Real Madrid Castilla 2-0 C.F. Talavera

El Castilla aleja los fantasmas del Di Stéfano

Cargando...

Los de Solari vuelven a la senda de la victoria en casa y consiguen hacerse con los tres puntos en los últimos minutos de partido. Un Talavera serio y bien colocado ponía las cosas difíciles a los madridistas que, tras un partido trabajado y con mucha paciencia, hacían valer los goles de Campuzano y Quezada e inauguraban los tres puntos en casa esta temporada.

xxxxxxxxxx

Tras los dos primeros partidos disputados en casa sin poder sumar de tres, la sombra de las dudas comenzaba a sobrevolar las cabezas de Solari y sus chicos. En esta ocasión el rival era el C.F. Talavera, decimosexto clasificado del grupo I de la Segunda División B. El partido, como parece que serán los 33 restantes de esta competición, tomaba pronto una dinámica de igualdad. No iba a ser fácil hacerse con los puntos.

Un partido difícil, sin concesiones por parte del rival, planteado con rigor táctico y minimizando los fallos propios para reducir lo máximo posible los aciertos del Castilla; esa sería la tónica habitual del encuentro.  Desde los primeros compases de la primera mitad se veía un Real Madrid con las ideas claras: ir a por el partido; y un Talavera dispuesto a pelear hasta el final, a no regalar los puntos fuera de casa. Sin embargo, ya desde el inicio, el partido pintaba en blanco. Los madridistas manejaban con facilidad, movían la pelota de un lado a otro, sin apuros, sin prisa pero sin pausa, con Óscar y Arturo llevando los mandos, marcando el tempo del juego del Castilla; con Mancebo y Quezada dando salida por ambos laterales, oxigenando el juego y metiendo centros para nutrir a Dani Gómez. El repertorio de ataque de los de Solari parecía no tener fin; combinando entre líneas, con jugadas individuales, centros al área e incluso disparos de larga distancia. El Talavera aguantaba y, las pocas que tenía, intentaba aprovecharlas; sin embargo, Javi Sánchez y León conseguían devolver la tranquilidad a su equipo y desbaratar las ilusiones de los toledanos. Así, con relativa calma y sin demasiadas curvas, se cumplían los primeros 45 minutos en el Di Stéfano.

Sin cambios en ninguno de los dos equipos daba comienzo la segunda parte el Valdebebas. La secuencia se repetía: combinaciones en medio campo comandadas por Óscar, pelota que llegaba a los pies de Dani Gómez y el peligro que volvía a dejarse ver por la portería de los visitantes. Las ocasiones eran claras, al Castilla ya sólo le faltaba lo que le venía faltando las anteriores cuatro jornadas: el gol. Los minutos corrían y la grada del Di Stéfano comenzaba a recordar los fantasmas de las dos jornadas anteriores en casa. Además, los de Talavera no iban a desperdiciar ninguna de sus ocasiones de cara a la puerta de Luca; el peligro llegaba a la contra, tras un robo en mediocampo por parte de los toledanos, Cristian se plantaba sólo delante de Luca, que salía valiente a achicar. El portero se quedaba con la pelota mientras el delantero caía y todo el banquillo visitante reclamaba penalti. El partido se tornaba cada vez más intenso, más vertical, directo y con muchas contras. Óscar avisaba desde lejos con un disparo espectacular y los talaveranos respondían con centros colgados al área sobrevolando a Luca y a su defensa.

La tormenta final

Lo que había sido una balsa durante los anteriores 75 minutos, a partir del 30 de la segunda mitad se convertía en la tormenta perfecta. Tejero provocaba una falta en la frontal del área blanca, los toledanos la botaban y el balón terminaba dentro de la portería de Luca. Banderín arriba del asistente y primer gol del Talavera anulado por fuera de juego. El Castilla intentaba responder, Solari movía el banquillo para recuperar la chispa de la primera mitad; Franchu por Mancebo y a buscar el gol. Sin embargo la historia no parecía encarrilarse, minuto 80, nueva ocasión para los blanquiazules y segundo gol anulado por fuera de juego. Los fantasmas del Alfredo Di Stéfano tomaban una figura cada vez más humana y el técnico argentino volvía a tirar de recambios para reconducir el camino de sus chicos. Esta vez salía Dani Gómez, que no tuvo su noche de cara a gol, y dejaba sitio para un Campuzano siempre revolucionario. 3 minutos después, el alivio. Inicia Óscar como sólo él sabe, regate maravilloso del madrileño, detalle de genio en tres cuartos y pelota para Cristo que se interna en el área y provoca un rechace que termina empujando Campuzano al fondo de las mallas. Esta vez sí, los blancos conseguían materializar la nueva oportunidad. Respiraba la grada y aplaudía a Cristo que se convertía en el último cambio del Castilla, por Jaume. Partido ya sí, ciertamente controlado para los madrileños que aprovechaban los espacios que dejaban los de Talavera para salir a la contra. Los visitantes no tenían ya nada que perder y el Castilla jugaban muy cómodo los últimos minutos. Campuzano volvía a hacer de las suyas con una jugada individual en el área y Quezada remataba la faena sacándose un tiro desde fuera del área colocado al palo izquierdo de Machuca, que no podía hacer nada para evitar el 2-0. 90 minutos ya cumplidos, tres puntos que se quedaban en Madrid y vuelta al camino de la victoria en casa para los de Solari. Sonrisas en el Di Stéfano y aplausos al filial del Real Madrid para poner el punto final a la noche del sábado.

Solari analizaba en rueda de prensa la primera victoria en casa de su equipo.

Ficha del partido:

RM Castilla: Luca, Tejero, Reguilón, Javi Sánchez, León, Óscar, Mancebo (Franchu, 76'), Arturo, Dani Gómez (Campuzano, 80'), Cristo (Jaume, 86'), Quezada.

C.F. Talavera: Machuca, Óscar Prats, Villarejo, Mario, Jesús García, Rober (Rubén Rivera, 86'), Melchor, Víctor Andrés, Espinar, Jesús Jiménez (Laerte, 66'), Cristian (Jorge, 77')

Árbitro: David Jesús Pinto Herrera. Comité tinerfeño. Amonesta con tarjeta amarilla a Reguilón del equipo local y a Villarejo y Mario del equipo visitante.

Goles: 1-0, min. 83, Campuzano. 2-0, min. 90, Quezada.

Foto: realmadrid.com