Opinión del Lega

Empanada gallega

Cargando...

Si hace un año el fútbol sonreía al Leganés en tierras gallegas, esta temporada ha sido todo lo contrario. De Riazor, la plantilla, o la afición son algunos de los temas que toco en esta nueva opinión pepinera.

xxxxxxxxxx
 

Después de un noviembre agridulce , el mes de diciembre empezaba con muy buen pie para un CD Leganés que igualaba su tope histórico en la Copa certificando el pase a los octavos de final con un gol de Tito al Valladolid. Y en liga lograba derrotar a otro equipo europeo como es el Villarreal, gracias a un revulsivo Amrabat que fue partícipe de los 3 goles de su equipo, logrando remontar un partido que se puso cuesta arriba con el gol de Raba tras la salida errónea del Pichu Cuéllar. Un encuentro donde vimos a un gran Leganés, sobre todo en la última media hora.

Sin embargo, el siguiente partido de los de Asier Garitano tocaba rendir visita a un rival directo como es el Deportivo de La Coruña. Y tras el partido del sábado, ha quedado demostrado que las visitas a Galicia para el CD Leganés son como si degustasen algo tan típico de allí como son los pimientos del padrón, por eso de que unos pican y otros no. El año anterior les supo completamente a gloria a los de Asier Garitano al ganar en sus dos desplazamientos; pero este año el picor fue exagerado por no conseguir un solo punto en Galicia. Pero lo que más le picó al entorno pepinero no fue el perder en sí, que también, sino la manera de hacerlo. La falta de intensidad y la pólvora mojada del equipo, y que ambos partidos se decantasen por errores absurdos como pasó en Balaidos, con el penalty innecesario de Erik Moran; y en Riazor por el mal despeje del Pichu primero y de Raúl García después que lo aprovechó Adrian para ajusticiar al Leganés. 

Otra cosa que también picó en La Coruña fue ver que piezas claves del equipo como Gabriel, El Zhar o Eraso, estuviesen un tanto espesos sobre el césped coruñés. Pero quien más me preocupa, sobre todo, es alguien muy querido en Butarque como Alexander Szymanowski. No sabemos si el estar pensando más en el futuro que en el presente - recordemos que esta temporada acaba contrato y aún no ha renovado - le pudiera estar pasando factura sobre el campo. Pero sus números y el rendimiento que lleva esta temporada están lejos de lo que nos tiene acostumbrados hasta hace no mucho por el ex del Brondby. Un jugador al que, muy cerca de la capital danesa, le siguen siempre que es televisado un partido del Leganés tal como me dijeron cuando estuve recientemente por Dinamarca. Espero que, tanto si renueva como si no, veamos de nuevo a ese Szymanowski crucial para ascender a primera, o al que contribuyó a lograr la permanencia.

Szymanowski no pasa por uno de sus buenos momentos en el Lega.

Y otra de las cosas, quizá la que más ardor de estómago dejó, fue que Cuéllar, Mauro, Beauvue, Rico, Raúl García, Bustinza y Naranjo, fueran los únicos miembros de la plantilla que tuvieron el detalle de saludar al final del encuentro, como agradecimiento a esos aficionados pepineros que se desplazaron hasta La Coruña. Unos aficionados que optaron por centrar su puente en torno al Lega, desplazándose a cientos de km lejos de su casa, que vieron impotentes la derrota de su equipo; y que a la conclusión del partido no se les valore el haber llegado hasta allí resulta un tanto frustrante y, posiblemente, alguno hasta se pueda replantear si viajar a un futuro partido lejos de Butarque. Porque si el Leganés es un equipo muy querido por todos es, entre otras cosas, por su cercanía con la afición, y eso es algo que nunca se ha de perder ni cuando estabas en el fango del bronce, ni ahora cuando estás en la élite del fútbol.

Si hubo algún pimiento del padrón en Riazor que apenas picase, fue que esta derrota sirva para aquellos que aún siguen agarrados al clavo europeo bajen a la realidad; o para verlo más de una vez durante el parón obligatorio por el mundial de clubes del Real Madrid, e incidir en qué no hay que volver a hacer cuando en diez días toque visitar al Levante.Y ya que este finde al Lega le toca cumplir un turno sin jugar, espero que sirva para recuperar jugadores para la causa, como es el caso de Siovas o Ezequiel Muñoz. 

Por último, comentar que reciéntemente tuvimos un sorteo de copa muy caprichoso que ha vuelto a cruzar al Leganés contra el Villarreal. Es decir, va a haber que jugar en Butarque dos partidos consecutivos contra los amarillos cuál si fuese un play-off de baloncesto. Ni que decir tiene que el haberles derrotado en liga no significa que se vuelva a repetir el mismo guión. Los de Calleja habrán aprendido la lección y eso hará que esta eliminatoria sea un tanto más complicada. Desde ya confío que los aires de Levante, acompañados con un toque de azahar, sean el remedio natural para que el CD Leganés pueda batir su récord en la copa alcanzando los cuartos, y que pueda digerir lo mejor posible la gran, e indigesta, empanada gallega.