Desde el Lateral de Butarque

Entre fantasmas

Cargando...

Como si fuera un ectoplasma, el CD Leganés tiene sus asuntos pendientes y el pasado domingo, gracias a su victoria contra el Sevilla, consiguió quitarse dos de ellos derrotando a un equipo Champions, y tomándose la revancha de la Copa del Rey. De ello y otras cosas más comento desde el lateral de Butarque.

xxxxxxxxxx

Allá por 1995 se estrenaba Casper, una película infantil que recordaremos siempre los que nacimos, sobre todo, en los 80. En ella comentaban que los fantasmas sólo eran espíritus que en vida dejaron asuntos pendientes y, por ello, vagaban entre nosotros hasta que, una vez conseguidos, pasaban definitivamente al otro mundo. Y con la victoria el pasado domingo ante el Sevilla, el CD Leganés tachó dos asuntos pendientes que llevaba arrastrando como era derrotar por primera vez a un equipo Champions, (venció al Real Madrid, pero no en Liga) y tomarse la revancha por la eliminación en las semifinales de la Copa del Rey el mes pasado.

Aunque en muchos lugares puedan leer que este 2-1 fue por demérito hispalense, también habría que destacar como el Leganés supo sacar rédito del esfuerzo sevillista en Old Trafford gracias a un partido bien trabajado desde todas las posiciones del terreno de juego. Desde un Pichu Cuéllar que detuvo todo lo que estaba en su mano (menudo golazo marcó el amigo Layún), pasando por un Amrabat que lo dio todo hasta quedar exhausto cuando fue sustituido por Beauvue, la salida de balón de Siovas cortando ataques y subiéndolo hasta el centro del campo; o la visión de juego de Omar y la conexión Rico-Eraso que volvió a dar resultado como ante el Málaga.

[anuncio id="8"]

Pero, de nuevo, tengo que resaltar la figura del incombustible Unai Bustinza. Un jugador que, poco a poco, se está poniendo a la altura de Rubén Pérez (otra vez muy seguro en el mediocentro) como el jugador más destacado de la presente temporada. El “Bustisaurio”, como le conocen por un sector de la afición y hasta por el vestuario, cada partido que juega no para de crecer. Ha pasado de ser el quinto jugador en la rotación de centrales, y descartado el pasado verano para continuar en el Lega por muchos aficionados, a ser titular indiscutible en el once de Asier Garitano por haber sabido aprovechar todas las oportunidades con las que pudo contar desde la lesión de Siovas contra el Celta. Es tal el estado de forma del “3” blanquiazul que ha logrado, incluso, estrenar su cuenta goleadora después de tres temporadas en el conjunto pepinero; lo hizo contra el Real Madrid y recientemente contra los de Montella, y pudo hacer doblete si no es porque Sergio Rico detuvo su cabezazo al saque de un córner.

Con esta victoria nos vamos al último parón de la temporada con la tranquilidad y el buen sabor de boca que deja poder decir que, a día 20 de marzo, el CD Leganés está tocando con los dedos la tan ansiada permanencia, gracias a los 36 puntos de la tabla clasificatoria que mejoran ya los 35 con los que se finalizó la pasada campaña (otro asunto pendiente menos); y al colchón más amplio de la temporada que los de Garitano tienen con el descenso, ni más ni menos que 15 puntos (5 jornadas) más el average con la UD Las Palmas.

Pero no nos confiemos, porque hasta que llegue el día de poder retratar a todos esos que daban por descendido al Leganés, sería importante ganar dos partidos más de los 9 que todavía restan para finalizar la temporada. Pero hasta que aparezca por Butarque el Valencia, os invito a que repongáis fuerzas durante este parón porque, posiblemente, nos esperen muchas emociones de aquí hasta el 20 de mayo y, quien sabe si entre ellas, la de volver a ver bajo los palos a nuestro particular Casper, Jon Ander Serantes.

Foto portada: CD Leganés