Todas las fotografías del 'derbi' autonómico

Fotogalería: Getafe 1-0 Rayo Vallecano, en imágenes

El Getafe hunde más aun al Rayo Vallecano gracias a un gol en el último minuto

Cargando...

El 'derbi' autonómico que se celebró en la noche de carnaval acabó con una agónica victoria local gracias a un gol en propia puerta de Dorado.

Jorge Molina fue, una vez más, el referente del Getafe Los jugadores se dejaron de llevar por la alegría Y Dorado introdujo el balón en su propia portería En el último minuto, Jorge Molina se elevó más alto que el resto La mala noticia para el Getafe fue la lesión de Álvaro Jiménez El Getafe cambió completamente con la salida de Portillo Las gradas del Coliseum se vistieron de Carnaval El árbitro anuló un tanto de Jorge Molina por fuera de juego Álvaro Jiménez estuvo muy activo durante el partido, intercambiando posiciones con Emi La afición del Rayo mostró de nuevo su descontento con la directiva Emi Buendía volvió a ser titular por banda izquierda Contagiando a la grada del Coliseum

El Getafe está empeñado en jugar a la ruleta rusa. El problema es que unas veces sale bien y otras... no tanto. Frente al Rayo, la balanza cayó del lado azulón, aunque a este paso el corazón de alguno de sus aficionados no llega a final de temporada.

El partido empezó como vienen jugando los dos equipos: espeso y con falta de ideas.Ninguno de los dos contendientes se hacía con el dominio del balón, que pasaba más tiempo por el aire que sobre el césped. El Rayo salió quizás con un poco más de empuje, pero negado de cara a portería. El Getafe aguantaba y trataba de aprovechar los balones que bajaba Jorge Molina. A pesar de todo eso, el 'Geta' estuvo a punto de rascar un gol, pero el árbitro señaló fuera de juego de Molina. El descanso llegó y en el Coliseum se vislumbraba que, una vez más, no se iba a conseguir la victoria frente a los vecinos.

En la segunda mitad, Bordalás -o su segundo, puesto que el míster sigue sancionado- decidió introducir en el campo a Portillo. El malagueño se enfundó el disfraz de jugón y volvió loca a la defensa franjirroja. El Getafe mejoró con el mediapunta, pero el gol seguía sin llegar. El banquillo azulón pensó que lo mejor era morir matando, dando entrada a un segundo delantero: el serbio Scepovic. Por aquel entonces Gazzinaga estaba más preocupado de perder tiempo que en sacar al equipo de su propio área y empezó a mostrar dudas en los balones de áeros -malayudado por su defensa, todo hay que decirlo-. Hasta que en el último minuto el desastre franjirrojo llegó, mientras que la locura invadía a los getafenses. Jorge Molina se elevaba ante la mirada de la defensa vallecana, Dorado intentaba despejar su remate, pero el balón terminó accidentalmente en la red. Y los tres puntos se quedaron en el Coliseum desatando la alegría carnavalera que inundaba las gradas.

Galería completa