Siempre termina saliendo el sol

El Naval consigue una merecida victoria

Cargando...

Por fin después de varias semanas, de tanto pelear, insistir, a base de no perder la esperanza desde que se ganara al Zamudio, y sabiendo la importancia de volver a sentirse fuerte en casa, el CDA Navalcarnero volvía a conseguir los tres puntos en casa contra un rival histórico como es el Arenas de Getxo en un partido muy bien planteado, muy serio, bien posicionados en el campo y con las ideas muy claras de cómo ganar el partido. 

xxxxxxxxxx

Si hay que destacar un factor positivo con respecto a anteriores partidos del CDA Navalcarnero para saber cómo se produjo la victoria de ayer, sin duda yo resaltaría la concentración de los chicos de Juanjo Granero, su capacidad para focalizar esa atención en los elementos importantes del juego en cada momento del partido sabiendo cuándo jugar por dentro, cuándo jugar por fuera para meter el centro al área, en qué momento mantener la calma o por el contrario cuándo mostrarse más agresivos en situaciones como las disputas de balón aéreo. Porque ayer, si algo hizo bien el Naval, fue controlar el partido como quiso desde el inicio hasta el final. 

El partido comenzó tranquilo, sin mucho sobresalto y/o sorpresa, en unos minutos que ambos equipos aprovecharon para tantearse, ver en qué situaciones podían hacer más daño al rival. Apareció Cifo en el minuto 27 quien, tras realizar una gran combinación con Nacho Buil, metió un magnífico pase entre líneas a Barbosa dejándole completamente solo delante de Txemi Talledo a quien superaría con un fuerte disparo cruzado. Se ponía el primer gol en el marcador para los locales, pero no iba a quedar ahí el partido aunque en esta primera mitad no habría apenas más ocasiones claras por parte de alguno de los dos equipos. 

Ya en la segunda parte habría dos ocasiones muy claras para el CDA Navalcarnero, siendo en la primera de ellas el protagonista Adan quien tras recibir un magnífico pase entre líneas se escoraba un poco hacia su derecha para armar la pierna y disparar a portería, pero su tiro terminó saliendo por el lado izquierdo de la portería que defendía el guardameta vasco. La segunda ocasión clara fue por parte de Nacho Buil, quien realizaría una gran jugada individual para meterse hacia dentro pero su disparo con la pierna derecha salío muy desviado de la portería rival. Por parte del equipo visitante tan sólo crearían peligro en un saque de esquina que remata Zumalakarregi, y en la grada costó creer que ese remate saliese por fuera de la portería. Hasta que llegó el minuto 66', en el cual y tras una grandísima jugada de Joaquín que saca una falta tras armar un contraataque hacia portería rival, Cifo pedía la falta para él, colocaba el balón como el que acaricia la cabecita de una personita que quiere con todo su corazón, miró la portería de la misma manera que el águila fija sus ojos sobre la presa que quiere cazar, y realizaba un disparo inapelable ante el que nada puede hacer Txemi Tellado salvo ver cómo el balón se colaba en el fondo de la red poniendo el definitivo 2-0 en el marcador. 

Los minutos restantes de partido fueron de control total por parte del Naval, un Naval que vuelve a hacer feliz a su afición, a esa afición que sigue empeñada en soñar que se puede porque ven en sus jugadores, en sus chicos, ganas de pelear, de darlo todo por un sueño que poco a poco a se va tornando en realidad pero siempre con los pies en el suelo, sin olvidar que el camino se hace al andar. Ahora viene un partido más decisivo aún como visitante contra la UD Logroñés, vital para poner más tierra de por medio con los puestos de descenso directo y de promoción de descenso respectivamente, antes de recibir en casa a otro rival directo por la permanencia en la que será una tarde con aroma de derbi, la UD Sanse. Que tengan una muy buena semana, un abrazo para todos/as. 

Rueda de prensa post partido Juanjo Granero

Rueda de prensa post partido Jon Pérez Bolo