Jª20 CDA Navalcarnero 2-1 CCD Cerceda

Sangre, sudor y lágrimas para volver a vencer

Cargando...

Casi dos meses después de su último triunfo, el Navalcarnero volvió a la senda de la victoria sufriendo más de lo esperado ante un Cerceda que jugó con uno menos durante 25 minutos.

xxxxxxxxxx

Santamago 1200 200

El fútbol es el nido perfecto para los tópicos. Que si "el que perdona lo termina pagando", que si "se juega mejor con diez que con once" y otros similares. Algunos de ellos se pronunciaron en la grada del Mariano González en el día de hoy, y alguno casi se termina produciendo. Lo importante, de todas formas, es que, casi dos meses más tarde, el Navalcarnero retomó el camino de la victoria y sumó tres valiosos puntos que le vuelven a enganchar en la lucha por disputar el play off de ascenso a la categoría de plata. Hubo de trabajárselo, eso sí, porque, a pesar del prometedor inicio de partido, el Cerceda no lo puso nada fácil.

Y es que en el minuto once de partido, el Navalcarnero ya había cobrado ventaja por dos veces en el luminoso y había dispuesto de otra clara ocasión para hacerlo por tercera vez. No se había llegado al segundo minuto de encuentro cuando los de Calero se ponían por delante cuando Ónega colaba el esférico entre las piernas de Maguzelaia. Cinco minutos después, Fran se aprovechaba de otro fallo de una muy nerviosa zaga gallega para plantarse en el área y ceder sobre Ónega, quien remataba viendo como el arquero rival desviaba a córner.

No tendría tanta suerte el guardameta del Cerceda en el minuto once, cuando Joaquín alojaba el cuero dentro de la red visitante tras una buena jugada personal. La celebración del gol casi solapa y eclipsa el gran detalle de la grada navalcarneña: ponerse en pie y aplaudir, en el minuto 12 de partido, al Cerceda por el difícil fin de semana que han pasado. El técnico gallego, Tito Ramallo, lo agradecería en la rueda de prensa tras el partido.

Retornando a lo deportivo, los dos goles hacían justicia a un gran Navalcarnero, muy superior a un nervioso rival que no hacía trabajar a Isma Gil. En el minuto 26 los rojiblancos buscaba el tercero con una internada por banda derecha de Ónega y un centro sobre Barbosa, quien mandaba el cuero por encima de la portería rival. El gol del Cerceda, en el minuto 32, obra de Kike, tras rematar desde la frontal del área, con un disparo raso, y en el primer y único acercamiento al área local hasta el momento, daría vida al Cerceda, que cambió de mentalidad y pareció reaccionar. Aún así, el Navalcarnero no se vino abajo y poco antes del descanso, a la salida de un córner, Barbosa enviaba el cuero a la cruceta de la portería de Magunacelaia. Así se llegaría al descanso.

La charla de Tito Ramallo en el vestuario debió surtir el efecto esperado ya que, tras la reanudación del choque, el Cerceda pareció otro y se hizo con el dominio del cuero, poniendo contra las cuerdas a un Navalcarnero al que costaba reaccionar. Los de Ramallo buscaban el empate y jugaban con el nerviosismo, por encajar la igualada, del equipo de Julián Calero. Soto lo intentaba a la salida de un córner, peinando la pelota por encima del travesaño de la meta navalcarnereña. 

Los minutos iban pasando y el dominio gallego se iba acrecentando, mientras que al Navalcarnero nada parecía salirle bien. Las prisas y los nervios no eran buenos consejeros y solo la expulsión de Oriol, al ver la segunda cartulina amarilla, en el minuto 66 de partido, pareció hacer amainar el temporal, esto es, hacer decrecer la superioridad del Cerceda. Eso no significó, sin embargo, que los gallegos se dejaran ir, pero bien es cierto que el hecho de jugar con un hombre más, los cambios realizados y seguir con la ventaja en el marcador, parecieron jugar a favor de los locales, quienes, no obstante, hubieron sufrir hasta el final para quedarse con los tres puntos. Como ocasión más clara para haberse hecho con el gol de la tranquilidad, reseñar un pase de Stevens desde la banda derecha, al que no llegó Joaquín por muy poco.

Con tres minutos de añadido y con miedo a que los tres puntos pudieran quedarse en uno, por parte local, y con la insistencia y fe visitante hasta el último suspiro de partido, se llegaría al final de un enfrentamiento desplazado a la jornada del lunes por las inclemencias meteorológicas que impidieron al Cerceda, gracias a la generosidad del Navalcarnero, llegar con el tiempo suficiente para afrontar el choque con garantías en la jornada dominical.

Ficha del partido

Navalcarnero: Isma Gil, Stevens, Manu, Alex González, José Antonio, Fran Santano, Molina, Cidoncha, Barbosa (68' Alonso), Joaquín (90' Edgar), Ónega (83' Llario).

Cerceda: Magunazelaia, Oriol, Soto, Leo, Tiago, Axel (46' Carlos), Armando, Kike, Dani Ponce, Hugo Rama, Luáriz.

Árbitro: Velasco Arbaiza, del colegio vasco. Amonestó al local Molina y a los visitantes Soto, Hugo Rama y Luáriz. Expulsó, por doble amonestación, al visitante Oriol en el minuto 66 de partido.

Goles: 1' Ónega (1-0), 11' Joaquín (2-0), 32' Kike (2-1)

Los mejores:

Navalcarnero: Molina

 

Foto: RC Celta de Vigo