Opinión del Lega

Lágrimas de semifinales

Cargando...

En Leganés se volvió a cumplir otro sueño logrando alcanzar las semifinales de la Copa de SM el Rey, eliminando ni más ni menos que al Real Madrid tras remontar el 0-1 de la ida con un histórico 1-2 en el Bernabéu. Otro día que los pepineros no olvidarán en la vida y en Pobla FM inmortalizo el ya histórico 24 de enero con una nueva opinión del Lega.

xxxxxxxxxx

[anuncio id="8"]

Esto lo amamos. Esto nos encanta. El fútbol está dado de estas noches muchachos. Yo estoy en el equipo donde quiero estar, al lado de los buenos, de los mejores y los mejores son ustedes. Dense el gusto de tener una buena noche y de pasar la ronda como nos lo merecemos, como un gran equipo muchachos”.

Con estas palabras arengaba Martín Mantovani a sus compañeros poco antes de vivir una noche de ilusión, nervios, tensión, y lágrimas, muchas lágrimas derramadas de los aficionados pepineros… por la euforia desatada al ver como el pequeño David derrotaba al gigante Goliath en su casa.

Recordando que Leganés es la ciudad donde los sueños se cumplen, el equipo de Butarque llegaba al Santiago Bernabéu sin complejos, sabedores de que aun cayendo eliminados habían hecho historia plantándose en los cuartos de final por primera vez en su historia. Comenzaba el partido y tras aguantar una pequeña embestida del Real Madrid, poco a poco se fueron soltando la presión, encontrando hueco entre los jugadores blancos, y mostrándose muy seguros en todo momento. Así llegaba el primer aviso cuando, en un golpe franco, Beauvue golpeaba en el poste, activando el hormigueo entre los madridistas por preocupación, y de ilusión entre los de la zona sur.

Javier Eraso, con un gol y una asistencia, de los más destacados en esta noche para el recuerdo. (Foto: CD Leganés)

El Leganés dominaba el partido, poco a poco empezaban a creer que era posible, los mismos jugadores lo sabían por lo que transmitian sobre el césped; y Eraso, como si hubiese leído mi pasada opinión recordándole que se escuche el “Animal Instinct” de The Cranberries, hizo justicia al juego mostrado aprovechando un error defensivo de Achraf y Nacho y desde fuera del área soltó un zapatazo directo a la escuadra de Casilla estableciendo el 0-1, y mandando provisionalmente la eliminatoria a la prórroga.

Con ese resultado se desataba el contador de la ilusión entre los de la antigua Egáleo, y pudo convertirse en euforia si Beauvue consigue perforar la red con una semivolea que golpeaba la cruceta; pese a ello ese 0-1 sabía a gloria como el bocadillo que los 235 valientes saboreaban desde el tercer y cuarto anfiteatro del fondo norte. Honor a todos vosotros.

Empezaba el segundo tiempo, y la ilusión cosechada en el descanso se veía un tanto torpedeada cuando Benzemá empataba el partido picándola por encima de Champagne a los 47 minutos. Un gol que por un instante nos bajaba de la nube, temiendo volver a la cruel realidad. Hasta que a eso de las 22:43 Eraso, que pareció ponerse en bucle a mi querida Dolores O'Riordan, botó un saque de esquina en el punto de penalti para que Gabriel Pires cabecease a la red un remate perfecto; poniendo de nuevo al Leganés por delante en el marcador y, por primera vez, por delante de la eliminatoria.

En ese momento todo aquel que estuviese en paz y armonía, vería como ese estado de clímax desaparecía por los nervios ante la posibilidad de poder vivir una gran machada, y las pulsaciones se elevaban cuando Asier Garitano plantaba su defensivo 5-4-1 y el Real Madrid empezaba a tener el control de la pelota y asediar el muro pepinero.

El CD Leganés era toda una piña celebrando el histórico gol de Gabriel Pires (Foto: CD Leganés)

Los minutos pasaban y, con la aparición de Benzema y Sergio Ramos, regresaban a mi aquellos nervios que no tenía desde aquel fratricida duelo del Carlos Tartiere. Unos nervios que Champagne me alivió con dos grandes intervenciones. Pero pronto volverían cuando se iba acercando el final, y se añadían 3 minutos de añadido. Pero alrededor de las 23:20 ese miedo y ese nerviosismo desaparecieron, trayéndome por todo ese sufrimiento vivido todo un mar de lágrimas como a buen seguro a muchos pepineros que estáis leyendo esta opinión para Pobla FM. Las mismas lágrimas que muchos derramaron en Hospitalet, en Miranda o en San Mamés porque acabábamos de hacer realidad otro gran sueño en Leganes: Eliminar al Real Madrid de la Copa del Rey.

En ese momento, mientras terminaba de secarme las lágrimas por lo que acababa de suceder, me sentí como si fuera mi cumpleaños por la multitud de mensajes y notificaciones recibidas ante una nueva gran gesta del Lega. La 5ª en 5 años con Asier Garitano en el banquillo. Un entrenador que a base de humildad está haciendo historia con un equipo que, recordemos, hace 4 años a estas alturas del año se preparaba para jugar en Butarque contra el Puerta Bonita (1-0 gol de Guaje) en 2ªB; por ello el “Gary Cooper” pepinero volvió a recalcar en rueda de prensa lo importante que fue aquel 22 de junio en Hospitalet.

Una eliminatoria que, desde hoy, espero que sea el punto de partida para que todos esos medios de comunicación que han estado ninguneando al Leganés desde que lograse el ascenso, empiecen a respetarlo como lo que es: un equipo de primera que se ha ganado a pulso estar entre los grandes de nuestro fútbol. Como también espero que sepan distinguir desde ya a Asier Garitano de Gaizka Garitano como ya bien dije tras el partido de ida. Y si quedaba alguna duda de que la equipación morada es gafe (5 partidos, 5 derrotas), espero que haya quedado disipada al lucir ante el Real Madrid el color verde esperanza, y a su vez, verde pepinero.

¿Y ahora qué? Si ya de por si los cuartos de final eran un territorio inhóspito hasta la fecha, mucho más lo son las semifinales. La antesala para poder hacer todo un saludo real a Felipe VI en el Nuevo Metropolitano como ya ensayó Mantovani en el Museo de Cera hace dos temporadas. Por eso, al igual que en esta ronda de cuartos nos hemos dedicado a disfrutar, hay que hacer lo mismo toque quien toque en esta penúltima ronda de la Copa. Lo único que esta vez no hay que descuidar la liga porque entre medias de las semifinales espera el derby contra el Getafe.

Y ya para finalizar esta inolvidable opinión de lo vivido en el Bernabéu, solo me queda dar las gracias al CD Leganés por vuestra garra, por vuestra lucha, por creer en lo imposible, por hacernos partícipes de este sueño copero, por callar muchísimas bocas, por hacerme llorar por un partido de fútbol después de muchos años, por derrotar a todo un grande como es el Real Madrid, por conquistar el Bernabéu, por hacer feliz a una aficionada vejada por un twittero maleducado, por vengar al Fuenlabrada, por este 1-2, por este pase a semifinales; y por poder decir a los cuatro vientos…

¡¡QUÉ GRANDE ERES LEGA!!

Foto portada: CD Leganés

Lee la crónica del partido, por Miguel Orejas