Jose aprovecha los regalos del Alcorcón

Cargando...
xxxxxxxxxx

El conjunto alfarero llegó tarde al José Zorrilla en una primera parte para olvidar. Sin intensidad, sin ideas, sin frescura. Todo pintaba bien antes de que el colegiado pitase el comienzo del encuentro. La última victoria en casa frente al Elche (1-0) había reforzado al vestuario amarillo, y afrontaba el partido frente al Valladolid con la idea de sumar los tres puntos y alejarse de la parte baja de la clasificación.

Los de Pucela también necesitaban los tres puntos tras tener a sus espaldas cinco derrotas consecutivas. Tan solo diez minutos bastaron para que el encuentro se convirtiese en una pesadilla para el conjunto madrileño. Concretamente Jose se encargó de arrebatarle cualquier ilusión a los alfareros de llevarse la victoria, con dos zarpazos y colocar el definitivo 2-0 antes del minuto doce del partido. El Alcorcón estaba desconocido, y el conjunto vallisoletano no daba ninguna posibilidad a los visitantes de acercarse a la meta defendida por Becerra. Solo Aguza empezó avisando tras un saque de esquina en el minuto uno, golpeando el larguero.

A partir de ese momento, los primeros 45 minutos solo tenían un protagonista sobre el verde, y eran los hombres de Paco Herrera. El Alcorcón ni quería, ni podía. Cosmin Contra decidió realizar el primer cambio en el minuto 30, dando entrada a Unai Elgezabal en lugar de Diéguez, hombre por hombre que no ayudó a lavar la cara del equipo. El luminoso suponía un mazazo para los alcorconeros que eran incapaces de reaccionar para revertir la situación.

Tras el descanso, pocos motivos había para empeorar la imagen de la primera parte, tras regalar los primeros 45 minutos. En el segundo acto el Alcorcón salió más decidido, con las ideas más claras, y en apenas cuatro minutos ya había disparado más veces a puerta que en todo el primer tiempo. Álvaro Giménez lo intentaba y David Rodríguez quería recortar distancias, pero la falta de suerte y Becerra, impedían que el esférico rozase el interior de la portería. Cosmin Contra veía como el partido se iba aunque la imagen mejoró. El técnico decidió mover ficha dando entrada a Luis Fernández en lugar de Samu Delgado, pero el marcador seguía tal y como lo había dejado Jose para el Valladolid. Los alfareros no bajaron los brazos, pero el empuje era insuficiente para abrir la lata, y aún no conocen la victoria lejos de Santo Domingo viéndose con serios problemas a la hora de ver puerta. La preocupación crece cuando tiramos de estadísticas y vemos que solo llevan cuatro goles a su favor en la novena jornada. 

La sombra del descenso se alarga sobre los hombres de Contra, queda muchísima competición pero hay que mover ficha para cambiar los números. Valladolid ya es pasado, de los primeros 45 minutos hay que aprender para que no se vuelvan a repetir, los errores se saldan con derrotas, y Jose aprovechó el regalo alfarero. Solo toca pensar en Almería, convertir de Santo Domingo un fortín, y olvidar en cuanto antes el paso por Pucela.

Imagen LFP