ENTREVISTA A PABLO PUENTE, ÁRBITRO PROFESIONAL

Pablo Puente, árbitro ovacionado: “En trece años de carrera nunca me había pasado esto”

Cargando...

El colegiado madrileño de 36 años reconoce que todavía sigue emocionado después de salir aplaudido y felicitado el pasado sábado en un partido de liga juvenil. El encuentro, del grupo 12 de Liga Nacional, fue disputado entre la RSD Alcalá y la AD Torrejón, uno de los derbis de la región, y terminó con resultado de 0-0

Comité de Árbitros de Madrid

Actualmente, el colegiado nacido en Alcalá de Henares actúa en categoría preferente y Liga Nacional juvenil, pero tras casi 13 temporadas arbitrando, de las cuales dos han sido en Tercera División y otras tantas como asistente de Segunda B, Pablo Puente siempre recordará el pasado día 15 de febrero como “un día muy gratificante en mi carrera profesional y de los días que te sientes orgulloso de ser árbitro”.

-La primera pregunta es básica. ¿Cómo se consigue poner de acuerdo a dos aficiones rivales en un partido que no deja de ser un derbi, aunque sea de categoría juvenil?

A mis asistentes como a mí nos sorprendió mucho. Durante el partido hubo varias jugadas significativas que con dos frases y dos gestos hacia los jugadores se solucionaron. Resultó que había aficionados cerca de la jugada y su respuesta o feedback hacia nosotros fue muy positivo. La grada entendió las decisiones y estuvo muy empática con nuestra labor.

-De hecho durante el partido llegaste a anular dos goles y enseñaste varias tarjetas amarillas, por lo que no fue un partido fácil de arbitrar.

Ni mucho menos, ya desde el proceso de preparación del encuentro sabíamos que iba a ser un partido intenso. En estadísticas eran equipos muy similares, lo cual se unía a que Alcalá y Torrejón siempre han mantenido una rivalidad. Creo que las tarjetas fueron justas, pero tuvimos que dialogar más con los jugadores. Además, hay que tener en cuenta que en categoría juvenil nacional nuestros compañeros asistentes no tienen mucha experiencia, por lo que están en proceso de aprendizaje y este partido fue una experiencia muy gratificante para ellos.

-¿Habías arbitrado alguna vez a estos equipos? ¿Te imaginabas un partido así?

Sí claro, desde alevines hasta sus equipos senior ha habido muchas ocasiones a lo largo de mis casi 13 años de carrera arbitral. Por ejemplo, del Torrejón cuando estaba en Tercera División y del Alcalá con varios Trofeos Cervantes disputados frente a equipos como Rayo Vallecano y Getafe, que fueron experiencias inolvidables. Por tanto, sí que conocía el pique sano entre ambos equipos y fue un incentivo más para hacerlo bien.

-¿Dónde te gusta más arbitrar: Preferente o categoría juvenil?

Son dos escenarios completamente diferentes. Desde juveniles hacia categorías inferiores el árbitro tiene un papel importante e incluso formativo hacia los jóvenes. Según mi experiencia personal el fútbol base es muy gratificante por el trato con los jugadores y el rol educativo que podemos aportar. Sin embargo, la Preferente gana más en cuanto a intensidad y competitividad.

-¿Te había pasado antes salieras ovacionado, ya sea en categorías de fútbol base o superiores?

Hasta el punto de lo que pasó el sábado no. Sí que he vivido iniciativas por parte de varios equipos madrileños, tales como La Poveda, que promueven una política de ayuda al árbitro. Esto consiste en hacer un pasillo al equipo arbitral antes del partido para que el público respete nuestra labor. Es verdad que en ocasiones algún espectador, entrenador o jugador me ha felicitado personalmente, pero no al nivel de una ovación por parte de un grupo muy numeroso e indistinto de aficionados.

-Es un hecho insólito, ya que el árbitro lamentablemente siempre está en el ojo del huracán para ser criticado.

Es cierto y es una pena porque el fútbol bien focalizado tiene un poder increíble. Sin embargo, las personas siempre tendemos a lo peor y no sabemos normalizar el error. Los futbolistas durante el juego también cometen errores, pero el error del árbitro parece que pesa mucho más. Al final, nosotros también somos deportistas, nos jugamos ascensos de categorías y solo queremos que se normalice el error.

-Todos los partidos son diferentes, ¿pero con qué te quedas de este Alcalá - Torrejón para usar de cara a tus futuros arbitrajes?

Al final creo que dos palabras o dos gestos que aclaren cualquier situación vienen bien y aportan valor al arbitraje que se ha llevado a cabo durante todo el partido. Es decir, lo que saqué en claro el sábado fue que muchas veces un breve diálogo con el jugador es más efectivo que sacar dos tarjetas.

-Al final, ¿qué valores crees que son los que prevalecen o son más aplicables dentro del arbitraje?

Bueno, creo que cada persona es diferente, pero debe prevalecer una confianza en ti mismo, estar preparado técnicamente, físicamente, psicológicamente. Son cuatro pilares básicos. Además, conocer el reglamento porque es nuestro trabajo, obviamente.

-¿Hay algún tipo de formación especial hoy en día de cara a los futuros árbitros?

Bueno, sobre todo en los dos últimos años el Comité Técnico de Árbitros de Madrid ha promovido una iniciativa donde árbitros experimentados en 3ª y 2ªB, entre otros, estamos haciendo un seguimiento de nuevos árbitros que debutan en campos de fútbol 7 o fútbol 11 para que su adaptación sea más rápida y evitar episodios desagradables con los aficionados. Por tanto, sobre todo para que por parte de la preparación del árbitro que no se diga. Al final se trata de ayudarles, de tener cercanía con ellos y acompañarles en sus inicios.