Final Four 2019

Cargando...

Factor sorpresa. ¿Quién demonios se atreve a dar un favorito para esta Final Four? ¿Existe alguien tan inexplicablemente temerario sobre la faz de la tierra? Es cierto que en los últimos tiempos esta cita concede pocos bombazos, pero la realidad es que en Vitoria cualquier equipo puede campeonar. El Factor sorpresa queda enterrado en el fondo del río Zadorra.

xxxxxxxxxx

Cinco Sentidos Baloncesto

Ilusión. La del que la ha ganado y anhela abrazarse otra vez a la gloria. La del que disputa una Final Four por primera vez. La de los miles de aficionados que ya están preparando su desembarco en Vitoria tras dejar los bártulos en el hotel de Bilbao, Logroño o Burgos. La de los periodistas que sentimos la adrenalina de vivir y contar este evento in situ. La de una ciudad de basket que este fin de semana latirá muy fuerte. Ilusión nunca falta en la Final Four. 

Novato. Temporadón del Efes del viejo zorro Ataman. A triples morirán... o a triples matarán. Cuentan con el posiblemente mejor actor de esta Euroliga, ese Micic que anota, asiste, dirige... y todo lo hace bien. Moerman está en versión demoledora y la muñeca de Larkin quema. Novato con asterisco porque no sienten el miedo. Van a por el Fenerbahce. Ojo con ellos.

Álava. El Buesa es una pasada de pabellón y Vitoria es una ciudad maravillosa. Para los que tengan tiempo, una excursión a la Rioja Alavesa nunca sobra. Y si no es obligado degustar el pintxo-pote de los jueves, asaltar la barra del Saburdi o diseccionar la ternera del Sagartoki. Hay vida más allá de la Final Four. ¡Cuidadito con la noche!

Líderes. Venga, vamos con unos nombres, a ver qué os parece esta elección. Nando de Colo, Vasilije Micic y Sergio Llull (alerta que no la líe este tipo en Vitoria). Me falta uno, lo sé. Don Zeljko Obradovic. Palabras mayores. El emperador de la Copa de Europa.

Celebración del título de Liga Endesa, en el vestuario de Vitoria, el año pasado (Foto: ACB Photo/A. Arrizabalaga)

Facundo. "Compite con cualquier base de Europa, para mí es un jugador NBA", aseguraba Nocioni esta semana en Onda Madrid. Campazzo aterriza en el País Vasco en el mejor momento de su vida deportiva. No le asusta que le alumbren los focos, no se arruga ante la grandeza del desafío. ¿MVP?

¡Oh! Onomatopeya que resonará cada poco desde las gradas del Buesa Arena. Con los mates de Tavares, con los triples lejanos de Beaubois, con los pases sin mirar del Chacho, con el liderazo de Sloukas. ¡Ohhhhhhhhh! Qué pasada de Final Four.

Undécima. La quiere el Madrid, que en caso de conquistar el trofeo engordaría uno de los proyectos más laureados de su vasta historia. Siete de nueve Final Four, cinco finales, tres entorchados y dos seguidos. Casi nada. No olviden que la octava de la sección blanca llegó en 1995.

Reyes. El debutante. El becario. El chaval. Ahí lo tenéis, rozando las cuarenta castañas y sin ninguna intención de retirarse. Su rol en el equipo va cambiando, una transición silenciosa que está resultando completamente natural. Pero hay cosas que no cambian: si el Madrid se hace con la Euroliga, el Monarca será el encargado de alzar la copa al cielo.

 

2. La media de tapones que acaricia Edy Tavares. ¿Es el caboverdiano el actor más diferencial de esta Final Four?

0. No vemos el momento en el que lleguemos a este número. Será el final de la cuenta atrás. El 0 es el viernes a las 18 horas. Ahí comenzará la gran batalla.

1. El campeón. Solo puede quedar uno... y los cuatro son muy buenos. El número 1 sonreirá el domingo a las 22.30 horas. Solo uno de los cuatro participantes celebrará el éxito durante toda la madrugada.

9. Este fue el número que hizo a Pablo Laso Biurrún entrar en la leyenda del Real Madrid. Hace cuatro años ganó la novena Copa de Europa para su sección. Lo hizo tras sufrir un horroroso verano un año antes. Ahora son 10 y va a por la 11. Junto a Pedro Ferrándiz y Lolo Sainz, el podio de los dioses con pizarra del equipo más laureado del basket continental. 

 

Posdata. He intentado hacer un acróstico con las primeras letras o números de cada frase. Lo digo porque yo soy un tarugo de marca mayor y seguramente no me habría dado cuenta. 

 

Foto de portada: ACB Photo/V. Carretero

Restaurante Cinco Sentidos