Opinión del Lega

Próspero e ilusionante 2018 pepinero

Cargando...

El histórico pase a cuartos en copa, el ecuador de la temporada, o la buena racha contra equipos europeos son los temas que se tocan en una nueva opinión del Lega. La primera de un 2018 muy especial en Butarque.

xxxxxxxxxx

[anuncio id="8"]

2018 lleva muy pocos días entre nosotros pero, pase lo que pase, va a ser un año muy importante en el CD Leganés por conmemorarse en junio el 90 aniversario de su fundación, y también en ese mes los 25 años del histórico 3-0 al Elche que significaron pisar la segunda división por primera vez en la historia del conjunto pepinero (ya aviso que posiblemente se prepare algo en Pobla FM sobre aquello). Pero viendo el inicio de año en el Lega da que pensar que se pueda tener un próspero año viendo que, actualmente, en la clasificación es 9º con 24 puntos y con un partido menos, tiene 9 puntos por encima del descenso; y si a esto le añadimos que el Leganés ha logrado pasar a cuartos en copa por vez primera en su historia, hace que muchos por los aledaños de Butarque sean muy optimistas con esta temporada.

La Europa League se nos da tan bien

En lo que llevamos de temporada el Leganés no ha sido capaz de derrotar, por ahora, a equipos como Real Madrid, Barcelona, Atlético, Valencia o Sevilla que juegan, o suelen, jugar la Champions League. Sin embargo, si nos metemos en la Europa League, los de Garitano tienen mejor tino con los equipos de la liga que disputan la segunda competición europea, porque se logró derrotar al Athletic gracias a ese gran gol que marcó Beauvue. Se hizo lo propio con el Villarreal ganándolo en liga 3-1 primero y ahora se le dejó apeado de la Copa del Rey. Y la pasada jornada se cerraba el círculo al vencer por la mínima a la Real Sociedad gracias a ese gol de Gabriel Pires que demuestra, que los blanquiazules no sólo se dedican a ganar a los conjuntos de la zona baja, sino que ya sabe mirar a los ojos a esos clubes que representan nuestra liga por el viejo continente. Quién sabe si en esta segunda vuelta se lograse derrotar a alguno de los más grandes, pero por ahora ya podemos ir diciendo eso de que la Europa League se nos da tan bien.

Parada mecánica en boxes

Ahora que vamos llegando al ecuador de la temporada, es hora de hacer una parada en el taller antes de retomar la hoja de ruta del pasado verano. Hasta ahora el vehículo ha respondido bastante bien, pero si queremos que siga funcionando y cumpliendo los objetivos iniciales, es importante hacer las cosas con cabeza. Por una parte los mecánicos de las oficinas han de reponer uno de los neumáticos del mediocampo que acabó perdido en Grecia pese a que los otros tres funcionen a la perfección, vaya a ser que hubiese algún tipo de pinchazo o reventón en forma de lesión o expulsión.

Y por otro lado los mecánicos del césped tendrán que esmerarse de cara, sobre todo, a las dos paradas que hay que hacer en Sevilla y Vitoria que, de salir bien, pueden hacer que la llegada al destino de la permanencia se pueda adelantar varios días; pero de no acertar con la tecla podría suponer un gran desgaste en el motor y complicar muchísimo el camino hacia la salvación.

Gumbau cada vez va a más

Una gran copa para digerir la liga

Si ya de por si estábamos disfrutando de esta temporada en la liga, ahora resulta que también la Copa está teniendo un gran sabor por Butarque. De primeras se solventó el “trámite” contra el Real Valladolid, pero lo que muchos no esperaban es que el Leganés se fuera a cargar a un equipo potente como es el Villarreal. El partido de ida se saldó con un ilusionante 1-0 que a algunos ya les despertaba esperanzas de cruzar el umbral de octavos, y otros, en cambio, eran más precavidos acordándose que la Ponferradina, en la ronda anterior, también sacó el mismo marcador y en el Madrigal cayó 3-0. Eso hizo que el partido de vuelta se viviera como aquellos duelos de play-off a segunda o las jornadas finales del año del ascenso. Un sufrimiento continuo al ver a los blanquiazules no pasaban más allá del mediocampo, y que sólo se pudo aliviar con esa magnífica contra que empezó Naranjo tras ese pase para El Zhar, y que finalizó con esa cabalgada con vaselina incluida del marroquí sobre Barbosa. Con el empate de Raba los corazones pepineros seguían tranquilos, sobre todo por la seguridad que transmiten en defensa la pareja de centrales Ezequiel Muñoz y Siovas, y un siempre incombustible Rubén Pérez junto a un Gerard Gumbau cada vez mejor. Pero el gol de Cherishev en el 88 encendía todas las alarmas en el entorno de Butarque ante el temor de un tercer gol que dejase al Lega fuera de la Copa, y casi hizo falta un desfibrilador en los 4 minutos de añadido.

Por suerte ese gol no llegó y se pudo superar la barrera de los octavos de final el mismo día (10 enero) que se jugó la ida de los octavos contra el Celta allá por 2001. La edición que, hasta hoy, había llegado más lejos el Leganés. Aquella eliminatoria que Makukula casi la lía en ese encharcado Balaidos con un Celta que no estuvo nada fino, pero que el sabor del pepino les catapultó a la final de Sevilla que acabaron perdiendo ante el Zaragoza.

Un merengue envenenado

Durante 48 horas muchos hacíamos cábalas sobre si era mejor que tocase un rival más asequible para llegar a las semifinales, o un grande que pudiese dejar una gran taquilla. Esta mañana en Las Rozas se hizo el ansiado sorteo de cuartos de final, y los de Asier Garitano tendrán que ponerse sus mejores galas para degustar en Butarque (jueves 18 a las 21:30) el siempre dulce, y envenenado, merengue del Real Madrid. Y junto a ellos llegarán todos esos mass media que apenas citaron el pase de ronda contra el Villarreal, y entre ellos una televisión pública que pagamos entre todos. Dicho merengue, tendrá todavía más veneno porque los de Zidane empiezan a estar algo cuestionados por su situación en liga, y eso los va a hacer mucho más peligrosos. Pero, a su vez, el Leganés tendrá una gran ocasión para intentar romper el maleficio que comentaba en el primer punto de esta opinión. Lo malo de esto es que ya se acabó la barra libre que nos habían invitado en las oficinas blanquiazules con las dos rondas anteriores, y esta vez tocará pagar la próxima consumición.

Para finalizar una cosa que quiero dejar clara por si alguien tiene alguna duda: Una vez que ya sabemos que el Real Madrid es el rival para los cuartos de final vamos a disfrutar al máximo de esta eliminatoria porque, tanto si se obra el milagro de eliminar a los de Concha Espina, como si al Lega lo pasasen por encima... ya hemos hecho historia.

Foto portada: CD Leganés