El Getafe vuelve a sumar de tres frente al Elche

Detalles

Jorge Molina vuelve a marcar las diferencias

Cargando...

Dos goles del delantero del Getafe decidieron el partido. Pero, mirando más allá del resultado, del encuentro se pueden contar varias pequeñas historias con diferentes protagonistas.

xxxxxxxxxx

El partido que disputó el Getafe frente al Elche se podría resumir en un solo párrafo. Fue un día más en la oficina para los azulones. Jorge Molina marcó el primer gol en el minuto 20 y volvió a ver portería en el 73. El de siempre haciendo lo de siempre.

Pero ¿qué clase de crónica sería esta con algo más de cincuenta palabras? Así que como el partido no dio para demasiado, hablaremos de los detalles. Como que Bordalás, por el calentón frente al Sevilla Atlético, tuvo que ver el partido desde la grada y no se sentará más en el banquillo en lo que resta de temporada regular. O que Guaita volvió al once inicial, algo que no ocurría en liga desde el mes de septiembre. Bordalás explicó más tarde que la idea era darle minutos por lo que pueda pasar más adelante. Lo cierto es que tampoco sirvió el partido para saber si Guaita está o no está.

También se puede hablar de cómo Dani Pacheco, uno de los titulares fijos, empezó el partido en el banco. Su lugar en el campo lo ocupó un Álvaro Jiménez, al que la grada le cantó el cumpleaños feliz, sobrado de ganas y en ocasiones de revoluciones. Y cómo olvidar la vuelta de Emi Buendía a una convocatoria. Últimamente la presencia del hispano-argentino entre los elegidos parece aleatoria: un día sí, un día no. Lo de pisar el césped ya es otro tema. El canterano no entra en los planes de Bordalás y frente al Elche se pudo comprobar. El técnico realizó los tres cambios  y Emi no fue uno de los elegidos pese a estar prácticamente toda la segunda mitad calentando.

Tampoco podemos pasar por alto la jugada del segundo gol, en la que el balón tenía que acabar en el fondo de la red sí o sí. Pacheco ganaba la línea de fondo y el defensa se iba al suelo. El balón acababa pegado al cuerpo del defensa, quien se esforzó por retenerlo fuera como fuera. Al final, el malagueño fue capaz de arrebatárselo metiendo el pie no se sabe muy bien cómo ni dónde para asistir más tarde a Jorge Molina. De los minutos entre goles mejor no hablar. El Getafe tiene a veces una tendencia preocupante a desconectar del partido, que en algún tramo de la temporada le ha dado más de un susto.

Mención especial merece la afición. Una afición que volvió a llenar el Coliseum a pesar de ser un día de diario. Una afición que sigue aguantando las mofas de medio país a pesar de que las gradas se llenan cada fin de semana. Una afición que responde a la llamada del club cuando se les necesita.

En definitiva, el Getafe vuelve a sumar de tres y le mete presión al Girona, que se enfrentará a los vecinos de Alcorcón –peleando por no descender-. Si los catalanes no ganan, los de Bordalás se situarán a cuatro puntos del ascenso directo a falta de tres jornadas para terminar la liga regular. Seguro que todo termina decidiéndose por pequeños detalles.