Rayo Vallecano 0-3 Osasuna

Un Rayo estéril

Un Rayo sin claridad, profundidad y sin gol pierde ante Osasuna

Cargando...

Segunda derrota consecutiva en Vallecas esta semana. 0-3 ante Tenerife en copa y mismo resultado el cosechado ante Osasuna en liga. Los de Míchel ofrecieron muy pocas ocasiones de peligro sin acierto, en cambio, los visitantes aprovecharon sus acercamientos con una gran eficacia.

xxxxxxxxxx

[anuncio id="1"]

Rayo y Osasuna se veían las caras en la jornada 4 del campeonato liguero después de haber disputado unos días antes sus eliminatorias de la Copa del Rey. Los franjirrojos cayeron derrotados ante el Tenerife por 0-3, por el lado navarro lograron pasar de ronda tras remontar en El Sadar a un Albacete que pecó de inexperto.

Dos dinámicas diferentes se encontraban en el Estadio de Vallecas para intentar cambiar las sensaciones o mejorarlas. El Rayo Vallecano quería seguir siendo uno de los equipos invictos de la competición (1 victoria y 2 empates), Osasuna buscaba su primera victoria de la temporada tras adelantarse en las tres anteriores jornadas y acabar hincando la rodilla.

Míchel introducía dos cambios en el once respecto a jornadas anteriores, estos fueron la introducción de Fran Beltrán por Unai López, y Lass Bangoura por Diego Aguirre. El técnico madrileño sigue confiando en Trejo como jugador más adelantado y en su zaga (Galán, Dorado, Amaya, Álex Moreno).

Sin profundidad

El choque arrancaba con un Rayo intentando dominar el partido con posesiones largas y ensanchando el terreno de juego en busca de centros peligrosos. Osasuna, muy bien colocado en el campo, ejercía una presión sobre la línea defensiva rayista provocando el fallo local o que el esférico llegara a Alberto. El conjunto vallecano dominaba el juego sin llegar a provocar ocasiones manifiestas de gol. Por su parte los rojillos aprovecharon un córner para adelantarse en el marcador; el defensor Aridane remata el centro a bocajarro haciendo imposible la estirada del guardameta rayista. El conjunto rayista lo intentaba una y otra vez pero no daban con la tecla final, el último pase. Trejo tenía que bajar a zonas centrales para poder iniciar el juego franjirrojo perdiendo el peligro que desempeña el argentino. Con la victoria momentánea visitante se llegó al descanso. Lo más destacable del primer asalto en Vallecas fueron las internadas por la banda izquierda de Álex Moreno y algún detalle de calidad de Trejo.

Querer y no poder

La segunda mitad comenzó tal y como finalizó la primera con un Rayo moviendo de lado a lado el juego sin encontrar profundidad ni claridad para dar el último pase. Osasuna en la segunda contienda no quería que se jugará nada al fútbol y con repetidas pérdidas de tiempo lo consiguieron en gran parte. Míchel movía el banquillo introduciendo nuevas variables como la entrada de Velázquez por Galán instaurando defensa de tres y adelantando a Álex Moreno. También entró el Chori Domínguez por Lass Bangoura, este cambio dio frescura al ataque pero no fue suficiente para encontrar el gol del empate. La jugada más peligrosa del Rayo Vallecano llego en la segunda mitad y fue de libre directo. La falta lanzada por el Chori Domínguez salió muy cerca de la portería defendida por Sergio Herrera. Minutos después Velázquez desvió un balón colgado al área que estuvo a punto de ser el gol que firmaría las tablas. Míchel decidió ir a vida o muerte y se jugó los últimos minutos con dos únicos defensores después de la entrada de Javi Guerra por el defensor Dorado. Ese desajuste defensivo provocó que en los minutos finales Xisco firmará un doblete que significaría la primera victoria del Osasuna en su vuelta a la Liga 123.

Un Rayo estéril domina el juego durante todo el partido pero no puede crear ocasiones de gol que le permitieran igualar o remontar el encuentro. Tras la jornada número 4, el Rayo Vallecano se queda con cinco puntos de 12 posibles. La próxima fecha en el calendario rayista es la salida a tierras andaluzas para enfrentarse al Sevilla Atlético.

Ficha del partido:

Rayo Vallecano: Alberto García; Galán (56’Velázquez), Amaya, Chechu Dorado (84’Javi Guerra), Alex Moreno; Lass (56’Chori Domínguez), Trashorras, Fran Beltrán, Embarba; Santi Comesaña; y Trejo.

Osasuna: Sergio Herrera; Lillo, Aridane, Oier, Clerc; Mateo, Lucas Torró (84’Xisco), Arzura, Roberto Torres (78’Sebas Coris); Quique y David Rodríguez (68’Fran Mérida).

Goles: 0-1: Aridane; 0-2: Xisco; 0-3: Xisco.

Árbitro: Valdés Aller (Comité castellano-leonés). Amonestó al local Dorado y a los rojillos Torres, Torró, Arzura, Lillo y Fran Mérida.

Estadio de Vallecas (Madrid), 8.043 espectadores.