Desde el Lateral de Butarque

La leyenda del Bustisaurio

Cargando...

A veces el fútbol nos deja historias curiosas, y el CD Leganés no iba a ser menos. En esta ocasión dejo aparcada la habitual opinión desde el lateral de Butarque para contaros una historia muy especial que nos deja a Unai Bustinza, y a un gran aficionado pepinero llamado Guillermo (Willy para los amigos) como los protagonistas del fenómeno del Bustisaurio.

Si el fútbol es un deporte tan bello es gracias a las historias continuas que siempre nos va dejando. Y hoy dejo de lado mi habitual columna de opinión desde el lateral de Butarque (la próxima espero que sea ya salvados matemáticamente) para acercaros una historia que, personalmente, me siento partícipe porque en más de una ocasión he utilizado el término “Bustisaurio” para referirme al jugador del Leganés, Unai Bustinza.

Este mote, a diferencia del Duo Cuscus para referirme a El Zhar y Amrabat, no es de mi cosecha, sino que es de un seguidor pepinero, muy fan del maestro Francisco Ibáñez, y lector asiduo de Pobla FM llamado Guillermo (@willymp se hace llamar por Twitter).

Guillermo es seguidor del Leganés desde los tiempos de Chindasvinto, estudiante de psicología, amante de los gatos y del heavy metal; y que en vez de trabajar se dedica a levantar Alemania en un supermercado de dicha nacionalidad como él deja siempre patente en su Twitter.

[anuncio id="8"]

Al preguntarle por el origen del Bustisaurio, Guillermo nos comentó: “El Bustisaurio se remonta a tiempos de segunda en un partido contra el Mallorca. En un lance del juego Bustinza se hizo una brecha y lució un aparatoso vendaje y, claro, si tras ese encontronazo siguió jugando es porque tenía una cabeza tan dura como la de un jabalí o un dinosaurio” Nos terminaba de comentar entre risas caracterizado por su humor un tanto peculiar.

"Tras ese partido el mote quedó aparcado exceptuando dos ocasiones que se mencionó la temporada pasada. Pero el fenómeno del Bustisaurio reaparecería con gran fuerza a partir de diciembre, cuando Bustinza suplió la baja por lesión de Siovas y empezó a cuajar grandes actuaciones a base de garra y mucha entrega sobre el césped". Estos hechos que nos contó Guillermo son los que le valieron ser titular indiscutible a día de hoy, siendo además uno de los jugadores más destacados de la presente temporada.

Este sobrenombre se fue expandiendo por todos los pepineros a través de las Redes Sociales, hasta que llegó a oídos de Serantes, el cual, se lo hizo llegar en el vestuario a Bustinza, haciéndolo viral en una story de Instagram tras vencer al Espanyol 3-2 con un gran partido del central bilbaíno.

Dedicatoria especial que le dedicó Bustinza a Willy

La Bustimanía era una realidad, poco a poco se reconocía su nivel con premios a jugador del mes, y el cariño que fue recibiendo el "3" blanquiazul en estas últimas semanas es directamente proporcional a su nivel de juego, llegando a su cénit cuando logró lo poco que le quedaba por conseguir en el Leganés: estrenarse como goleador. Fue en el partido de liga contra el Real Madrid que supuso el momentáneo 1-0. Un gol muy celebrado por la afición blanquiazul pero, a su vez, uno de los peores recuerdos de Guillermo porque no pudo presenciar el tanto de su “ahijado”. “Ese día al jugarse tan pronto me tocaba trabajar, no pude cambiar el turno y cuando supe que había marcado me dio mucha rabia perdérmelo. Aunque me pude resarcir en el partido contra el Sevilla” recordaba nuestro protagonista con una sonrisa.

Como bien es sabido por todos los seguidores pepineros, Leganés es el lugar donde los sueños se cumplen, y a Guillermo le esperaba una inesperada sorpresa al finalizar el partido frente al Depor. A la salida de Butarque Unai Bustinza, como agradecimiento a su cariño mostrado por el Bustisaurio, le regaló su camiseta utilizada en ese encuentro con una dedicatoria muy sincera por parte del ex del Athletic. Un gesto que dejó sin palabras a este fiel aficionado y a todo su entorno que, poco a poco, van luciendo en su espalda el número 3 de Bustinza, el Bustisaurio del CD Leganés.