CF Badalona 1-2 CF Fuenlabrada

El Fuenlabrada descorcha la botella de la ilusión

Cargando...

El equipo kiriko supo sobreponerse ante las adversidades para remontar un 1-0 adverso, y aguantar las embestidas del Badalona con uno menos por expulsión de Milla en otro ejemplo de cabeza, corazón, alma, y compañerismo

xxxxxxxxxx

El CF Fuenlabrada no se embriagó en Badalona por la presión que suponía jugar unas semifinales de Copa RFEF, y sacó del municipal de Montigalá un resultado que puede abrirles las puertas de par en par hacia la primera final de sus 42 años de historia al vencer 1-2. Todo ello gracias al trabajo, el esfuerzo y el compañerismo que les caracteriza.

El partido empezaba con mucho más respeto de lo que estamos habituados a ver, pero siempre con la posesión para el equipo que hoy vistió de rosa. Sin embargo la primera ocasión clara sería para el cuadro de Manolo González cuando un centro desde la derecha de Ivan Guzmán no lo aprovechaba Alonso al mandarla por encima del travesaño. Esa ocasión hizo subir una velocidad más al equipo fuenlabreño y tambien dispondría de su primera gran baza cuando Milla sacó una falta que repele la zaga azul y el balón le cayó en los pies a Velasco quien disparó rozando el poste.

Si algo caracteriza al Fuenla en su participación en la Copa RFEF es que nunca en la fase nacional se han adelantado a domicilio. Y nuevamente así sería cuando, otra vez, el balón parado sería el talón de Aquiles del equipo kiriko. Un saque de falta desde la esquina le llegó a Maestre que lograba batir a Isma Gil en la primera ocasión entre los tres palos. 1-0 y otra vez tocaba remar contracorriente como le suele gustar a este CF Fuenlabrada.

Otra cosa que tiene el equipo del Fernando Torres es que no se arruga en ningún momento, y solamente tendrían que pasar 7 minutos para que el primer gran objetivo de la visita a tierras betulenses se cumpliese cuando una jugada que inicia Cristóbal por la banda derecha se la cede a Cervero que, con un ligero toque, deja de cara a Velasco que fusiló la portería de Arellano. El Fuenlabrada reaccionaba al gol encajado, y conseguía anotar en campo contrario; un objetivo inédito en esta competición porque, hasta hoy, todas las eliminatorias habían empezado a disputarse como locales como le volverá a ocurrir si logra meterse en la gran final.

Los últimos minutos antes de irnos al descanso hubo mucha contención e intensidad como se empezó a ver cuando Milla vio una rigurosa amarilla al borde del descanso que iba a servir como adelanto a lo que se nos avecinaba en los segundos 45 minutos.

No sabemos que pudieron hablar en el vestuario visitante, pero los 10 primeros minutos del segundo tiempo fueron una continua muestra de que el feliz viaje en el AVE, como pudimos ver a través de las Redes Sociales, no fue en plan de ocio porque los de Roberto García (Calderón está sancionado para esta eliminatoria) tuvieron dos ocasiones clarísimas que fueron teloneras del gol de la victoria. Primero Cervero tendría en sus botas ese tanto pero se encontró con Arellano que detuvo en dos tiempos. Y poco después otro centro desde la derecha le caería a Fran García que nuevamente se topaba con el portero betulense. La ambición tuvo premio cuando en un córner que inicialmente botó Milla le cayó el rechace, éste cede para Cristobal y con una media luna rasa colocaba el 1-2. Un gol de gran calidad del ex del Toledo.

Con esta remontada el Badalona no le quedaba otra que adelantar filas, e incluso, agotar los 3 cambios dando entrada a Moha y Sandro. Pero el equipo visitante estaba muy bien plantado en el césped taponando toda opción de ataque impidiendo que encontrasen la linea de pase. Todo cambiaría cuando en una internada por la izquierda del recién entrado Moha sería derribado en el límite del área por Milla, al que le costó la segunda amarilla y por tanto la expulsión.

Con un jugador menos en el marcador los fuenlabreños decidieron sujetar el terreno de juego con una doble línea de 4 con Cervero en punta, dando comienzo a una fase del partido que estuvo marcada por el asedio catalán al área visitante. Y donde irrumpió la figura de un Isma Gil que volvió a ser al que estaba acostumbrado a ver el público kiriko al mostrarse muy seguro bajo los palos, y en los balones colgados por los badaloneses. Y cuando no era Isma Gil era Juanma como la ocasión que cortó a Musa tras centro de Oliva. Como sería tal asedio que los 7 minutos que disputó otro de los miembros del "filial de piedra" como Fran Pérez se sumó a defender el resultado, mostrando las mismas tablas como cuando hace un hat-trick en el equipo filial. Pero no todo iban a ser ataques continuos del CF Badalona, porque entre medias surgía alguna jugada de peligro en el Fuenlabrada como la que subió por la derecha otro canterano como Marvin, o la jugada de grandísima calidad que se marcaría Isaac Nana en la que alguno se pensaba que podía estar ahí la sentencia a la eliminatoria.

La sentencia no sabemos si habrá llegado, pero si estamos seguros que el CF Fuenlabrada ha conseguido nuevamente crecerse a las adversidades como ya se ha visto en otros partidos de esta temporada, y ha conseguido llevarse un 1-2 que le da algo de tranquilidad ante el partido de vuelta del próximo miércoles 1 a las 17 horas en el Fernando Torres con entrada libre para todos los kirikos. Un partido que puede valer una final para un equipo que cada día va a más y que no tiene techo alguno.

El acta

Alineaciones

1 CF Badalona: Arellano, Parera, Musa, Maestre, Moyano (Aleix Coch 46'), Indiano (55' Sandro), Guzmán, Toni Lao (57' Moha), Oliva, Carlos Calvo, y Alonso

2 CF Fuenlabrada: Isma Gil, Velasco, Fran Garcia, Paco Candela, Juanma, Milla, Iribas (81' Marvin), Rubén Sanz, Cervero (87' Fran Pérez), Cristóbal (72' Borja Sánchez) y Nana

Goles: 1-0 Maestre 28', 1-1 Velasco 35', 1-2 Cristóbal 52'

Árbitro: Ferrero Mansilla (Catalunya) Mostró amarillas a Carlos Calvo (19') por el Badalona, y a Cristóbal (26'), Milla (44' y 59') e Isma Gil (79) por el CF Fuenlabrada.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de las semifinales de la Copa RFEF disputado en el municipal de Montigalá (Badalona, Barcelona) ante unos 800 espectadores.