Sin oficio ni beneficio

Cargando...
Los valencianistas se llevan un partido muy trabado, debido en parte a su mayor oficio. Szymanowski falló un penalti que detuvo Alves, que hubiera supuesto un justo empate.
xxxxxxxxxx

Parece que el madrugón despertó del letargo al murciélago valencianista y la tan mentada vitamina CDL hizo más efecto a los de la capital del Turia que a los "pepineros".

El CD Leganés comenzó el encuentro con una presión asfixiante, hacía efecto la vitamina tomada después de la primera comida, mientras el Valencia, se deshacía como podía el asfixiante ritmo local. El choque no tenía un dueño claro y las jugadas se perdían en pocos toques fruto de las imprecisiones constantes.

Hasta que llegó la jugada del gol, la conexión entre los dos zurdos de las bandas, Omar y Szymanowski funcionó a la perfección. La exquisita pierna izquierda de Omar Ramos dibuja un centro envenenado al segundo palo con efecto hacia dentro que aprovecha el argentino entrando en diagonal y conectando un cabezazo cruzado fuera del alcance de Diego Alves.

[caption id="attachment_9018" align="alignleft" width="300"]DSC_1874 Szymanowski celebra su gol a pase de Omar Ramos[/caption]

El partido se ponía de cara para los locales, pero ahí fue donde comenzaron a perder el partido los de Garitano. La figura de Enzo Pérez emergió por encima de los 22 comparecientes, se pueden hacer a la idea de como transcurría el encuentro, siendo el argentino el protagonista. Poco a poco y con ritmo anodino se fue echando hacia arriba el Valencia, mientras en los locales el único que ponía el peligro era Guerrero, cayendo a banda, aguantando el balón, gran primera parte la suya, pero casi siempre lejos del arco visitante.

Fruto del mayor dominio del balón por parte "che", llegó el gol de Nani en una jugada muy protestada por los locales, ante una posible falta a Serantes en un balón dividido con Rodrigo, seguidamente el balón que queda suelto en el área, lo recoge el recientemente ganador de la Eurocopa que con el guardameta en el suelo bate sin apenas oposición.

Justo empate a tenor de lo visto en este primer tiempo que finalizó sin mucho más que reseñar.

En la segunda mitad, ya con el ambiente caldeado en contra del colegiado, la tensión y el juego brusco aparecieron sobre el terreno de juego. La calidad  en el fútbol desplegado por ambos conjuntos apenas creció en demasía, pero si las faltas y los piques entre unos y otros.

En estos primeros minutos tras la reanudación pasaron bastantes cosas. De momento los valencianos, en un balón centrado por el caboverdiano Nani, que asiste a Mario Suárez para deshacer la igualada. Mucha renta para tan poco ofrecimiento.

[caption id="attachment_9019" align="alignright" width="300"]DSC_2070 Celebración valencianista tras el 1-2 marcado por Mario Suárez.[/caption]

Ante tal panorama aparecieron de nuevo los dos protagonistas del gol pepinero. En una jugada calcada a la del gol, Omar asiste a Szymanowski que esta vez no acierta con los tres palos en su cabezazo.

El Leganés lo buscaba con insistencia y en una jugada embarullada el colegiado señala penalti por derribo de Alves a Alberto Martín.

El argentino fue el encargado de lanzar el penalti y Diego Alves fiel a su fama de parapenaltis, adivinó la trayectoria.

Oportunidad inmejorable marrada para igualar un partido muy trabado.

De aquí al final del encuentro un Leganés que lo buscaba más con el corazón que con la cabeza y el Valencia que contragolpeaba con peligro. Mientras el Leganés se encomendaba a la movilidad de Kone, a un Szymanowski muy bullicioso y a la oportunidad de Luciano Neves.

Como diría alguno, partido de pico y pala, de fútbol americano en el que el premio se trabaja yarda a yarda.

Un Valencia con más oficio y acierto, también con más calidad decantó el partido de su parte, un encuentro que por los méritos de unos y otros debió acabar en tablas.

Chema Broncano

Foto de portada: Bea Cobos-PoblaFm

RDP de Asier Garitano

RDP de Salvador Voro