720 minutos lleva el Alcorcón sin perder en casa

Santo Domingo, un dolor de cabeza para el rival

Cargando...

Santo Domingo vuelve a ser un dolor de cabeza para los rivales. El Alcorcón sabe que en casa tiene su principal ‘granero’ de puntos. Puntos que invitan al optimismo, encadenando un total de 720 minutos sin conocer la derrota, o lo que es lo mismo, ocho partidos consecutivos donde el rival no ha tenido ni opción de llevarse los tres puntos.

xxxxxxxxxx

El Pisco

Un quebradero de cabeza para todo rival, eso es Santo Domingo. Aún recuerdo esas palabras de Natxo González, entrenador del Zaragoza tras conseguir sacar un empate frente al Alcorcón; “Es la primera vez que puntúo en este campo, siempre he perdido en este campo. Este campo tiene algo especial”, explicó Natxo González, refiriéndose a Santo Domingo y dando el punto conseguido como una victoria. 

Santo Domingo, un obstáculo para el rival

Ya lo advirtió el entrenador del Zaragoza, Santo Domingo tiene algo especial. Santo Domingo ha vuelto a ser un fortín, ese campo que los chicos de Julio Velázquez se conocen ‘al dedillo’. Desde el lunes 16 de octubre lleva el Alcorcón sin perder en su propia casa, o lo que es lo mismo, ocho encuentros consecutivos ganando, es decir, 720 minutos de lucha, entrega y compromiso por una camiseta. Solo Granada y Lugo han conseguido ganar esta temporada en Santo Domingo, y rivales como Sporting, Real Oviedo, Huesca, Cádiz, Zaragoza y Tenerife, equipos confeccionados para subir a Primera División, se han visto superados por el Alcorcón.

El gol, la principal ausencia

Julio Velázquez mantiene a toda la plantilla enchufada, siendo un rodillo al que le falta terminar de ejecutar el último pase, el último disparo…para ver puerta. El equipo atrás funciona, hasta en seis encuentros han logrado dejar la portería a cero, pero también es cierto que tan solo han sido capaz de ganar por más de un gol de diferencia esta temporada en casa solo en dos ocasiones, Alcorcón 2-0 Real Oviedo y Alcorcón 2-0 Almería. El máximo goleador del equipo tiene nombre de centrocampista, Albert Dorca, que con sus 35 años se ha convertido en el pichichi del cuadro amarillo, igualado con un Álvaro Peña que está siendo la revelación esta temporada. 

Empates que saben a poco

En los últimos dos encuentros, la mala fortuna se cebó con los alfareros. Los partidos frente al Zaragoza y el Tenerife son un copia-pega en varios sentidos. En los dos choques el Alcorcón iba por debajo en el marcador antes del minuto cinco de la primera mitad. Los locales reaccionaron, como si ese tanto fuese una inyección de reanimación, donde Jonathan Pereira y Álvaro Peña consiguieron poner la igualada. Encuentros donde los alfareros pusieron toda la carne en el asador, pero la falta de acierto en el momento de la verdad, impidió llevarse una victoria merecida en cuanto a número de ocasiones y a juego sobre el terreno de juego.

La afición, la pieza clave

No tengo ninguna duda de que la afición juega un papel fundamental en las gradas de Santo Domingo. Ya advirtió Julio Velázquez que el pueblo reengancha al equipo, siendo un aliento y un calor en momentos cuando es necesario sentir incómodo al rival, pararle los pies, mirarle a la cara y decirle que esto es Alcorcón. El pasado sábado contra el Tenerife volvieron esos cánticos, esa armonía, ese coro que recorría los laterales y los fondos, coincidiendo en el mejor momento del equipo. ¿Casualidad? No lo creo.