Amemos al Lega cuando menos lo merezca

Cargando...

Dentro de cuatro días será el llamado día de la marmota en EEUU, que dio pie a una de las mejores películas de Bill Murray.  Y anoche en Butarque se vivió algo similar porque fue un partido muy parecido al de la pasada visita de la Real Sociedad. Similar por los motivos que, a continuación, les voy a desarrollar.

xxxxxxxxxx

Un partido que se vendió la piel del oso antes de cazarlo

El pasado partido ante los donostiarras algunos lo veían "asequible" tras recibir al Atlético, FC Barcelona, Valencia, y Sevilla. Y entonces el error fue subestimarlos porque ganaron 0-2 con un partido muy serio que borró del mapa a los locales, siendo hasta la fecha el mejor equipo que ha pisado el césped de Butarque. Con los vigueses algo similar ocurrió por el hecho de pensar en su resaca copera tras eliminar al Real Madrid, y por su inminente semifinal frente al Alavés que podría llevarles hasta su tercera final. Y resulta que precisamente, a diferencia del pasado partido ante el Athletic que venían heridos de su eliminación, el equipo de Berizzo llegó en un momento de dulce y con la moral por las nubes tras dejar fuera a los de Zidane. Porque con un equipo plagado de suplentes con Wass (lesionado), Aspas y Roncaglia en tierras gallegas, se llevaron la victoria ante el Lega con un enorme Pione Sisto que, poco a poco, empieza a llamar a las puertas de hacer cosas importantes en Vigo.

Un CD Leganés inoperante

Hasta anoche el peor partido que había jugado el Lega fue el de aquella noche de viernes con la Real Sociedad. Por verse anulados ante la gran superioridad de los txuri-urdines, la falta de pegada que en primera se paga, y no dar síntoma de reacción. Anoche casi que diría que lo vivido frente al Celta fue mucho peor que contra el conjunto vasco. Porque esta vez jugaban con la ventaja de saber que 4 de sus rivales directos habían pinchado, y que el Sporting hoy tenía una salida muy complicada en Bilbao. Pero en vez de salir con el machete entre los dientes, el equipo se dedicó a verlas venir regalando el primer tiempo. Así pasó que en cuanto tuvo un acercamiento serio el Celta pondría el 0-1. Provocando nuevamente que subir al área contraria para los pepineros fuera, como si de una casa magnética de la época se tratara, una empinada cuesta arriba; siendo más complicado lograr la remontada. Bajando definitivamente los brazos con el 0-2 tras un penalty tan claro como absurdo que se podía haber evitado. Porque cuando ya Sisto se zafó de Víctor Díaz, el sevillano le entra tarde y consigue derribar al jugador danés. Cómo fue el partido que hasta Asier Garitano no supo gestionar el partido no sacando de inicio a Machís en vez de a Unai López, como el segundo cambio no debió retirar a Szymanowski. Así pasó que el Lega obtuvo frente al Celta su peor encuentro como local de primera.

No Goal, No Party

Durante la pasada pretemporada muchos se preocupaban al ver que a los pepineros le costaba horrores marcar goles por parte de sus delanteros, y posiblemente la planificación del verano no fuera la más idonea porque, a día de hoy, el Leganés es el equipo que menos goles lleva de toda la categoría (15). Y lo peor de todo es la ansiedad que ya se empieza a respirar en los partidos en Butarque cuando el balón se topa con una especie de muro invisible tanto en la afición como en los jugadores. Porque no es normal esa falta de puntería que tienen los blanquiazules, especialmente en lo que llevamos de 2017 donde aún el speaker no ha podido cantar un gol del Lega a ritmo de 7 Nation Army.

Ambiente frío en la grada

Nuevamente el público pepinero respondió al lograr un nuevo "no hay billetes" volviendo a ocupar todo el aforo, y más con una temperatura de 5 grados que hasta la afición gallega pasó bastante frío, lo que es muy meritorio. Pero según fue avanzando el partido el público se iba enfriando a cada ocasión fallada por los suyos, y más al ver que el Celta sin inquietar mucho el área de Herrerín se ponía 0-2. Pero hubo un momento clave, cuando tras un gran pase de Luciano por la izquierda Guerrero la mandó por encima del travesaño. Fue un error tan claro que colmó la gota del vaso pepinero a los aficionados, y de manera sincronizada empezaron a desfilar por la grada hasta dejar Butarque a la mitad de su aforo. Una reacción que ya es la segunda vez que pasa (Sí, también ocurrió con la Real Sociedad), más en copa contra Valencia. Provocando el enésimo pique en redes sociales de aficionados de los que no hay que irse nunca antes contra los de paso de coger tráfico, o hace frío y no hay quien vea esto. En mi opinión cada cual que haga lo que quiera pero, personalmente,  si no me fui nunca de un cine tras ver un tostón de película (llevo unos cuantos), o no me fui del último concierto de mi banda favorita por no gustarme su nuevo disco, menos me voy a ir de un evento deportivo por lo que, como ya imaginan, me quedé hasta el final.

¿Y ahora qué?

Si hay algo claro es que entramos en febrero y, como hace un año, vuelve a ser un mes clave en las aspiraciones pepineras. Los partidos frente a Sporting, Deportivo y Granada se antojan como partidos de 3+1. Si el CD Leganés quiere aspirar a salvarse pasa por derrotar a estos tres equipos, y no volver a repetir actuaciones como la del partido con el Celta. Para ello ha de eliminarse esa ansiedad anteriormente citada, volver a hacer piña entre equipo y afición como en Segunda División, que en estos tres días que restan para el cierre de mercado llegue algún delantero que haga competencia a Luciano y Guerrero como sea. Porque pese a la llegada de jugadores como Siovas, Champagne o Samu García; se necesita savia nueva arriba para poder hacer frente estos tres partidos y el resto de la segunda vuelta. Y muy importante es que, ahora mismo, el Lega transmite esta frase que tanto los que decidieron irse antes como los que decidimos quedarnos hasta el final debemos aplicarnos. "Ámame cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite".