Así estoy yo, así estoy yo sin Gil

Cargando...

El vallecano pone fin a un ciclo de 3 años en el CF Fuenlabrada tras no ser renovado, y desde PoblaFM le brindo mi pequeño homenaje.

xxxxxxxxxx

EL FIGARO 1200 200

En 1987 Joaquín Sabina publicaba una de las mejores canciones de su historia, dentro de su gran álbum "hotel dulce hotel". En ella hacía ciertas comparaciones sobre cómo alguien se sentía cuando le faltaba alguien o algo importante. 

Así más o menos puede sentirse alguien que tenga en su corazoncito azul al CF Fuenlabrada cuando supo que Isma Gil no continuaría en el club madrileño. Una decisión que ha demostrado, una vez más, que el fútbol es como el Oceano Pacífico al no tener memoria que dirían en Cadena Perpetua. Atrás quedan tres temporadas donde el vallecano hizo grandes actuaciones, contribuyendo a que el equipo fuera ganando partidos, o salvando puntos cuando peor lo estuvieron pasando. Y a base de entrega y veteranía lograba en su última temporada hacerse con la capitanía, junto a otros veteranos azulones como Anuarbe y San José.

Un jugador que se acabó institucionalizando en la zona sur, tras primero tener dudas de si aceptar la oferta azulona cuando abandonó su querida franja. Y empujado por muy buenos amigos decidió emprender la aventura en el Fernando Torres, tal como nos contaba en la pasada entrevista que concedió para Pobla FM. Y hoy pone punto final, entre lágrimas, con un comunicado que ha roto el alma de aquellos que le admiraban. Porque sin él el vestuario carecerá de un gran carácter, de alguien que fue portero, capitán, compañero, y amigo al mismo tiempo; y un gran apoyo para los más jóvenes, y para todo jugador recién llegado al que le explicó qué es el Fuenlabrada. Y es que con esta salida se va una parte de la historia del CF Fuenlabrada. Y además, una parte de ese pergamino que contiene el escudo azulón también se pierde sin Isma Gil.

Para el recuerdo quedará todo lo que dio sobre el césped, sus lágrimas tras perder su segunda Copa RFEF, o tras caer eliminado del play-off contra el Villanovense que barruntaban una posible salida. Como también me quedo con sus risas cuando Cervero placaba a este redactor en el césped de Las Llanas según lo estaba entrevistando. Y por supuesto por cómo fue fuera del terreno de juego. Por tener siempre una sonrisa con sus aficionados aún habiendo salido derrotado. Por cada foto que se hizo tras cada encuentro, y por la pasión que despertaba entre muchos aficionados; especialmente en un pequeño seguidor que lo tenía como ídolo, y que al enterarse de que no sería titular en Sagunto se llevó un serio disgusto por no poder ver jugar a su querido Isma Gil. Hoy más que nunca, tras esta salida, me acuerdo de este pequeño y su familia.

Isma Gil se va de "su" Fuenla tras 98 partidos de liga en el zurrón, y con los corazones de una afición que hoy se quedó huérfana de uno de sus símbolos. Será difícil acudir cada domingo al Fernando Torres y no ver su carismático tupé, ni esos vuelos sin motor al detener un balón, o aquellas paradas de grandes reflejos que, a muchos, nos recordaba más que un gato por su altura a una pantera; la pantera de Vallecas.

Porque vaya donde vaya, estoy seguro que los azulones sentiremos como nuestro el equipo que defienda Isma Gil, como ya ocurriera con otros jugadores emblemáticos. Y de verlo en el Torres con otra camiseta, se hará un tanto raro alegrarse cuando encajase un gol como ya sucede cada vez que visita el estadio fuenlabreño otro ilustre como Basilio.

Por tanto, si hoy Joaquín Sabina tuviera que recomponer aquella canción 30 años después, estoy seguro que en una de las estrofas añadiría: 

Vacío como un frasco de gomina.

Tocados tras un penalty en el 93.  

Roto como el corazón de la afición.

Sedientos como la 12 sin su nevera.

Callados como un estadio sin afición.

Hundidos como en Sanse

Vencidos como contra el Saguntino

Así estoy yo, así estoy yo, así estoy yo sin (Isma) Gil

Extraños como el Rayo sin su franja

Tan mustio como un niño pelirrojo

Perdido como el Lute sin su megáfono

Violento como un domingo sin fútbol

Amargo como marcarle a Basilio

Así estoy yo, así estoy yo, así estoy yo sin (Isma) Gil