Opinión del Lega

La montaña rusa blanquiazul

Cargando...

El CD Leganés atraviesa un buen momento después de su derrota en Éibar al obtener 5 puntos de 9 posibles. El último de ellos un empate contra el Atlético de Madrid de mucho valor. En Pobla FM analizo lo vivido el pasado sábado, y de lo que ha de venir próximamente en una nueva opinión del Lega.

xxxxxxxxxx

Decía Ronan Keating que la vida es una montaña rusa. Un día te sientes el rey del mundo como Leonardo Di Caprio en Titanic, y al día siguiente estás metido de lleno en el fango. En el fútbol, y en este caso en el CD Leganés, ocurre exactamente lo mismo. Pierdes en Ipurua dejando una muy mala imagen, y tras encadenar dos empates en casa contra Girona y Atlético de Madrid, y una victoria en Gran Canaria, y ya se lanzan las campanas al vuelo entre algunos medios y aficionados con que si el Lega puede ser equipo revelación, y hasta con jugar en Europa.

Cierto es, que, el Leganés lleva 3 jornadas sin perder, 5 partidos sin encajar un gol, y 11 puntos en 7 jornadas habiendo jugado ya con uno de los grandes. Unos números que, la verdad, invitan al optimismo y a pensar en cotas mayores. Pero permitidme que volvamos a la tierra y que recuerde que esta misma plantilla que lleva estos números, más 217 minutos sin recibir un gol a día de hoy… fue la misma que naufragó hace casi tres semanas en Éibar, y atizada por muchos aficionados. Lo que demuestra que, en la vida como en el deporte, una mala noche la tiene cualquiera.

Primer gran puerto solventado

Hasta hora el viaje liguero del Leganés ha tenido mucha luz, y algún pequeño nubarrón a su paso por Éibar. Pero a pesar de esa tormenta armera, los blanquiazules lograron sacar adelante las primeras etapas llanas. Una tarea importante antes de afrontar los temidos puertos de La Liga.

Para empezar uno de primera categoría como fue la visita a Butarque del Atlético de Madrid. El equipo de Asier Garitano demostró, a diferencia de la temporada anterior, que esta vez iban en serio a por el partido. De primeras repitió el mismo once que salió victorioso de Gran Canaria, y demostró una actitud valiente ante uno de los cocos de nuestra liga. Supo aguantar los primeros embistes rojiblancos con unos sublimes Zaldua y Siovas en defensa; y poco a poco le fue perdiendo el respeto a los rojiblancos sobre el césped y jugándoles de tú a tú. Sobre todo, cuando el de Bergara supo leer el partido compensando el centro del campo, dejando a Brasanac en la caseta, y apostando primero por El Zhar, y dando entrada a Gumbau y Amrabat poco después. Unos cambios, y un espíritu de juego que dejó a los del Cholo Simeone contra las cuerdas en la segunda mitad. Más cuando la conexión marroquí del Lega se dedicó a lanzar andanadas contra un infranqueable muro esloveno de calidad mundial. Un muro que, de no ser por él, estaríamos hablando de una heroica victoria pepinera. Pero por desgracia, en los mass media sólo pudimos ver las caras largas de los rojiblancos, haciéndonos creer que este 0-0 fue demérito atlético, cuando sólo hubo un equipo sobre el césped que creyó en ganar el partido; y ese fue el Leganés.

Yo, Cuéllar

Otro de los protagonistas del partido fue Iván Cuéllar. El de Mérida tuvo dos grandes intervenciones que pudieron cambiar el rumbo del partido: la que le detuvo en el primer tiempo a Saúl. Y la mano que desvía el cabezazo de Godín a los 71 minutos. Dos paradas fundamentales para que este Leganés consiguiese sacar un punto de oro contra uno de los grandes. Sin olvidarnos del paradón que le hizo a Juanpe en el partido contra el Girona que sirvió para salvar un punto que ahora vemos muy bueno.

Lo cierto es que, a nivel personal como dije varias veces, no era uno de los fichajes que más ilusión me hizo este pasado verano. Pero como le dijo Cuéllar a una aficionada pepinera amiga mía: “te acabaré conquistando”. Y la verdad es que, si sigue por este camino, aunque nos doble la rodilla como se quejan algunos seguidores, puede acabar siendo el emperador de la portería pepinera, al menos hasta que el emperador antecesor, "Claudio" Serantes, encuentre su antídoto.

Pichu Cuéllar empieza a ser decisivo para el Leganés.

¡Qué pereza de parones!

Sin embargo, tras solventar con un buen resultado el primer puerto de montaña, nos encontramos un área de descanso para que puedan pasar por ese camino los camiones internacionales dirección a Rusia. Cosa que me preocupa porque al Lega le cuesta mucho retomar el camino tras descansar. La derrota en Gijón, o la sufrida en casa contra el Sevilla. La cara victoria contra Osasuna con tres lesionados; o la reciente derrota en casa contra el Getafe son el mejor ejemplo de que al Leganés, le cuesta retomar la rutina como a muchos de nosotros. Por suerte en este parón se encontró otro amistoso como en el anterior contra el Guadalajara. El rival será este jueves nuevamente el Éibar. Partido que probablemente entrase en la llegada de Mauro dos Santos. Será un partido ideal para no bajar la guardia, más cuando en la siguiente parada está el avituallamiento, y no conviene atragantarse con los boquerones malagueños, si se quiere prolongar más el camino por la parte noble de nuestro fútbol.

Por tanto, importante no hacer ningún tipo de cambio de ritmo tras esta parada obligatoria, porque parece que Asier Garitano dio con los piñones acertados, y este desarrollo está llevando, por ahora, al Leganés por el buen camino. Como también lo llevará si todos tenemos tranquilidad y mente fría tanto si hoy estamos arriba, como si mañana estamos abajo. Porque el Leganés y el fútbol son una continua montaña rusa.