Presa y Planes presentan al nuevo entrenador

Míchel: "Quiero que la afición se sienta orgullosa de su equipo"

Será el tercer entrenador del Rayo en lo que va de temporada

Cargando...

Al terminar la segunda sesión de entrenamiento, en la que ya todo el mundo tiene en mente al Getafe –próximo rival-, Michel ha dado su primera rueda de prensa como técnico del primer equipo del Rayo Vallecano. Con una alegría difícil de disimular, el icono rayista ha desvelado las claves de su estilo de juego, entre las que se intuyen reminiscencias ‘Jemecistas’ 

Escucha la rueda de prensa íntegra

Entre el tumulto de periodistas, tomaban primero la palabra, como de costumbre, el presidente, Raúl Martín Presa, y el director deportivo, Ramón Planes. Ambos coincidieron en su discurso. Destacaron que era un día agridulce, resaltando los méritos del entrenador que hasta el lunes ocupó el banquillo franjirrojo. Presa quiso agradecer la profesionalidad de Rubén Baraja. Planes, por su parte, recordó al entrenador por el que apostó tras la marcha de Sandoval afirmando que el Pipo “ha dejado buen sabor de boca, por su comportamiento ante las dificultades con las que se ha encontrado en el día a día, aunque los resultados al final tampoco han acompañado”.

Sin embargo, para el resto del rayismo el de hoy era un día de rebosante felicidad y esperanza. Un hombre de la casa, de cuna, como se suele decir, toma el relevo en la parte más complicada de la temporada. La posibilidad llevaba tiempo estando latente, pero no ha sido hasta este momento cuando se ha realizado. Es ahora cuando hay que tirar de corazón. “Michel es una persona de la casa y va a poner todo su corazón en una tarea que se antoja difícil”, ha argumentado el mandatario rayista. También Planes está esperanzado: “Lo bueno está por venir, estoy convencido”, ha declarado.

No es un marrón, es una ilusión”

Pero sin lugar a dudas, el más contento era el protagonista. Nervioso como un niño en el día de su cumpleaños, Michel ha confesado que no tuvo ninguna duda al aceptar el cargo en cuanto se lo ofrecieron. “Estoy en mi casa, creo en el club y creo que la gente va a estar con nosotros”, ha afirmado.

Como rayista, el Michel aficionado conoce a la perfección la situación en la que se encuentra enfrascado ‘su Rayo’. A un punto de los puestos de descenso, con una dinámica negativa, casi incapacitados para ganar fuera de casa, con jugadores pitados por la afición en los partidos de casa. Nada halagüeño ni inspirador. Sin embargo, el Michel entrenador se siente confiado y motivado para sacar a su equipo adelante. “Para mí no es un marrón, es una ilusión. Confío en que va a salir bien y creo que he hecho lo correcto”, ha explicado, sabiendo que puede haber gente que aún no le ve preparado para un reto de estas alturas.

¿Qué Rayo vamos a ver?

Seis meses después del comienzo de la temporada, la llegada de Michel supone enlazar al equipo con el Rayo que se vio en Primera. Recordar cómo era ese equipo que se mantuvo cinco temporadas en la máxima categoría con un juego que encandilaba a propios y extraños. Siempre fiel a la filosofía ‘quijotesca’ de su entrenador.

Michel, que fue ayudante de Paco Jémez, quizás su mejor profesor, quiere retomar todo ese trabajo. “En los últimos cuatro o cinco años, junto con la anterior dirección deportiva, trabajamos en una metodología basada en el fútbol combinativo. A Paco le gustaba tener el balón y ser un equipo protagonista en el terreno de juego. Eso es lo que hemos trabajado en los últimos años, es de lo que yo me he empapado y lo que más sé hacer, así que en ese sentido va a ir el estilo del equipo”, ha asegurado.  

Vamos a intentar ser protagonistas, tener intensidad en la recuperación tras pérdida y buscar portería contraria”.

En el fútbol, a parte del balón, están las personas. Uno de los problemas principales se encuentra dentro del vestuario. Y es por ahí por donde Michel ha querido comenzar. “Para mí lo más importante son las personas. Buscaremos soluciones a problemas que están encima de la mesa y luchar por el objetivo común”, ha esgrimido.

El ocho, el capitán el Rayo, cree en el cara a cara. Conoce a los jugadores. Algunos incluso fueron compañeros suyos. “Que me conozcan y que hayan jugado conmigo me parece positivo. Yo he tenido roces con ellos también y hablándolo cara a cara es como se solucionan las cosas”, ha indicado. Precisamente ayer, en el primer entrenamiento, les dijo que en todos los vestuarios hay problemas, éste no es uno especial. “¿Dónde se solucionan los problemas? Echando una mano en el terreno de juego”, les comentó.

La pregunta es ¿qué va a hacer el jugador para que no haga dudas?"

Para despejar dudas, Michel ha querido dejar claro que no se ha encontrado un vestuario hundido sino motivado, pero “está claro que una dinámica negativa conlleva tener menos confianza”, ha añadido. “Escondiéndote es como no lo solucionas. Si vamos a exponernos, a tener el balón, necesitamos que la gente esté comprometida y sea valiente”, ha confesado.

Tiene fe en todos sus jugadores, en esa extensa plantilla. Considera, además, que tiene razones para ello porque “tienen muchísimo fútbol; lo han demostrado en los últimos años, y lo van a seguir demostrando”.

Con la mente en el partido contra el Getafe en el Coliseum, el técnico ha aclarado que espera no tener problemas con la convocatoria, que tanta expectación ha generado en las últimas semanas. Ya no hay demasiado tiempo para ello y hay que empezar a sumar ya. “Quiero intentar que la afición se sienta orgullosa de su equipo”, ha argumentado, recordando épocas mejores.

En lo que va de temporada, en el campo no sólo se han escuchado gritos dirigidos al presidente, también a determinados jugadores. “La afición del rayo nunca nos ha pedido nada, solo valentía, coraje y nobleza. No hay más. Y estoy convencido de que eso lo van a dar y la afición va a estar siempre apoyando. Cuando hay compromiso no hay dudas”, ha sentenciado.

Salva Fúnet y David Porcel han sido sus hombres de confianza en estos meses de aprendizaje en el Juvenil A de División de Honor y le acompañarán durante lo que queda de temporada. “Hace cinco años ser el entrenador del Rayo no era mi sueño. Poder ayudar en el club sí, por devolver todo lo que me ha dado a mí. Tenemos que intentar que el club siga creciendo”, ha finalizado.