Son los encargados y responsables de asegurar la viabilidad económica de los clubes a los que pertenecen

Juan Fernando Povedano, tesorero de AD Colmenar "Lo principal es no endeudar al club, ni poner el peligro su viabilidad"

Cargando...

Los tesoreros deben cumplir a rajatabla con los presupuestos asignados y saben que no pueden cometer excesos porque, una mala decisión, puede poner en apuros las cuentas del club. No es fácil conseguir recursos en estas categorías. Pero con trabajo e ingenio logran sacar los ingresos para hacer frente a las necesidades económicas de los clubes más modestos durante la temporada.

xxxxxxxxxx

¿Quién es Juan Fernando Povedano? ¿Cuánto tiempo y cómo llegas al mundo del fútbol modesto?

Pues llevo 6 años trabajando a nivel de Junta directiva y me meto en esto del fútbol porque mis chicos estaban aquí y por ayudar y echar una mano al club. Y lo que empiezo como una colaboración termina siendo con todo el cariño del mundo una obligación.


¿Cuáles son las responsabilidades y tareas habituales de un tesorero de un club deportivo en estas categorías?

El tema económico es esencial. Tenemos muchos niños, existen muchos gastos porque queremos dar una atención especializada y personalizada a la gente que está con nosotros. Y esto, cuesta mucho trabajo en el día a día.

Estamos hablando de llevar los gastos federativos, la parte médica, el tema de los transportes, el mantenimiento de la parte que nos corresponde de las instalaciones… Están los acuerdos de voluntariado con las dietas de los entrenadores y de la gente que participa trabajando en el club… Pues para todo esto hay que llevar una serie de cuentas.

Además, también tenemos una partida para la publicidad, el tema de los socios… Hay mucho trabajo de control en el día a día para que esto sea viable y se cumplan los presupuestos y podamos cumplir con los compromisos que tenemos a todos los niveles.

¿Se requiere alguna formación o preparación específica o es un cargo de confianza?

Soy parte de la Junta directiva y, lógicamente, hay confianza hacia mi persona. Pero bueno también hay una auditoría de cuentas y el trabajo del día a día para que cumplir con todo lo previsto y así poder garantizar a los socios al final de temporada a los socios un balance positivo.

En cuanto a la formación, no tengo una formación específica porque yo soy ingeniero de telecomunicaciones. Por la mañana me dedico a mi profesión y por las tardes dedico esas horas al club de lunes a viernes.

¿Qué características debe tener una persona para ocupar este cargo?

Lo primero saber qué es un balance de cuentas y el tema fiscal porque hay que hacer las oportunas declaraciones a hacienda. Y sobre todo mucha dedicación.

Y tener los pies en el suelo…

Aquí el presupuesto lo llevamos a raja tabla. Si tienes un duro, no te puedes gastar más de eso. Nos ajustamos mucho al presupuesto y todas las partidas las llevamos al día para que al final de temporada no haya sorpresas.

El mantener el presupuesto a raya, ¿te hace tener muchos encontronazos o discusiones con la parcela deportiva que supongo les gustaría siempre tener los fichajes más caros?

Al principio. Cuando se da el presupuesto es cuando las partidas son más discutidas, pero una vez que se cierra el presupuesto todo el mundo sabe que hay que respetarlo y ajustarse  a lo que tenemos. Lo principal es no endeudar al club, ni poner el peligro su viabilidad.

¿Qué época del año es la que más carga de trabajo tienes?

Pues al principio de temporada por el tema de las cuotas de matrículas, el tema de las fichas, el tema federativo, la gestión de la ropa, los socios… El tema del arbitraje, por ejemplo, es más continuo y tienes que tener disponible el dinero cuando la Federación te hace el cargo.

Pero en cuanto a tu pregunta, se trabaja día a día pero los picos de más intensidad son los meses de septiembre y octubre.

(FOTO WEB AD COLMENAR)

¿Se pasan muchas noches sin dormir para cuadrar los presupuestos?

Pues sí porque nunca desconectas. Intentas irte a casa y olvidarte del tema pero, al final, el Excel lo llevas en la Tablet, en la cabeza y siempre estás dándole vueltas a los números.

Hemos pasado ya lo peor y parece que hemos superado la temida crisis, ¿Cómo se vivió en un club como el Colmenar esos años de indecisión?

Se notó mucho a todos los niveles. Muchas familias tuvieron dificultades para hacer frente a los compromisos y pagar los cuotas del club. Se notó muchísimo. En esos años la gestión de cobro fue dura, porque no es fácil reclamar el cobro. Y también se notó mucho el tema de los sponsor y la publicidad porque muchos no pudieron seguir y notamos mucho el bajón de ingresos en esa partida.

¿Qué se ha sacado de positivo?, ¿Qué se ha aprendido con la crisis?

Siempre aprendes de las situaciones complicadas. Como estamos aquí para colaborar y ayudar el fútbol modesto y para que los chavales piensen en verde y hagan deporte, pues te ayuda a entender. Por ejemplo, los presupuestos los ajustamos sabiendo que va a haber becas y atendemos a las familias que necesitan este tipo de ayudas.

¿De dónde salen los ingresos en un club como el Colmenar?

Tenemos que estar todos los días trabajando para buscar dónde podemos sacar un ingreso para hacer viable el presupuesto y dar los máximos servicios. Aquí en la escuela del Colmenar tenemos autobús, el servicio de fisios, de recuperadores,  de psicología, de nutricionista… Queremos darle calidad a nuestra escuela de fútbol. Este año, además, del equipo de tercera división, tenemos el de aficionados y el de chicas en la preferente… Hay, por tanto, que buscar recursos para poder darles dietas a los profesionales, que todo el mundo esté cómodo y que la escuela funcione y los resultados se vean.

¿Cuál es la salud financiera de la tercera madrileña?

Mira nosotros hemos recuperado la categoría y echando la vista atrás han cambiado cosas. Antes se vivieron años donde se hacían cosas y se pagaban sueldos inasumibles a día de hoy. La crisis puso las cosas en su sitio y los jugadores entienden que la situación es la que es. Siempre hay clubes más poderosos a nivel económico que pueden pagar más, pero ahora está todo más racionalizado. Desde el Colmenar tenemos claro que no podemos meternos en compromisos que no puedas cumplir.

¿Qué tipo de ayudas recibís en estas categorías?

Se está trabajando con la Federación  madrileña y la española para que entre un dinero y se pueda profesionalizar la tercera división. Creemos que va a haber una ayuda importante por parte de la Federación española que nos ayude con el tema de la Seguridad Social y que ese dinero nos  sirva para profesionalizar la categoría.

Además, se creó Proliga, una asociación de clubes de segunda B y tercera. A través de esta entidad se están logrando cosas importantes para que el fútbol no profesional se pueda mantener y se sanee.

Termíname la frase… Un tesorero nunca debe…

Salirse la pauta del presupuesto.