Jª 9. REAL MADRID C.F. 4-1 C.D. LOS YEBENES-SAN BRUNO

El líder no da tregua

El Madrid gana sin muchos apuros ante el Yébenes que no tuvo opción pero le plantó cara

Cargando...

Nueva victoria madridista y ya son ocho seguidas. El equipo blanco dominó durante todo el encuentro, pero le costó más de la cuenta de cara a puerta. Los locales lograron ponerse por delante justo antes del descanso y en la segunda parte sentenciaron en el último tramo donde se desató la locura con tres goles en menos de cinco minutos.

xxxxxxxxxx

Enfrente estaban dos combinados cuya trayectoria en el campeonato liguero es totalmente opuesta. Los de Fran Beltrán, primeros con un partido más que el Atlético de Madrid, aún no conoce la derrota y solo se les han escapado dos puntos. Por otro lado, los de Adrián Román están en los últimos puestos con tan solo tres puntos y aún no han conseguido ganar ningún encuentro.

Los primeros minutos fueron un espejismo de todo el partido. El Real Madrid tenía el dominio de la pelota, mientras que los Yébenes esperaban en campo propio para salir escopetados como cañones a la portería contraria. El equipo blanco, que presumía el plan defensivo de su rival, salió con tres defensas y con carrileros abiertos.

La primera llegada local iba a llegar en un saque de esquina donde Abraham ganó la posición al defensa, pero su remate se fue alto. El equipo visitante renunció a la presión desde el principio, tal vez por el peligro que tiene el Madrid si les supera las líneas. La estrategia estaba clara: replegados bien atrás, tapando los espacios y todos detrás del balón.

Era un partido de mucha paciencia para el líder, tenían que madurar mucho la jugada. Por el centro era muy complicado, había dos murallas formadas por diez jugadores de campo. El Madrid encontró una solución a través de centros puestos desde los costados para los atacantes.

El equipo sur de Madrid intentaba no ahogarse atrás y despejaban todos los balones sueltos en el área para coger aire y salir. Hasta ahora la estrategia estaba saliendo a las mil maravillas, pero era muy difícil aguantar así todo el choque ante las embestidas del contrincante.

El Madrid llegaba, pero todos los disparos eran tapados por la zaga o el portero, que estaba atento. Jiménez iba sorprender desde la línea de fondo, pero el guardameta atajó en dos tiempos. En la jugada siguiente, Yeray la tuvo en una segunda jugada.

Ante la imposibilidad de meter gol con el balón jugado, los blancos iban a encontrar su premio en un saque de esquina en el último tramo de la primera mitad. Christián, libre de marca, manda a la cazuela el primero, tras un caramelo puesto por Marc Cucalón. Al fin los madridistas vieron su premio y consiguieron derruir el muro defensivo.

No obstante, este gol no cambió el guión del partido en la segunda mitad que siguió siendo el mismo. Los visitantes sabían que aún estaban en el partido pese a ir perdiendo. Aunque con el paso de los minutos y correr detrás del balón pasa factura.

El disparo de Abraham sin pensárselo fue directamente al guardameta. El encuentro estaba controlado, era un monólogo madridista, no obstante, la posesión estaba siendo estéril y eso no ayudaba a encontrar espacios. Los huecos de la primera mitad, ya no aparecían y el Madrid se enredaba con el mismo hilo una y otra vez.

La primera posesión larga de los Yébenes iba a ser a falta de media hora, aunque sin mucho éxito. Había más espacios y eso el líder lo aprovechó para marcar el segundo. Cucalón termina una jugada combinativa tras un disparo exquisito a la cepa del poste. El tercero, obra de Daniel, vino tras un disparo que salió rebotado de un defensor. La locura no para y el equipo visitante iba a recortar distancias con un golazo de Rubén Alegre desde el medio del campo. El portero pudo hacer más, pero es cierto que el disparo sorprendió a todos.

En el choque hubo dos partidos. El primero con el Madrid volcado en ataque y los visitantes atrás. El segundo con un Yébenes más valiente y dejando más espacios atrás. Finalmente, iba finiquitar Samuel en una contra magistral para poner el broche final a esta tarde de fútbol.