Jª 7.- R. Valladolid B 1-2 R. Madrid Castilla

El Castilla aguanta el tipo

El conjunto de Santiago Hernán Solari voltea el marcador y gana a un Real Valladolid B superior por momentos

Cargando...

El penalti marcado por Javi Sánchez justo antes del descanso saca de quicio al Promesas y favorece la remontada castillista

xxxxxxxxxx

El Real Madrid Castilla se mantiene a la estela de la SD Ponferradina después de vencer al Real Valladolid B en los difíciles Anexos, donde nadie lo había hecho hasta ahora este curso y donde tantas veces puso las cosas complicadas el filial blanquivioleta a sus rivales la temporada pasada. El cuadro de Santiago Hernán Solari derribó un feudo difícil de batir, donde de nuevo no parece que vayan a ganar muchos equipos en la presente, y lo hizo con cierta ayuda de los locales, que enloquecieron al verse en igualdad al descanso. 

Aguantó el tipo el Castilla sobre todo favorecido por un penalti en el límite de la primera mitad, después de sufrir hasta entonces. Fue superior el Promesas en este periodo, mucho, casi bordando el fútbol en base a su verticalidad y profundidad. La acumulación de jugadores en posiciones interiores favoreció que los vallisoletanos tuvieran el balón con dos extremos con dicha querencia, tres centrocampistas de nivel técnico y un cuarto adelantado, Kuki Zalazar, falso nueve.

Así, a Enzo lo pusieron en aprietos en un buen puñado de ocasiones, no siempre claras, pero seguramente más de las que le habría gustado sufrir. Kike Pérez y El Hacen ganaban la partida al centro del campo merengue gracias a las ayudas de Javi Pérez y del hispano-uruguayo, mientras que Pablo y Waldo buscaban el pico del área y aparecer en el segundo palo cuando el lateral contrario ganaba línea de fondo, como sucedió un buen número de veces. En una de estas, Javi Pérez cazó en una segunda oleada un rechazo que le permitió marcar el uno a cero.

Hasta el descanso los acercamientos fueron continuos, todo lo contrario que sobre la puerta de Samu Pérez, a donde el Castilla llegaba con cuentagotas. Pero justo en la última acción de la primera parte Franchu fue arrollado por detrás por Corral y el colegiado señaló el punto de penalti en contra de los deseos y creencias de la parroquia y los jugadores locales. Lo cierto es que fue uno de esos que si te pitan en contra protestas, pero que si no te pitan a favor, también. Javi Sánchez empató al lanzar la pena máxima al palo contrario al que se lanzó Samu Pérez y Solari debió pensar que, del mal, el empate era el menos.

Contrariado y agraviado (eso creía), Miguel Rivera fue expulsado en el túnel y dejó huérfanos a sus jugadores, que al girarse al banquillo no veían una figura de segundo, ya que no existe. El exceso de adrenalina de los unos y el suspiro de alivio de los otros cambió la escena del segundo periodo, en el que el Castilla poco a poco fue creciendo, aun cuando el Promesas todavía llegaba a su portería de vez en cuando. Y entonces, la genialidad.

En una falta en la frontal que cualquiera habría ejecutado directamente, Javi Sánchez imaginó un pase hacia Fidalgo, que estaba a la altura de la barrera, incordiando pero esperando precisamente que su compañero le sirviera el esférico. El '10' no tuvo más que girarse para verse con el balón frente a Samu Pérez, que nada pudo hacer en el mano a mano. El uno a dos no tranquilizó las cosas, al contrario, ya que hasta hubo una pequeña tángana, pero las puso de cara a los madridistas.

Desde ese instante apenas se jugó más. El Castilla no supo dormir el encuentro, pero tampoco lo necesitó, porque el estado de nerviosismo de su rival fue como un tiro en el pie. Así, Miguel fue expulsado al recibir dos amarillas consecutivas y el subidón de leche de los blanquivioletas no lo compraron los castillistas, que mantuvieron el temple e impidieron su juego como si en lugar de tan imberbes sus jugadores fueran consumados veteranos. Pese a los envíos directos del Promesas, Enzo ya no sufrió más; no hubo ocasiones. Tampoco para la sentencia, lo que puede puede apuntarse en el debe del equipo de Solari, que, sin embargo, tampoco necesitó más. 

No necesitó mucho fútbol, en general, para llevarse los tres puntos. Si acaso esos nervios de acero que mostró para no contagiarse en exceso por la histeria local. Con esa misma calma, Santiago Hernán Solari atendió después a los medios de comunicación y reconoció entender "las sensaciones" provocadas por el penalti en los locales, así como que el rival jugó "muy bien", sobre todo "en la primera parte". "El segundo tiempo fue más parejo y encontramos momentos de dominio, pero supimos aguantar el chaparrón y mantenernos vivos, y por eso tuvimos la opción de ganar", manifestó contento por ver que la adaptación de sus futbolistas sigue por un camino difícil de mejorar, a tenor de los resultados, que sitúan al Castilla segundo a dos puntos del liderato y ya cuatro sobre el quinto.

 

Ficha del partido

Real Valladolid Promesas: Samu Pérez, Raúl Navarro, Mario, Seydu (Alberto Gil, min. 82), Corral, Kike Pérez, El Hacen, Pablo (Miguel, min. 68), Javi Pérez (Jardel, min. 76), Waldo y Zalazar.

Real Madrid Castilla: Luca, Dani Fernández, Zabarte, De la Fuente, Javi Sánchez, Jaume, De Frutos, Seoane (Martín, min. 72), Dani Gómez (Cristo, min. 46), Fidalgo y Feuillassier (Alberto, min. 63).

Goles: 1-0, min. 30: Javi Pérez. 1-1, min. 45+: Javi Sánchez. 1-2, min. 66: Fidalgo.

Árbitro: Palencia Caballero (C.T. Vasco), auxiliado en las bandas por Rodríguez Portela y Díaz Méndez. Expulsó en el minuto 45 al entrenador local, Miguel Rivera, y a Miguel (minuto 84), con doble amarilla. También expulsó con roja directa por protestar al vallisoletano Alberto con el partido ya terminado. Amonestó a los locales Corral, Mario y Pablo, y a los visitantes Zabarte, Feuillassier, Jaume y Javi Sánchez.

Categoría: Séptima jornada del Grupo I de la Segunda División B. Partido disputado ante más de mil aficionados.

 

* Foto: Real Valladolid