Gimnástica Segoviana 1 CDA Navalcarnero 0

El Naval recibe un excesivo castigo en Segovia

Cargando...

El Navalcarnero cayó en su visita a Segovia en un partido que no acabó en empate a 0 por una jugada aislada que acabó en un golazo. Los madrileños recibieron un excesivo castigo y abandonan los puestos de playoff. Restan cuatro jornadas para finalizar la liga y la diferencia con el cuarto puesto es solo de dos puntos.

xxxxxxxxxx

El CDA Navalcarnero acudía a Segovia para disputar la jornada número 34 en el Grupo I de la Segunda División con el objetivo de defender la cuarta plaza que ostentaba antes de comenzar el fin de semana. Y es que en la mañana dominical, el Celta B le arrebata esta posición que permite disputar el playoff de ascenso a Segunda División A. Y para lograr la victoria en La Albuera ante la Gimnástica Segoviana, el Naval no estaba solo. Un total de 240 aficionados rojiblancos acudieron a la ciudad castellano leonesa y alentaron a los suyos durante todo el encuentro.

Es habitual esta temporada que el conjunto de Julián Calero encaje gol en los primeros minutos del encuentro. Y así volvió a ser en este choque. En el minuto 12, Manu, centrocampista de la Gimnástica Segoviana hacía uno de los goles más bonitos este curso en Segunda B. El 6 chutaba casi desde el medio del campo y su disparo salió a la escuadra de la portería de Isma Gil que, a pesar de su estirada, no alcanzó el esférico. Tras su gol Manu se echó las manos a la cabeza en la celebración con sus compañeros, y es que acababa de firmar una auténtica obra de arte.

A pesar del 0-1, la Sego siguió apretando y rozó el segundo gol en un saque de esquina. Agus Alonso cabeceó dentro del área y envió el balón fuera por muy pocos centímetros. El Naval debía despertar si quería rascar algún punto de su visita a La Albuera, y en los últimos minutos de la primera parte lo hizo. Sergi Segura dispuso de la más clara para los rojiblancos, tras un saque en largo de Isma Gil que la defensa no logró despejar. Sin embargo, el guardameta local, Pablo, blocó bien el esférico y evitó el empate. Así llegaríamos al descanso.

En la segunda parte, el Naval buscó el empate con más corazón que cabeza. Los de Calero buscaron el área rival a base de balones frontales, pero la defensa local se empleó a fondo para despejar todos y cada uno de los balones que cercaban la portería de Pablo. La más clara para los rojiblancos la tuvo Joaquín Cerdá en un balón en profundidad que la defensa acabó despejando. Sin embargo, los rojiblancos solicitaron penalti en esa jugada, tras la caída del delantero, pero el árbitro no lo concedió.

Así, el Naval acabó cayendo por un gol a cero en La Albuera, cosechando su segunda derrota consecutiva y abandonando los puestos de playoff. Los del sur de la Comunidad de Madrid se colocan sextos con 54 puntos, a dos del Rápido de Bouzas  y del Celta de Vigo B, que ocupan la cuarta y quinta plaza respectivamente. La semana que viene los navalcarnereños recibirán en el Mariano González al Unión Adarve.

El técnico del Naval, Julián Calero, habló en rueda de prensa sobre el penalti sobre Joaquín, y aseguró que “esa jugada podía haber cambiado mucho el partido”. Además, el entrenador explicó que el equipo “sigue dependiendo de sí mismo” para jugar el playoff de ascenso a Segunda División y, por último, agradeció a la afición el masivo desplazamiento y el apoyo al final del encuentro a pesar de la derrota.

PORTERIACERO 1200 200