer que los porteros contra los que juegas sean los hombres del partido- y al equipo que debía celebrar por todo lo alto el empate, con ganas de más- así lo dijo Garitano al acabar el partido: "con lo que nos ha costado pasar del centro del campo no podemos competir,"- ¿tampoco pretendas tocar el cielo siendo un recién ascendido, no?

GALERÍA DEL PARTIDO por Bea Cobos