Desde el Lateral de Butarque

Completo incompleto

Cargando...

El CD Leganés logra un meritorio 1-1 contra el Real Madrid que les sirve para dejar la permanencia a tiro de victoria pero que, de primeras, sabe bastante a poco para el conjunto pepinero. Así vivimos este empate completo pero incompleto desde el Lateral de Butarque de Pobla FM.

¡Qué rabia! ¡Lo tuvimos! ¡Se nos fueron vivos! ¡Era nuestra oportunidad! ¡Qué mala suerte! ¡Esto sabe a poco!

Este era el sentir de los aficionados pepineros cuando abandonaban el estadio de Butarque tras haber visto como el Leganés había empatado 1-1 contra el Real Madrid. Unas reacciones que para cualquiera que no haya visto el partido, y lea estas impresiones desde el Lateral de Butarque, creerá que los blanquiazules cayeron derrotados contra los de Concha Espina.

Dichas reacciones de decepción vienen generadas por la dinámica positiva de resultados del conjunto pepinero, unido al mal momento deportivo que atraviesa un Real Madrid que ya solamente piensa en el mercado estival que en lo que resta de campeonato, avivadas por el órdago que el CD Leganés lanzó al comprometerse a reembolsar el importe de las camisetas compradas durante la última semana si derrotaban a los blancos. Alicientes suficientes que hicieron que muchos creyéramos (yo incluido) que era la gran oportunidad poder derrotar al actual campeón de Europa, y completar un doblete histórico si se le sumaba el triunfo frente al Barça el pasado septiembre.

Todo empezaría ya a torcerse en el sorteo de campo cuando vimos que habría que marcar en la llamada “portería de los goles” en los primeros 45 minutos; la misma portería donde Carrillo, por ejemplo, daba la victoria en el minuto 96 frente al Valladolid.

En líneas generales el Lega hizo un partido completo, donde quiero destacar la faceta de extremo de Nyom generando bastante peligro por la derecha, unido a la entrega de Bustinza que, en ciertas fases, se le veía hasta ansiado por darlo todo. Sin olvidarme de un superlativo Siovas que defendió y participó en jugadas de ataque, y el buen olfato goleador de Silva que, tras su reciente gol en Vitoria, logró volver a ver puerta en el día de ayer.

Sin embargo, en ataque parecía estar algo menos acertado, sirva como ejemplo la ocasión que tuvo Braithwaite de cabeza que, en condiciones normales, se hubiera cantado gol pero que en partidos contra equipos de gran entidad como el de ayer era algo que no se podía consentir. Eso era algo que los aficionados blanquiazules tenían como preocupación en la grada, sobre todo porque el Real Madrid, con poquito que hiciera, generaba el suficiente peligro como para hacer temblar los cimientos pepineros. Afortunadamente para los locales Cuéllar se mostró muy seguro bajo los palos desbaratando las ocasiones que generaban los de Zidane.

Por suerte los blanquiazules conseguirían aprovechar justo antes del descanso una de las pocas ocasiones del primer tiempo cuando, tras un toque de calidad de Braithwaite, iba a cogerlo Silva desde la frontal para ponerla lejos del alcance de Navas.

Un gol que hacía que quienes se la jugaron comprando la camiseta se frotasen las manos pensando que estaba más cerca, pero también hubo quienes consideraban que ese tanto llegaba tan pronto como un ataque a un puerto de montaña en las primeras rampas de ascensión, cuando todavía restaba lo más duro por ascender.

Eso hizo que algunos afrontaran el segundo tiempo como quien no tiene datos en su móvil, pero cuando sólo llevábamos 6 minutos consumidos Benzemá dejaría caer un gran jarro de agua fría en Butarque alojando en la red un balón que previamente había repelido Cuéllar.

La reaparición de En Nesyri tras su lesión fue una de las grandes noticias que tuvo ayer el CD Leganés (Foto: CD Leganés)

Uno de los primeros pensamientos tras el tanto del francés fue que, en el mítico pepinazo, el “9” madridista también anotó muy pronto pero, lamentablemente, dicho pensamiento se dejó a un lado viendo que ese gol hizo bastante mella en lo psicológico al conjunto blanquiazul. Afortunadamente para los pepineros un rayo de luz iba a iluminarles sus esperanzas con los cambios realizados por Pellegrino cuando En Nesyri reaparecía tras reponerse del virus FIFA y, minutos más tarde, su compatriota El Zhar sustituiría a un Eraso cumplidor que cubrió el hueco dejado por Óscar debido a la cláusula del miedo.

El tiempo transcurría y, poco a poco, las ilusiones por ganar el partido y por tener una camiseta gratis se iban evaporando. Más cuando incluso el empate peligraba viendo que Zidane daba entrada a Lucas Vázquez y Bale en plan revulsivo en busca del gol que les diera los tres puntos.

Finalmente, el marcador reflejaría definitivamente el resultado de 1-1, y el Leganés cosecharía un empate que, conforme pasen las horas, se empezará a ver como algo positivo por el hecho de ser el primer punto obtenido contra los de Chamartín, y porque supone que ninguno de los equipos grandes logró asaltar el fortín de Butarque esta temporada. Pero sobre todo porque gracias a ese empate, el Lega acumula 41 puntos y deja prácticamente a tiro de tres el objetivo inicial de la permanencia, que podría lograrse de forma matemática la próxima semana en la doble cita en casa frente al Athletic y el Celta.

Pero hasta que eso suceda la sensación de muchos será que el triunfo se escapó, y cuál canción de Jarabe de Palo, este empate es un auténtico completo incompleto.

Foto portada: CD Leganés