Reacciones al R. Valladolid B 2-1 R. Majadahonda

Antonio Iriondo: "No nos ha salido nada en ningún momento"

El técnico del Rayo Majadahonda fue crítico con la actuación de su equipo en Valladolid

Cargando...

Los majariegos cuajaron un pobre encuentro, que su entrenador achacó en buena medida al rival que tenían enfrente

xxxxxxxxxx

FERRETERIA ORTIZ 1200 200

Antonio Iriondo, entrenador del Rayo Majadahonda, no salió muy contento de los Campos Anexos al Nuevo José Zorrilla. Normal, vista la actuación de sus pupilos contra un Real Valladolid Promesas que supo voltear el resultado con el que el encuentro casi inició. Y es que después de adelantarse en los primeros minutos, los majariegos terminaron cayendo tras encajar al final del primer tiempo y ya en la segunda mitad.

Al término del choque, el técnico reconoció que su equipo no había "merecido ganar". "Puede que el Real Valladolid B tampoco, pero no nos lo merecimos", reflexionaba aún sobre el césped artificial en el que se jugó. "No nos ha salido nada en ningún momento. Si hubiéramos tenido fortuna en alguna de esas jugadas del final, quizá... Aunque fueron por ímpetu, sin ningún tipo de control. No nos lo habríamos merecido", reiteró.

Iriondo dejó en el aire el merecimiento del rival en la victoria y fue claro a la hora de hacer autocrítica. A su modo de ver, ni siquiera el tanto tempranero de Carlitos sirvió para "entrar en el partido". "No hemos estado. Buscaremos una explicación, porque no es algo que nos pase habitualmente. Todos y cada uno de nuestros jugadores han estado muy flojos; no sabía si estaban jugando con una mochila, porque les he visto lentísimos", razonaba el técnico, que descartó a priori un exceso de confianza: "Nunca pensamos si vamos a ganar o a perder antes de empezar un partido".

Si el Rayo Majadahonda jugó "muy mal" en parte fue porque el Promesas estuvo "muy bien" en la presión, por lo que tiene parte de culpa en que no desarrollara su juego habitual, hecho que pudieron propiciar también las dimensiones del campo. Sin embargo, no quiso poner paliativos ni usar medias tintas, ya que hasta en tres ocasiones explicó que sus jugadores habían estado muy mal, y como consecuencia de ello llegó una derrota que, en todo caso, no arrebata a los majariegos la segunda posición en la tabla del Grupo I de la Segunda División B.