Castilla y Sanse empatan a uno en un disputado duelo de necesidades

Un empate que no deja contento a nadie

Cargando...

Un gol en el descuento de Campuzano permitió al Real Madrid Castilla sumar un punto ante un correoso y luchador Sanse. Los visitantes se habían adelantado previamente con un golazo de Dani Pichín, que remató un balón suelto en el área a la escuadra. Era una batalla fundamental para la lucha de ambos que quedó en tablas. El empate final no dejó contento ni a locales ni visitantes.

xxxxxxxxxx

Duelo de necesidades en el estadio Alfredo Di Stéfano entre dos contendientes que necesitaban sumar de tres en tres. El Real Madrid Castilla, que partía con ventaja por ser local y tener una mejor posición en la tabla, necesitaba ganar para seguir soñando con entrar en los puestos de playoff. Los visitantes, por su parte, tenían que ganar para abandonar los puestos de descenso e incluso superar la décimo sexta posición, que implica jugar una eliminatoria a final de temporada para tratar de salvar la categoría. Dos equipos madrileños que se medían por segunda vez en la presente campaña y que, pese a tener aspiraciones distintas, protagonizaron un encuentro de poder a poder. Sin duda, no hubo favoritismos y se vio un duelo muy disputado. 

En lo que respecta a los onces, salieron todas las estrellas. El equipo de Santiago Solari pudo echar en falta varias ausencias, como las de Achraf, Sergio Díaz o Seoane e incluso Valverde, que jugaron la UEFA Youth League entre semana y no fueron convocados por el entrenador argentino. En el conjunto de Alfredo Santaelena, Mancebo y Fer Ruíz eran las bazas más importantes que tenía para tratar de sumar en una plaza tan complicada como la de Valdebebas.

Respeto ante todo

El encuentro empezó con intensidad pero sobre todo con respeto. Mucho respeto de los dos equipos por las armas del rival. Nadie quería cometer un error, nadie se fue al ataque de forma alocada. Un gol podría decidir el partido, por lo que las consignas de los entrenadores fueron claras: cero presión en campo rival. Los delanteros de Real Madrid Castilla y UD San Sebastián de los Reyes dejaron a los centrales rivales mover el balón con comodidad. La salida no fue un problema, pues la presión era prácticamente inexistente. Siempre respetando las distancias, con las líneas juntas cuando el rival tenía la pelota. La posesión se fue alternando entre unos y otros pero las ocasiones no llegaban con facilidad.

La oportunidad más clara llegó en los primeros minutos, cuando un buen centro de Enzo desde el saque de esquina acabaó en la cabeza de Nikos, que remató con potencia y mandó el esférico un poco por encima de Santomé. Tras esta ocasión, las fuerzas se igualaron y las luces se apagaron a partir de tres cuartos de cancha. Uno de los principales valedores de que el Sanse se quedara sin luces en esa zona fue Javi Sánchez. El canterano blanco cuajó un encuentro espectacular y cortó incluso un mano a mano de Maganto con Carlos Abad que pudo servir para abrir el marcador. El portero tinerfeño tuvo que intervenir hasta en dos ocasiones a disparos desde la frontal, pero ningun con auténtica sensación de peligro. El Sanse no quería quedarse sin sumar y no se arrugó, concediendo muy poco y tratando de aprovechar sus oportunidades.

En el último minuto de la primera mitad llegó la segunda ocasión de gol para el Castilla. Esta vez, Nikos dejó el balón con el pecho en la frontal del área y Javi Muñoz, algo forzado, remató con su pierna derecha. El balón cogió altura pero no potencia, por lo que Santomé, siempre bien colocado, se hizo con él y acabó con el peligro. Con esta última ocasión se llegó al tiempo de descanso y se acabaron unos primeros cuarenta y cinco minutos bastante pobres en cuanto a ocasiones, aunque con una lucha y una brega encomiable.

Dani Pichín deja su sello

La segunda mitad empezó de manera similar a la primera, aunque con bastante más actividad en las dos áreas. La primera gran oportunidad llegó en las botas de Zazo, que enganchó un rechace desde la frontal y su potente derechazo fue repelido por Carlos Abad a saque de esquina. Poco después, nuevamente la zaga merengue, presa de la presión del Sanse, rechazó la pelota a córner. La concesión de tantos córners acabó propiciando el tanto de los visitantes. Apenas unos instantes antes, un disparo desde la frontal de Javi Muñoz fue la ocasión más clara para los madridistas.

Corría el minuto 60 y los de Alfredo Santaelena se disponían a sacar un nuevo córner. La defensa madridista repelió el primer centro, pero el esférico quedó franco en el límite del área para un jugador rival. Y no era cualquier jugador, era Dani Pichín. El delantero visitante pegó al balón con la pierna derecha y lo coló por la escuadra izquierda de Carlos Abad, cuya estirada fue inútil para impedir que aquel espectacular disparo se colara al fondo de las mallas. Con este gol la grada enloqueció, mostrando cuales eran sus colores. Casi la mitad del estadio era simpatizante del Sanse. La cercanía entre el Di Stéfano y Matapiñonera permitió a muchos aficionados viajar para apoyar a los suyos en pos de evitar el descenso y seguir soñando con competir en Segunda B.

La idea que intentó inculcar Alfredo Santaelena a los suyos tras abrir el marcador se manifestó en los siguientes minutos: no dejar espacios al rival, tapar el juego interior y tratar de buscar el segundo gol con recuperaciones y rápidas transiciones, algo en lo que son expertos sus jugadores. El Real Madrid Castilla siguió atascándose a partir de tres cuartos de campo. Los pases no eran precisos y los espacios no aparecían. Solari introdujo cambios para tratar de buscar la respuesta, pero nada parecía surtir efecto; en frente tenían a un rival que no quería poner las cosas nada fáciles.

La entrada de Campuzano, Mario y Cedrés dieron aire a los blancos, que empezaron a presionar más arriba. El Castilla apretaba, pero no llegó a ahogar al Sanse en ningún momento. Los minutos pasaban y la remontada parecía ya imposible, en parte debido a un espectacular trabajo de la visita.

Campuzano permite soñar

Pero el San Sebastián de los Reyes, que se las prometía muy felices con más de media victoria debajo del brazo cuando se cumplía el minuto 90, tuvo que sufrir la más cruel de las suertes. Sufrió el "hasta el final, vamos Real" que tanto suena en la plaza de Valdebebas y alrededores. En el minuto 92, el marcador se cerró del mismo modo que se abrió: en una jugada a balón parado.

Esta vez el córner fue para el Castilla y los blancos lo aprovecharon a la perfección. Javi Sánchez, que estaba haciendo un auténtico partidazo, saltó para rematar el balón llovido al interior del área y conectó un potentísimo cabezazo. Ahí apareció la figura de Santomé, que tras su gran partido dejó una estirada abajo de bellísima factura, pero nada pudo hacer para evitar el segundo remate de Campuzano, que entrando como un avión disparó potente para empatar el encuentro. El gol permitía al Castilla soñar con una victoria, pero durante el resto del descuento no ocurrió nada y el empate fue el resultado final. Un empate que, tras noventa minutos, dejaba todo como empezó y que no contenta a nadie.

El Castilla suma así su cuarto partido consecutivo sin ganar. El Sanse, pese a haber sumado en un campo complicado, se queda con la sensación de haber perdido una oportunidad única de sumar una victoria. Los dos madrileños deberán seguir luchando por sus objetivos pese a tenerlos bastante complicados. Hasta la última jornada no habrá nada decidido.

La ficha

Alineación Real Madrid Castilla: Abad, Tejero, Abner (Mario, minuto 72), Javi Sánchez, Hermoso, Tena (Campuzano, minuto 64), Enzo (Cedrés, minuto 51), Javi Muñoz, Nikos, Febas y Quezada.

Alineación UD San Sebastián de los Reyes: Santomé; Saúl, Juan Cruz, Moyano, Sergio; Neider, Zazo; Dani Pichín (Rangel, minuto 90), Nacho Maganto (Matas, minuto 68), Mancebo (Arranz, minuto 82), Fer Ruíz.

Goles: 0-1, Dani Pichín (minuto 60). 1-1, Campuzano (minuto 90).

Amonestados: Maganto (minuto 42), Cedrés (minuto 68), Neider (minuto 77), Zazo (minuto 89), Rangel (minuto 90).