Jº23 El Álamo 2-1 Atlético de Pinto

Insistir, insistir y volver a insistir

Cargando...

El Álamo no arroja la toalla ni mucho menos. Los alameños se aferran con uñas y dientes en la búsqueda de la plaza de la permanencia. En el Facundo Rivas no se rinde nadie, ni tan siquiera cuando el marcador da un duro revés al equipo. Ahí es cuando más aprietan. 

xxxxxxxxxx

La permanencia se acerca. En El Álamo hay mucha vida. Los alameños tienen esperanza. Golpe de autoridad frente al Atlético de Pinto. Victoria justa y merecida. El que la sigue la consigue… Esas son solo algunas dudas que me han surgido al empezar. No sabía que titular coger para lo vivido en el Facundo Rivas en la mañana del domingo. Debo reconocer que me ha costado quedarme con uno, pero creo que lo más justo es decir que esta victoria solo se ha conseguido a base de insistir, insistir e insistir, o lo que es lo mismo, a base de trabajo, trabajo y más trabajo. 

Había mucha esperanza en el Club Deportivo El Álamo respecto a la visita del Atlético de Pinto al Facundo Rivas. Es ese momento de la temporada donde el nudo de la corbata se empieza a hacer más pequeño domingo tras domingo, entreno tras entreno… Es este el momento de la temporada donde una victoria te abre los ojos y te acerca la luz al final del túnel. También es este el momento donde una derrota pesa demasiado, como un nuevo tren que se ha dejado escapar y toca esperar al siguiente. 

Esa ilusión pronto se topó con un zarpazo del Atlético de Pinto. Ismael se encargó de poner el primero, tras una gran salida de los de Javier García, asentados en la parte media de la tabla pero con las ganas de certificar en cuanto antes una permanencia. Manos a la cabeza en el Facundo Rivas. Una nueva decepción nada más empezar. Un suspiro, una lamentación y volver a animar. La grada volvió a despertar, el equipo volvió a reaccionar y las ocasiones empezaban a llegar. 

PORTERIACERO 1200 200

Un Gonzalo Zamorano eléctrico en cada jugada lo intentaba continuamente. Lorite ponía el peligro en cada saque de falta, e Iván Bueno siempre intentaba sorprender a Alberto. Pasaron los primeros treinta minutos de partido cuando Lorite en un saque de falta bombea el balón al área. Allí apareció el más listo de los verdes. El que más saltó, el que mejor definió y el primero que anotó para los locales. Imanol señaló el camino con la cabeza, con los pies en el aire y dejando el esférico en el fondo de la malla. El Álamo lo intentaba, y el primero acababa de subir al marcador.

Tras el paso por vestuarios, de nuevo El Álamo salió con más empuje, donde solo valía ganar para seguir con ese particular pulso de ir recortando metros a la salvación. El sol ‘pegaba’ con fuerza sobre la grada del querido Facundo. Muchos se quitaron la chaqueta, otros se arremangaron la camisa, mientras que unos pocos a golpe de bombo anunciaban que el segundo estaba más cerca. Precisamente en ese córner, del más próximo a vestuarios, donde más apretaba el público, salió ese balón que Pablo golpeó para anotar el gol del partido. Un ‘zambombazo’ que logró colarse hasta el fondo de las mallas. La euforia se desató por completo. 

El nuevo fichaje invernal, Kang, también debutó. Finalmente la victoria se quedó en casa, en el Facundo, entre el olor a panceta y a leña. Tres puntos que sirven para seguir ganándole el terreno a la salvación, que tan solo se queda a cinco puntos. La clave de El Álamo está clara: “Insistir, insistir y volver a insistir”. 

FOTOGRAFÍA || Twitter @atleticodepinto