Reparto de puntos en Veredillas

Cargando...

Tras una primera parte en la que los visitantes ganaron y dominaron, Milara acabaría colocando el empate final para dar un punto a los locales

xxxxxxxxxx

 

El Torrejón se mediría al Atlético Madrileño en una séptima jornada que estuvo marcada por la presión de ambos equipos a la salida del balón.

Durante los primeros compases de juego, se pudo ver un encuentro igualado, tanto en dominio de posesión, como en creación de ataques.

El Atlético Madrileño comenzó en el minuto 10 a crear peligro ante la meta torrejonera en forma de disparos a puerta y ocasiones de gol.

Cuatro minutos tardarían los visitantes en abrir el marcador. Jorge, en el minuto 14, recibió un pase en la frontal del área torrejonera, recortó y le colocó un disparo raso al guardameta local, Jorge a la izquierda de su portería.

Tras el gol, el conjunto visitante comenzó a ser superior en cuanto a dominio de juego. Pese a que el Torrejón era superior en posesión del esférico, el Atlético Madrileño se encargaba de que su rival tuviera grandes problemas a la hora de construir en ataque, debido a la férrea defensa individual impuesta sobre el rival.

Tras el descanso, los locales salieron con una marcha más que el equipo rival. Ya liberados de la presión del primer tiempo, los de Jaime Juanas pudieron crear mucho más juego que durante los primeros 45 minutos de una forma mucho más cómoda.

Las ocasiones se sucedían por parte de ambos equipos, hasta que en el 68, Iker disparó fuertemente desde fuera del área. No obstante se encontró con un paradón antológico de Jorge, el cual evitó un 0-2 que hubiera sido definitivo.

El partido comenzaba a romperse y ambos equipos se servían de contraataques para atacar a su respectivo rival. La intensidad comenzaba a hacerse notar a tan sólo 10 minutos para el final. Los locales no dejaban de atacar y en el minuto 86, Milara volvería a ser fiel a su cita con el gol y, tras un rechace, colocaría el empate en el luminoso.

Los últimos minutos serían para los locales quienes no dejaron de atacar hasta el pitido final que supondría un reparto de puntos.