ESPECIAL CHUPITO ALFARERO

No se lo merecen

Cargando...

El Alcorcón perdió ante el Cacereño, equipo de Tercera División, y se queda fuera de la Copa del Rey. Un gol de Gustavo 'expulsó' a los alfareros de la competición y no estarán en el sorteo de este viernes. 

xxxxxxxxxx

Fútbol in Events

Esta semana el Chupito Alfarero será especial, dedicado íntegramente a los desplazados a Cáceres para ver el partido de su Alcorcón frente al Cacereño. También va dedicado a aquellos que siguieron el partido a través de las redes sociales, radios y demás medios -no fue televisado-, y que sufrieron como si estuvieran en tierras extremeñas. 

Uno de las razones por las que es conocido el Alcorcón fue por esa noche histórica eliminando al Real Madrid. Sacando un gran resultado en Santo Domingo (4-0) y aguantando en el Bernabéu (1-0). Aquel equipo no será recordado por ser el mejor de la historia. Pero sí por hacer historia. Aquel equipo será recordado por honrar los colores alfareros ante el mejor equipo del mundo. Por no dar un balón por perdido. Por negarse a morir en la orilla. Por dar una lección de vida, en la que si se cree y se trabaja se puede. La Copa del Rey era sinónimo de éxito en Alcorcón. Sin ir más lejos, en el 2017 se volvió a escribir una página de historia, esos cuartos de final. El Alcorcón dejó en la cuneta previamente al Espanyol, pero el Glorioso acabó "matando" a los alfareros en tan solo 4 minutos. En el 90 y en el 94...¡Qué cruel es el fútbol!

Este año la Copa es nueva, con nuevo formato y nuevos equipos. Al Alcorcón le tocó el Cacereño, equipo de la Tercera División Extremeña, -dos categorías menos-. Los alfareros tenían que "bajar de nuevo al barro", a esos campos en los que el equipo se construyó a base de entrega, pero sobre todo mucho sacrificio. A priori partido asequible para pasar de ronda y estar en el sorteo del viernes. Hasta el Estadio Príncipe Felipe llegaron estos 5 alfareros -me consta que hubo más repartidos por otros puntos del Estadio-. Esta vez los papeles estaban cambiados, el Cacereño era el equipo que mostraba la ilusión, vistiendose de gala para recibir a un equipo de fútbol profesional. El Alcorcón es un grande en una provincia con hambre de llegar a la élite. 

Un gol de Gustavo dejó fuera al Alcorcón. La decepción invadió a los alfareros presentes. El grande había caído. El humilde había pasado. Los allí presentes no se lo podían creer, con 270 kilómetros a sus espaldas, y con otros 270 esperando en la vuelta. ¿Qué se había hecho mal? Quizás sean muchas las preguntas que se podrían hacer, y quizás más de una no tendría respuesta. Lo que está claro es que hay que seguir apretando, luchando y compitiendo como antes...porque sin ser los mejores se consiguió ser sobresaliente. La historia les había dado la espalda. Lo que muchas veces se había celebrado ahora se lloraba. El Cacereño se lo creyó y se lo llevó. La ilusión está en Cáceres, en la casa de los modestos. Toca reflexionar, pensar, llevar por bandera el lema del Hasta el Último Minuto del Último Partido, porque hasta que no se recupere la humildad muy dificilmente se podrá volver a ganar.

Toca hacerlo por los que fueron. Por los que lo hicieron posible. Por los que ayudaron al Alcorcón a crecer hasta acomodarse en la Segunda División. Este domingo hay una oportunidad de oro para reivindicarse, ante el Fuenlabraba, equipo que tiene que servir como espejo, abarrotando el Fernando Torres jornada sí y jornada también, llevando la humildad por bandera, no rendirse y pelear hasta el final. Ahora toca seguir construyendo lo que tanto costó. Toca echar la vista atrás y valorar lo que se tiene. Este equipo tiene que ser de inconformistas, de pelear por algo más, de ser ambicioso. Hay que hacerlo por los cinco de Cáceres, por los 2.000 de Santo Domingo, por los que ya no están y por los que vendrán. 

Fotografía de JuanMa