El sueño que acabó en pesadilla

Cargando...
xxxxxxxxxx

El fuerte viento que soplaba en el Ramón de Carranza iba a favor del Alcorcón. Había ganas, hambre e ilusión por conseguir la primera victoria como visitante en Liga. El sueño por ganar estaba latente en todo corazón alfarero. Tras ganar el último partido frente al Reus había esperanza de asaltar el Carranza y llevarse los tres puntos para casa. Todo comenzó de cara; Bellvís en el minuto dos anotó el primer tanto para la Agrupación. El sueño se estaba haciendo realidad. Con buen juego, con ambición y por ocasiones, el conjunto de Julio Velázquez tenía los tres puntos en el bolsillo.

El Alcorcón ganaba y convencía en un campo difícil, donde solo el Oviedo ha conseguido llevarse la victoria. Todo estaba de cara en un partido muy serio de los alfareros, muy bien plantados sobre el césped y muy sólidos atrás. Bellvís, Toribio, Óscar Plano, David Rodríguez....todo eran ocasiones para aumentar la renta en el marcador. El partido estaba controlado ante un inoperante Cádiz que poco a poco quería coger el protagonismo en el encuentro. Era un intento de querer y no poder. El Alcorcón era amo y dueño del partido. Julio Velázquez desde el área técnica no dejaba de dar órdenes, era un partido muy importante y todo era favorable. El Alcorcón empezó a creer que el sueño era una realidad. Todo marchaba viento en popa hasta que el colegiado pitó el final...final del primer tiempo y no del partido.

El sueño empezó a dejar de ser sueño para convertirse en pesadilla. Los gaditanos empezaron avisando pero lo peor estaba por llegar. Una falta, un pitido, una cartulina y una expulsión. Corría el minuto cuarenta y siete por el Ramón de Carranza cuando Rafa Páez comete falta sobre Ortuño. Roja clara por ser último jugador. El Alcorcón tenía la ventaja en el marcador pero el Cádiz estaba en superioridad sobre el césped. Tocaba resistir, aguantar y pelear por defender el resultado. Tocaba hacer de la defensa una muralla. No podía escaparse la victoria. La pesadilla se estaba haciendo realidad mientras que el sueño se iba disipando poco a poco.

Ortuño metió el primero para el Cádiz. La victoria momentánea del Alcorcón se fue del luminoso. El Cádiz estaba siendo muy superior desde el inicio de la segunda mitad. Los gaditanos perseguían la victoria y Dmitrovic se tuvo que emplear a fondo. Nada le estaba gustando la situación a Julio Velázquez que tuvo que mover ficha tras el empate. Saltaron al verde Manu Sánchez y Nelson en lugar de Óscar Plano y Víctor Pérez.

El Alcorcón no despertaba, la pesadilla se prolongaba en el Carranza mientras que el sueño se desvaneció por completo. En el setenta y ocho nuevo mazazo para la Agrupación. Aitor García se inventó un trallazo desde más de treinta metros para batir a Dmitrovic. Las tablas se rompieron para siempre. La victoria se iba a quedar en el Carranza. El viento ya no era el mismo que el del principio. Ahora soplaba con más intensidad y en contra. Cuatro minutos más de añadido. La pesadilla era angustiosa; el Alcorcón no terminaba de reaccionar. La defensa alfarera en los minutos finales se convirtió en un caos.

El Cádiz estaba siendo superior. Salvi y Ortuño terminaron de maquillar el marcador. El definitivo 4-1 reinaba plácidamente sobre el Ramón de Carranza. El Alcorcón no supo despertarse a tiempo. Nueva derrota del conjunto de Julio Velázquez que prolonga la mala racha como visitante. Toca esperar al menos dos semanas más para conquistar la primera victoria a domicilio. Mucho trabajo por delante tienen los alfareros.

Oviedo, próximo rival en pasar por Santo Domingo.

 Texto Miguel Sánchez Lorenzo

Imágen LFP