El técnico del Castilla valoró la victoria ante el Barakaldo, rival directo por el playoff

Solari: "Si no rematas los partidos, toca sufrir"

Cargando...

El Real Madrid Castilla volvió a vencer en casa y esta vez lo hizo ante un rival directo como es el Barakaldo. Los goles de Quezada y Tejero sirvieron para dar la victoria a los merengues, mientras que el gol de Alday daba emoción a los minutos finales. Solari, contento con el resultado, valoró la dificultad de la victoria conseguida y habló del rendimiento del equipo en líneas generales, así como de algunos futbolistas, como Luismi Quezada, en particular.

xxxxxxxxxx

Tras la derrota en Bilbao la pasada jornada, el Castilla debía ganar para no perder la estela de los playoff. El equipo jugó bien ante el Barakaldo pero no cerró el partido, por lo que en los últimos minutos tuvo que sufrir para acabar sacando una victoria fundamental ante un rival directo. Los goleadores, Tejero y Quezada, fueron de lo mejor del partido, especialmente este último. Jugó en la banda por delante de Abner, lateral izquierdo, y rindió a la perfección. En el Barakaldo fue Alday el encargado de anotar, y Alain fue uno de los mejores durante el encuentro.

Solari, siempre cauto, valoró con tranquilidad la victoria y, en especial, el rendimiento de Luismi Quezada, sin lugar a dudas el hombre del partido. "Yo conocí a Luismi en la pretemporada, él había estado cedido, que es parte del proceso formativo, él había estado formándose fuera y ha esperado su oportunidad, ha entrenado siempre muy bien y está sacando todo su talento", afirmó el argentino. Se mostró contento con el jugador, reconociendo que esta es "una parte muy bonita" de su trabajo que los jugadores saquen todo su talento. "Estoy muy contento con él, lo hace bien de lateral. Abner necesita su espacio y volver a sentirse futbolista y poco a poco lo está haciendo. Luismi ha encontrado un espacio por delante, que en categorías inferiores ya lo había hecho, con lo cual no es una posición novedosa para él", finalizó.

Tuvo también palabras para analizar el planteamiento y funcionamiento del equipo, que salió bien durante más de una hora de partido pero que se vino abajo tras el tanto visitante. "Esto es el fútbol también, es parte del aprendizaje y de la formación", comentó, asegurando que "cuando el partido no lo rematas y el rival queda vivo, y se siente vivo",las cosas se complican. E hizo especial hincapié en que se trata de un rival de entidad, "porque el Barakaldo es un rival de entidad que el año pasado estuvo casi toda la temporada primero de esta división" para hablar sobre cómo se complicó el encuentro. "Si lo rematas puedes vivir la última fase del partido de otra manera, y si no lo rematas toca sufrir, eso es ley del fútbol y también parte de nuestro aprendizaje".

Campuzano, uno de los mejores jugadores del Castilla durante el 2017, estuvo algo menos participativo de lo habitual -tras varias semanas apartado del césped por su expulsión- y falló un mano a mano contra Gaizka que pudo significar el tres a cero. El técnico merengue aseguró que "Campu entregó todo, pero era difícil porque ellos se cerraban bien y había más espacio por fuera". No quiso obviar que, lógicamente, cuando estás varios partidos apartado, "lleva un tiempo" volver a coger el ritmo y la forma de competición que tenía antes de parar.

Otro de los temas candentes de su declaración fue la situación de Cristián Cedrés, un jugador que esta temporada está teniendo pocos minutos. "Hay muchos jugadores, hoy teníamos seis ausencias, algunas por selecciones nacionales, otras por lesiones, otras por sanción y cumplieron otros seis chicos. Esto es un proceso de formación y todos necesitan su espacio", explicó, reconociendo que "es cierto que quizá el año pasado Cristián jugó más que este", pero le restó importancia avisando de que llega un momento en que los jugadores "tienen el espacio que pueden tener y tienen que aprovechar esas oportunidades porque la cantera sigue fluyendo". Hizo mención además a Zabarte, que entró en la convocatoria debido a las ausencias y es un jugador que Solari conoció en categoría infantil, por lo que lo recuerda con especial cariño y es una "satisfacción hermosa para los entrenadores en la fase formativa".

Poca afluencia al campo

El Alfredo Di Stéfano, debido a la nueva política del club en la que los propietarios del carné madridista no pueden sacar entradas gratuitas para acudir a ver al Real Madrid Castilla, ha visto cómo la afluencia ha caído considerablemente. Rara vez se llega a los mil espectadores y la media está en unos 700 por partido. Al ser preguntado por este dato y por la necesidad que pueden tener los chicos de recibir apoyo de cara a las finales que quedan, Solari tiró de su habitual buen ánimo para contestar. "Nosotros estamos contentos con los que vienen y apoyan, aparte son conocedores de cómo funciona el Castilla, que no es un equipo sólo de competencia, sino que es un equipo de competencia y formación al mismo tiempo", aseguró.

Pero, por su puesto, tampoco haría ascos si el estadio estuviera repleto: "Obviamente nosotros queremos que vengan todos. Es más, ojalá vinieran todos los que van al Bernabéu, sería fantástico que vinieran 80.000 un día aquí. No sé dónde los meteríamos, pero sería maravilloso". No hizo un llamamiento pero sí dejó una frase para que algún aficionado más acudiera al terreno de juego: "Ojalá que los contagien el juego de hoy, o el del otro día que jugamos muy bien el primer tiempo en Bilbao, y los resultados y se acerquen a ver el crecimiento de los chicos".

Para finalizar sus declaraciones en rueda de prensa, se mostró alegre y dejó una nueva perla para la afición. "Que se acerquen a ver a los chicos porque alguno de ellos, evidentemente no todos, pero alguno de ellos se va a filtrar al primer equipo, igual que se han filtrado los Carvajal, los Nacho, los Lucas, Morata, y ahora los están disfrutando en el Bernabéu, ¡no se los pierdan cuando son jovencitos!", rió el técnico madridista.

Foto principal: realmadrid.com