UCAM Murcia - Alcorcón

Más de 400 kilómetros para soñar

Cargando...

Primer equipo, cuerpo técnico y club han puesto a disposición de los aficionados alfareros cuatro autobuses y 250 entradas, todo de forma gratuita,  para teñir La Condomina de amarillo. Finalísima de finales para un Alcorcón que se juega su futuro.

xxxxxxxxxx

La Liga está tocando a su fin. Llegó el momento del año donde se viven las celebraciones, pero también el de las lágrimas por no conseguir los objetivos. Es la etapa donde se decide todo. Es la hora de marcar el rumbo de la siguiente parada. Más de 400 kilómetros separan La Condomina de Santo Domingo. Sí, el futuro del Alcorcón se va a decidir a 400 kilómetros de distancia. En Murcia es donde los alfareros tienen que ganar para no complicarse más la situación. El estado es grave y preocupante, pero el club ya se ha movilizado. Esta semana hemos visto como primer equipo, cuerpo técnico y la propia entidad han puesto a disposición de los aficionados cuatro autobuses y 250 entradas. Todo ello de forma gratuita. Hay que teñir de amarillo La Condomina.

La derrota frente al Tenerife ha hecho saltar todas las alarmas. El margen de error ya no existe. Ahora solo vale ganar, ganar los dos partidos que quedan. Solo hay dos caminos a estas alturas, permanecer en Segunda División o consumar un descenso. Tan solo faltan por jugar 180 minutos, que equivale a rozar la gloria o a mascar la tragedia. Hay muchas cosas en juego, entre ellas los dos brazos de Julio Velázquez. La afición también se está movilizando, llenando los autobuses con un único destino. El amarillo alfarero volverá a recorrer rincones de la geografía española, abanderando el nombre de la Agrupación Deportiva Alcorcón.

La preocupación busca su recompensa. Hay que meter seis puntos en el zurrón. Hay que volver a pelear hasta el último minuto del último partido. Es necesario llegar frente al Lugo dependiendo de sí mismo, de cantar victoria y festejar la permanencia. El pánico no debe cundir, tampoco el desánimo. Es la hora de remar todos en la misma dirección, al menos en estos dos partidos. Hay que volver a demostrar el gen ganador, las ganas de ganar, y de buscar la victoria. 

Preparen las gargantas para alzar la voz en La Condomina, para volver a levantar banderas y bufandas. El equipo está en el alambre. Ahora lo fundamental es no perder el equilibrio. Un mínimo error podría suponer un susto y la caída al abismo. Un pequeño traspiés se puede pagar muy caro. Llegó el momento de la verdad, es ahora donde hay que demostrar todo lo que se lleva dentro. La ilusión no puede dejarse vencer por el miedo. Hay ganas de ver el balón rodar por el césped de Murcia, pero hay más ganas aun de celebrar la victoria. 

La Agrupación jugará a más de 400 kilómetros de Santo Domingo, pero no viajará sola. Una cola de aficionados acompañará a los suyos. El momento es crítico, pero aún todo está por decidirse. Próxima parada, La Condomina.