Jª 19. REAL MADRID C.F. 4-1 RAYO CIUDAD ALCOBENDAS C.F.

La efectividad madridista decanta la balanza

Los locales sentenciaron en la primera mitad ante un rival que desperdició un penalti con el 1-0 en contra en el marcador

Cargando...

El equipo madridista golea y pega un golpe de autoridad a la liga contra un adversario valiente. Nadie discute la superioridad del Madrid en cuanto a clase, talento y efectividad demostrada en la campaña doméstica o en este partido, pero también hay que dar mérito al buen rendimiento del Rayo Alcobendas, que se puede ir con la cabeza alta tras dejar una gran imagen sobre el césped de Valdebebas y poner en apuros al líder de la categoría.

xxxxxxxxxx

Se citaban dos equipos potentes de la zona alta de la tabla y que no deja indiferente a nadie. El equipo de Fran Beltrán tenía la oportunidad de sumar un colchón de puntos aún mayor sobre el cuadro de Rubén Bullón, y de descolgarle de la pelea por el título liguero.

El equipo de Alcobendas, lejos de quedarse atrás esperando a una contra, salió a presionar al cuadro blanco en bloque alto. El Madrid iba a tener la primera oportunidad del choque tras un disparo de Meso a las manos del guardameta. El Rayo decidió jugar como ellos saben, con el balón desde atrás, sin embargo, un error en la salida de balón les iba a condenar. Pece coge un balón suelto en la frontal para cruzarla y meter el primero. Buena definición que dejaba clavado al portero.

El líder presionaba bien arriba, obligando al rival a usar el patadón o provocándoles imprecisiones a la hora de sacar el balón jugado. A partir del gol, el cuadro visitante fue yéndose arriba, intentando no arrugarse. Jaime intentó probar suerte, pero su disparo se fue muy desviado.

El partido, poco a poco, estaba siendo más disputado. Apenas había ocasiones, estaba siendo un choque táctico. Reflejaba la importancia de la victoria y la igualdad que había entre los dos combinados. El Rayo estaba demostrando que puede competir junto a los grandes.

El duelo estaba siendo un ida y vuelta, eso favoreció a los visitantes que llegaba con más peligro que los locales. El Madrid perdió, por completo, el dominio del encuentro. El líder la tuvo en otra recuperación cerca del área, pero, esta vez, el portero realizó una buena intervención.

En la jugada siguiente, el colegiado iba a pitar un penalti después de que el portero local atropellase al delantero visitante en un intento de remate. El encargado iba a ser Jareño, que tiene un buen golpeo con el balón, pero el portero leyó bien donde iba a tirar y paró la pena máxima. Los visitantes desperdiciaban una gran ocasión para igualar la contienda.

El castigo iba a ser mucho mayor cuando en cuatro minutos el Madrid sentenciaba el choque con dos goles que tienen los mismos protagonistas: Cesar Palacios y David Pecellín. El primero asiste y el segundo convierte. Excesivo castigo para el Rayo que estaba dejando una buena imagen.

Tras una gran primera parte firmada por los visitantes, intentaron resarcirse, en la segunda mitad, yendo a por el primer gol. La única diferencia es que la efectividad de los locales estaba siendo diferencial en el choque. De todos modos, el equipo de Alcobendas estaba demostrando su nivel y el por qué están arriba en la clasificación.

El líder estaba mejor posicionado que en el primer tiempo. Intentaban temporizar el encuentro. Al Rayo le costaba más elaborar una jugada de ataque. A la contra el Madrid pudo dar la puntilla al choque con un disparo de Adán que se fue a la cepa del poste.

A la salida de un córner, el equipo visitante iba a recortar distancias en el marcador. Manuel conseguía engatillar un disparo en la frontal para batir por bajo al portero. Había aún tiempo para pensar en una épica remontada y los jugadores se animaban. Eran minutos claves.

El líder estaba atrás esperando a un contragolpe. Arañaban tiempo en cada jugada. Estaban intentando dormir el partido para evitar males mayores. A falta de cinco minutos, Carvajal puso el cuarto tras recoger un rechace y enviar el balón a la jaula. El Madrid se llevaba un partido muy importante pero el resultado no reflejaba nada lo visto en el campo.