Pésame

Quini y el Rayo, unidos para siempre

Cargando...

El delantero asturiano, una auténtica leyenda del sportinguismo, falleció este martes a causa de un infarto. Para el recuerdo quedará el espectacular gol que le hizo al Rayo Vallecano en la temporada 1979/1980.

xxxxxxxxxx

Hoy no es 8 M

El mundo del fútbol se deshace en elogios con Enrique Castro ‘Quini’. El ariete asturiano falleció este martes muy cerca de su domicilio en Gijón a causa de un infarto. La llama se apagó. Tras superar dos cánceres y un secuestro. Un jugador querido por todos, de los que ya casi no quedan. Una pérdida irreparable para su Gijón del alma y para el balompié nacional. Todo un símbolo y una leyenda que siempre tenía una sonrisa.

Enrique Castro ‘Quini’ consiguió hasta siete trofeos pichichi, cinco de ellos en Primera División y dos más en Segunda División. El delantero permaneció durante 15 años en el Sporting de Gijón en dos etapas, entre medias pasó por el FC Barcelona. Fue en el conjunto blaugrana en el que pasó uno de sus peores momentos. En 1981 estuvo secuestrado durante 25 días en Zaragoza. La bondad del jugador asturiano quedó demostrada: perdonó a sus carceleros y no aceptó la indemnización que le correspondía. Dos cánceres se pusieron en su camino, pero una vez más pudo con ellos.

Todo ello le granjeo el cariño del mundo del fútbol. Nadie puede decir ni una sola mala palabra sobre Quini. Durante estas últimas horas muchas son las anécdotas que protagoniza el ariete asturiano. Todas ellas dejando patente que era una persona única. También fuera de su Gijón del alma, donde era un auténtico dios. Allí le despedirán este miércoles. Desde este mediodía El Molinón -que cambiará su denominación y tendrá el nombre de Quini en la misma- despedirá a su jugador. A las 20:00 horas de la tarde tendrá lugar la misa sobre el césped del feudo rojiblanco, que a buen seguro se quedará pequeño.

Unido al Rayo de por vida

Una de las imágenes más características de Quini es un espectacular remate frente al Rayo Vallecano en El Molinón. La cámara de Ubaldo Puche captó el disparo imposible del delantero asturiano. La cara atónita de algunos defensas franjirrojos como Manolito o Guzmán lo deja patente. Esa acción no acabó en gol. El partido corresponde a un 31 de octubre de 1977, que finalizó con 1-1 y el reciente fallecido abrió el marcador en el minuto dos. Para los de Vallecas empató en el añadido Alvarito.

Un adelantado a su tiempo. Así lo denominan muchos y, otra vez, con el Rayo Vallecano como protagonista lo dejó patente. En Vallecas, un 21 de octubre de 1979, Quini hizo un espectacular tanto para dar la victoria al Sporting de Gijón tras batir en dos ocasiones al meta franjirrojo Mora. Un remate acrobático que repitió años después Marco Van Basten con la selección holandesa ya en 1988. Dos acciones que unirán para siempre a una leyenda con un Rayo Vallecano que sufrió de primera mano sus goles.