Desde el Lateral de Butarque

El triunfo de todos

Cargando...

El CD Leganés logró a lo grande poner fin a 411 días sin ganar a domicilio consiguiendo su mayor victoria lejos de Butarque desde que juega en primera división (2-4); y rompiendo, además, el gafe del lazo morado tras encadenar 7 derrotas y 2 empates luciendo su camiseta reivindicativa. Un triunfo que desde este Lateral de Butarque vivimos desde Valladolid junto a gran parte de los 500 pepineros desplazados para la ocasión.

xxxxxxxxxx

Tras 10 jornadas en cuarentena, el CD Leganés empieza a evolucionar favorablemente gracias al jarabe de victoria que lleva consumiendo en estas dos últimas jornadas. La última toma se produjo ayer en un partido libre de pulmonías.

Y es que el choque de ayer en el José Zorrilla era mucho más importante de lo que algunos pensaban porque ambos equipos, afrontaban este duelo con el objetivo de poner tierra de por medio con la zona caliente de la tabla y, por ese motivo, y junto a la cercanía con la capital de Castilla y León, los aficionados pepineros realizaron el primer viaje en masa de la temporada para animar a su equipo y, por supuesto, Pobla FM estuvo con ellos en Valladolid, compartiendo junto a una gran parte de esos 500 seguidores de diferentes peñas y sectores de Butarque, los momentos previos a un partido con muchísimo en juego para los intereses del Leganés.

Desde las 11:30 de la mañana las zonas colindantes de la Plaza Mayor pucelana se iban tiñendo de color blanquiazul, a pesar de que algún viandante despistado los confundió con aficionados del Getafe al pedirles que no sacasen a Mata; ¡ver para creer!

En dicha previa pude contemplar como varios aficionados combatían el frío cantando y tomando “potitos” de cebada desde primera hora de la mañana (así estaban), interactuar con miembros de Orgullo 93, lectores de este lateral, que me contaban como iban a vivir el inminente derby del sur; o un grupo de aficionadas de Minuto 47 que me hicieron partícipe de su habitual foto de equipo técnico cada partido. Pero hablando del partido todos coincidían que con un empate contra el Real Valladolid era suficiente sabedores de la mala racha fuera de casa del Lega, aunque esta vez tenía un pálpito de que se iba a ganar tal como comenté a un sector de División Blanquiazul entrando al coso blanquivioleta.

El partido daba comienzo y, a los pocos minutos, Siovas empezaba a darme la razón cabeceando a la red un saque de esquina que suponía el 0-1 en el marcador, y que la grada visitante estallase de júbilo haciéndose oír en todo momento por Zorrilla. Ese gol espoleaba al Valladolid a buscar la portería de un Pichu Cuéllar que, pese a no estar al 100%, forzó para poder jugar este partido tan importante para su equipo. Pero la gran presión generada por los hombres de Pellegrino neutralizaba las posibilidades de ataque locales y, el esquema ofensivo con Carrillo y En-Nesyri en punta, junto a Óscar ayudando desde atrás, asentaba todavía más a los madrileños traduciéndose, minutos más tarde, en el segundo tanto que ponía todo de cara, y más que pudo estarlo si En-Nesyri primero y sobre todo Siovas hubiesen estado más acertados al borde del descanso.

Con 0-2 a favor, algún aficionado osado daba ya por ganado el partido, y ya le dije que esto era muy largo y que todavía podía pasar cualquier cosa. Y más cuando el Real Valladolid, con todo en contra, no le quedó otra que salir en estampida hacia la portería pepinera si quería coger el último tren, y tras una gran parada de Cuéllar y un remate al poste minutos después, Toni cogió ese rechace y lo alojaba a la red despertando a la afición blanquivioleta, que empezaba a apretar y, a su vez, dejaba helada durante unos instantes a la visitante.

Pero este iba a ser el partido del Leganés, y más cuando el mismo infortunio que sufrió en otras ocasiones, esta vez le iba a compensar con una inseguridad de Masip con el balón, al estilo Karius, para que Carrillo de manera muy astuta metiese el pie y pusiera el 1-3 que devolvía la euforia a los 500 pepineros que, durante 16 minutos, tuvieron el culito apretado que diría un ilustre pucelano como es Leo Harlem. Y a su vez hizo morir, definitivamente, al marcador del José Zorrilla que casi todo el partido estuvo agonizando.

Pero aquí no quedaba la cosa, porque aun dio tiempo a celebrar un cuarto tanto con un cabezazo de Carrillo que hacia desfilar a algunos aficionados blanquivioletas, y que pudieron ser 5 si Medié Jiménez no anula un gol legal tal como repitió una y otra vez el 9 pepinero en zona mixta.

El marcador del José Zorrilla no pudo reflejar el 2-4 del CD Leganés. Ante todo profesionales

A pesar del tanto de Ünal en el descuento, los últimos minutos eran una fiesta absoluta en el sector blanquiazul, al presenciar en directo el final de 411 días sin ganar lejos de Butarque, logrando la mayor goleada a domicilio desde que el Lega es de primera y, por si fuera poco, vistiendo la equipación del lazo morado que, hasta ayer, llevaba un bagaje de 2 empates y 7 derrotas desde que empezó a mostrar públicamente su rechazo a la violencia de género.

Una victoria importante porque supone sumar 16 puntos y seguir fuera de descenso otra semana más, como también para afrontar con otro pensamiento el partido de vuelta en Vallecas de este martes a diferencia del de ida.

Pero esta victoria también fue especial para un twittero algo troll que las raciones pucelanas junto a Legamanía le salieron gratis gracias al gol de Siovas, o para Juanma y Sara, mis compañeros de lateral con los que hice este viaje a Valladolid porque suponía que por fin probasen que se siente viendo ganar al Lega lejos de casa, después de verlo perder una y otra vez en todos sus desplazamientos exceptuando el dulce empate de San Mames que supuso la salvación, tal como me contaban resignados en el coche que nos llevó a vivir este gran triunfo. Por ello esta victoria más que un triunfo, es el triunfo de todos.