Jº8, Navalcarnero 1-0 Coruxo

Joaquín hace magia

Cargando...

Joaquín se proclamó Rey de Navalcarnero al anotar el tanto de la tarde, del domingo, de la semana, del mes y hasta del año. Un testarazo desde el medio del campo, que llegó a pegar en los tres palos, fue para dentro y sirvió para dar la victoria a los hombres de Julián Calero. El otro héroe de la tarde fue Isma Gil. Sus continuas paradas evitaron algún que otro susto en el Mariano González, 1-0.

xxxxxxxxxx

Sonaba la campana de la Iglesia de Covadonga, a las puertas del Mariano González. Eso fuera. Dentro del campo, 22 jugadores,  un trío arbitral y una grada conmocionada, recordaban en un respetuoso minuto de silencio la figura de Manuel Arroyo, el que fuese Presidente del club y socio número 1. Hoy era una cita especial para el Naval, y no solo a nivel futbolístico. Era día de estreno. El nuevo césped de última generación brillaba. Había que inaugurarlo con buen pie.

Si en Navalcarnero hay un Rey ese es Joaquín. Él se coronó. Él se proclamó. Él triunfo. Él hizo posible que hasta el último aficionado desde una terraza fuera del Estadio se levantase de su asiento y aplaudiese al Rey del Naval. Corría el minuto 51 de la segunda mitad. Abran bien los ojos. Desde el centro del campo se inventó un disparo. Parecía que no iba a pasar nada, que se iba a las nubes, que golpeaba en un cristal…pero no. Él vio al guardameta del Coruxo, Alberto, ligeramente adelantado. Chutó y se paró el tiempo. El silencio era profundo en la grada. El balón comenzó a rodar en el aire. Giraba y giraba. Parecía que nunca iba a llegar a la portería. De repente el balón se estrelló en el palo derecho, rodó por encima del larguero, golpeó en el palo izquierdo y cayó. La gente se llevó las manos a la cabeza. A pesar de todo, no había entrado. El esférico empezó a moverse. La bota de Joaquín le susurró al balón que tenía que entrar, y el solito entró. Comenzó a girar y el cuero traspasó la línea de  cal.

La afición estalló de alegría. ¡Qué toque, qué genialidad, qué obra maestra! Joaquín había hecho magia en un partido que se anticipaba atascado, con dos conjuntos que se tenían el mismo respeto el uno al otro. Con miedo a fallar, a errar y a pagarlo caro. Si Joaquín reinaba fuera del área, dentro de ella el mérito se lo iba a llevar Isma Gil. Una  vez más iba a atrapar todo lo que se encontraba. Por arriba, por el medio, por abajo…El guardameta hacia todo lo posible para no encajar. La victoria no se podía escapar. Los tambores comenzaban a vibrar. Julián Calero, con polo azul y brazos cruzados la mayor parte del partido, miraba de reojo la cuenta atrás. Al Coruxo le anularon un gol, pero el control era rotundamente del Navalcarnero, que quería ampliar la renta goleadora por medio de Fran.

El Coruxo también se quería estirar. Se resignaba a dejar escapar puntos en el Mariano González, ante un Navalcarnero superior en casi todas las fases del partido. Silva lo intentaba desde lejos del área, pero el muro del Artístico no le dejaba ni armar el disparo. Tres puntos más que se quedan a orillas de la carretera de Extremadura. Los de Calero, sin hacer mucho ruido siguen escalando posiciones en la tabla, y ya se coloca con 16 puntos. Una tarde en la que el Naval disfrutó en su regreso al Mariano González tras su breve paso por Los Manzanos. Una tarde en la que Joaquín se coronó como Rey de Navalcarnero.

Ficha del partido

Navalcarnero: Isma Gil, Carlos, José Antonio, Manu, Álex González, Sergio Molina, Barbosa, Cidoncha, Edgar, Joaquín y Ónega. También jugaron Llario, Alonso y Fran.

Coruxo: Alberto, Campillo, Pablo Crespo, Mario, Adrián pazó, Borja Yebra, Higón, Antón de Vicente, Fernando, Álex Arias y Mateo. 

Goles: Joaquín (Min 51, 1-0)

Estadio: Mariano González.