Rayo Majadahonda 1-3 Real Racing Club

Castigo excesivo

La remontada en El Sardinero, difícil, pero no imposible

Cargando...

Un valiente Rayo Majadahonda sale herido de su primera batalla por el ascenso. Los de Iriondo plantaron cara a un Racing que tiró de oficio para ponerse muy de cara la eliminatoria. La expulsión de Vicente, determinante.

 

xxxxxxxxxx

"Se las saben todas". Así, entre una mezcla de crítica y de admiración, se escuchaba hoy en las gradas del Cerro del Espino a aficionados majariegos comentar en tono elevado  uno de los rasgos, y por qué no decirlo, uno de los puntos fuertes de los futbolistas del Racing de Santander. Esta expresión, sencilla en su forma, pero llena de contenido, alude en el fútbol a la figura de equipo con oficio, es decir, "pillo", experimentado. El conjunto de Ángel Viadero tiró hoy de ello. Lo hizo para llevarse algo más que una victoria, un valioso 1-3 que les deja con pie y medio en la siguiente ronda. Al margen del resultado, ese "desconocido" y sorprendente Rayo Majadahonda, con menos oficio pero con más fútbol, sale herido pero orgulloso del partido más importante para su historia hasta la fecha. Y no solo por haber llegado hasta aquí, sino por haber competido de tú a tú con el que probablemente sea el equipo con más nombre de toda la categoría. Un equipo que hace menos de diez años estaba jugando ante el Manchester City en la antigua UEFA.

Aunque no fuese la UEFA, el Cerro del Espino vivió el play-off presumiendo de ambientazo gracias sobre todo al desplazamiento de miles de racinguistas que llenaron un lateral y medio fondo del feudo majariego. Una afición espectacular que apoyó a los suyos pero que no hizo callar a la majariega, fiel una vez más al equipo de su barrio. Y dicho ambiente se traspasó al verde, donde, con tanto en juego, se vieron unos primeros minutos de gran respeto por parte de uno y otro equipo. Con la baja de Portuga, Iriondo apostó una vez más por un valiente 3-4-3 (en la segunda parte pasaría a un 4-4-2) con tres centrales, dos carrileros y dos medios, y tres arriba. Por tanto, Miguel Ángel en portería, Villalón, Oliva y Cidoncha en defensa, Rubén, Vicente, Carlitos y Aitor Núñez  en la línea de cuatro, y Portilla, Ñoño y Jorge Félix como tridente ofensivo. Por su parte, un Racing bien ordenado salía con un 4-4-2 con Dani Aquino como mayor amenaza. Superados esos primeros compases de no asumir riesgos por temor a perder el balón, el Rayo buscó la difícil tarea de "meterle mano" a los visitantes, ya fuese por bandas o entre líneas, pero los intentos no tuvieron resultado hasta el cuarto de hora de partido. Jorge Félix, con un detalle técnico para la galería, le tiró un sombrerito a uno de los medios racinguistas y abrió a Rubén para que este se internara por banda derecha desde donde centró para que Ñoño, llegando en segunda línea, rematara no todo lo bien que quiso. El rechace interceptado por la defensa cántabara en la misma jugada fue a parar a Portilla pero su remate con la cabeza se marchaba arriba de la portería. Una vez asaltada la barrera racinguista, todo apuntaba a más llegadas a portería de los de Iriondo, sin embargo, la falta de profundidad lastró al equipo durante el resto de una primera parte que solo vio una ocasión más, en este caso del lado visitante. Carlos Álvarez, ex delantero del Leganés, se metía con el balón en el área para finalizar con un tiro seco a media altura, pero Miguel Ángel sacaba una buena mano. 


El segundo tiempo fue un partido diferente. Nadie sabe que podría deparar, pero de continuar como en el primero, lo lógico es que el Racing hubiese tenido serios problemas para llevarse algo positivo, decepcionar a su afición, y meterse en un lío. Sin embargo, el conjunto de Ángel Viadero avanzó unos metros sus líneas, y convirtió poco a poco el conservadurismo de la primera parte en atrevimiento. No obstante, viendo jugar al Racing, uno se da cuenta por qué han terminado la temporada regular como el equipo que menos goles ha encajado. En ello influye su contundencia defensiva, especialmente las de sus dos centrales, Samuel e Israel, dos futbolistas con limitaciones para sacar el balón jugado pero con planta y seguridad en el juego aéreo. De cabeza fue como llego el primer tanto del partido. Heber colgaba un buen centro desde banda izquierda y Dani Aquino, deshaciéndose de su marca, remataba de cabeza superando a Miguel Ángel. Un pequeño castigo a la buena primera parte del Rayo y un pequeño premio a la reacción del Racing. A pesar de ello los de Iriondo no dieron un balón por perdido y su recompensa llegaría minutos después. Carlitos recibió un pase de Jeisson (que había entrado por Villalón), y le bastó con un toque para superar la línea defensiva y colarse en el área. Una vez en ella, el mediocentro soltó un zurdazo para batir a Iván Crespo y establecer el empate. Dosis de moral para los locales que a pesar del siempre doloroso gol encajado en casa en este tipo de eliminatorias, siguieron llegando arriba para llevarse el partido. Pero si algo tiene este tipo de eliminatorias es que se deciden por pequeños detalles. Una contra del combinado cántabro fue frenada por Vicente, que cometía falta y veía la segunda amarilla. Desafortunadamente, en la misma jugada en la que el Rayo Majadahonda se quedaba con diez, Borja Granero volvía a adelantar al Racing aprovechando un balón muerto tras la falta lateral que sacaba su equipo. Con la dificultad de jugar con un hombre menos y con los tres cambios ya hechos, el Rayo tiró de orgullo jugándose salir vivo o prácticamente sentenciado. Y fue Abdon Prats quien se encargó de lo segundo. Aquino lideró una contra y arrastrando a la defensa majariega a banda izquierda, filtró un pase para dejar solo al mallorquín, que no se ponía nervioso y definía con categoría. Desde entonces, por suerte o por desgracia el resultado se quedó en un 1-3 que tras ver el desarrollo del partido, se interpreta como un castigo excesivo para un equipo que mereció más. 

 

ALINEACIONES

CF Rayo Majadahonda: Miguel Ángel; Villalón (58´Jeisson), Oliva, Cidoncha; Rubén, Vicente (82´expulsado por doble amarilla), Carlitos (76´Quintana), Aitor Núñez; Ñoño, Portilla y Jorge Félix (53´Fidalgo).

Real Racing Club : Iván Crespo; Córcoles, Samuel, Israel (71´Mikel), Julen; Santi Jara, Álvaro Peña (67´Abdon Prats), Beobide, Heber; Carlos Álvarez (53´Borja Granero) y Aquino.

GOLES:

58´Aquino (0-1); 66´ Carlitos (1-1); 82´Borja Granero (1-2); 88´ Abdon Prats (1-3).

LOS MEJORES

Rayo Majadahonda: Carlitos

Real Racing Club: Aquino

 

ZONA MIXTA