Jª 1.- Real Valladolid B 1-1 UD Sanse

El Sanse salva un punto en el añadido

Los de Manolo Cano tuvieron que neutralizar una desventaja en dos ocasiones

Cargando...

El conjunto sansero pudo caer en el estreno liguero en Valladolid en un partido en el que estuvo mucho tiempo a merced del rival

xxxxxxxxxx

Cuando el choque acabó, seguramente Manolo Cano suspiró, y no era para menos. La UD Sanse salvó un punto en su visita a Valladolid en el debut liguero de esta temporada, uno seguramente alejado de lo soñado por el técnico, puesto que estuvo mucho tiempo a merced del Promesas, que tuvo oportunidades para sentenciar incluso cuando los sanseros dominaban el esférico, algo que sucedió tan solo en la última media hora.

Aunque Christian Perales fue el primero en avisar, bien pronto el filial del Real Valladolid empezó a crear apuros. Liderados en el centro del campo por Kike Pérez, otrora futbolista destacado en las categorías inferiores del Rayo Vallecano, los blanquivioletas expusieron un buen fútbol, gracias a la acumulación de jugadores de capacidad combinativa en zonas interiores y al técnico, el diferente, Waldo Rubio, el mejor de los veintiocho que se vistieron de corto, desequilibrante hasta el desquicio de Rubén Valverde, que no pudo neutralizarle.

Hasta tres ocasiones claras tuvo el extremo diestro en la primera mitad, cada una de un padre y de una madre. Tuvo una en un eslalon en tres cuartos de campo, en el que se deshizo de tres rivales antes de golpear abajo junto a la cepa del poste, con un disparo exterior que detuvo Carlos Morales en dos tiempos y con una galopada impresionante en la que arrancó en campo propio a la altura del área y uno a uno fue dejando a todos los madrileños atrás hasta disparar al cuerpo del portero.

El Sanse, entretanto, bastante tenía con aguantar, si es que se puede decir que lo hacía, puesto que veía su puerta amenazada con un puñado de rivales rondando la frontal del área. Con balón intentaba aprovechar las arrancadas por dentro de Andy Escudero y las carreras por banda de Carlitos, aunque apenas brillaron. El gol local tarde o temprano parecía que tenía que llegar, y lo hizo con un precioso golpeo de Kike Pérez, que acarició una falta con el interior de la bota el cuero a la red.

Y cuando parecía que los de Manolo Cano se iban a ir en desventaja al descanso, en la última acción de la primera parte, Escudero puso el empate con un golpe franco que ajustó a la escuadra y convertía el mal en menos. Lo que suele llamarse gol psicológico se vio en el arranque de la segunda mitad no lo fue, porque en dos minutos Waldo volvió a poner a los suyos por delante tras la enésima acción técnica resuelta con un disparo al palo corto.

Entonces los sanseros se convirtieron en el boxeador noqueado al que un rival imberbe o falto de pegada no fue capaz de terminar de enviar a la lona. En varias ocasiones el Promesas pudo sentenciar, con una desgracia a mayores para los madrileños: que aquí no vale agarrarse al de enfrente para tratar de recibir menos daño. En fútbol, cuando uno está así, ha de mover el banquillo, y Cano lo hizo. Las permutas mejoraron la puesta en escena, sobre todo la de Sergio Castel.

Le sentó bien al San Sebastián de los Reyes jugar con dos delanteros, ya que el incorporado generó peligro nada más entrar y el entrenador del filial compró el envite; Miguel Rivera empezó a hacer cambios más defensivos y su equipo a hundir el culo frente a su portero. Así, la última media hora fue más igualada, incluso de dominio del conjunto rosado, que, eso sí, a costa de abrirse y de tratar de llevar el balón hacia adelante y de acumular hombres en campo rival dejó espacios que no aprovecharon ni Alberto Gil ni Pablo para sentenciar. 

Y a fuerza de meterse atrás los unos y de buscarlo los otros, terminó llegando el empate, otra vez, en el tiempo de descuento. Después de poner a prueba al ex del Sanse Diego Barrios varias veces, Christian Perales remató picado un testarazo propiciado por una prolongación no deseada de un defensor local ante una falta muy alejada. Un error de la zaga blanquivioleta se convirtió en un acierto a balón parado y en un punto salvado con todo corazón, aunque con menos fútbol que un Real Valladolid B que fue mejor en dos tercios del encuentro y no mucho peor en el restante.

Con todo, Manolo Cano dio por bueno el empate gracias a esa fe, que permitió salvar un punto "en un partido muy complicado" ante un rival que les hizo "pasar bastantes apuros y sufrir bastante". "Es un buen punto para comenzar este proyecto. Estoy muy contento por el convencimiento y las ganas de hacer las cosas; cuando el equipo se vaya conociendo más vamos a ser más sólidos y a tener los automatismos más interiorizados", comentó, después de recordar que hasta cuatro de sus jugadores debutaban en Segunda B en este envite. 

 

Ficha del partido

Real Valladolid Promesas: Diego Barrios; Raúl Navarro, Mario Robles, Seydou Saeed, Corral; Pablo, Kike Pérez, Javi Pérez, Waldo (Alberto Gil, min. 80); Pedrosa (Abel, min. 84) y Miguel (Carrascal, min. 63).

UD San Sebastián de los Reyes: Carlos Morales; Valverde, Bruno Rivada, JC, Iván Pérez; Zazo, Andy Escudero (Sergio Castel, min. 60); Carlitos, Galindo (Pablo Martínez, min. 68), Agüero (Rubén Sánchez, min. 56); y Christian Perales.

Goles: 1-0, min. 30: Kike Pérez. 1-1,min. 45+: Andy Escudero. 2-1, min. 47: Waldo. 2-2, min. 92: Christian Perales.

Árbitro: Fuente Martín, del Colegio Cántabro, estuvo asistido en las bandas por Ramos Cinos y De la Teja Gómez. Expulsó por roja directa al madrileño Rubén Sánchez en el minuto 89 y amonestó al local Kike y a los visitantes Juan Carlos y Agüero. 

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada en el Grupo I de Segunda B disputado en Los Anexos ante unos 500 espectadores.

 

* Foto: Sergio Borja | Blanquivioletas