Opinión del Lega

Que no cunda el pánico

Cargando...

El CD Leganés cayó 1-0 en su visita a Ipurua, dejando para el recuerdo uno de los peores partidos que se recuerdan del conjunto pepinero. En Pobla FM analizo el partido con sus defectos y virtudes, porque no todo está tan mal por Butarque.

xxxxxxxxxx

Si algo tiene bonito entre otras cosas el fútbol, es que cada partido es un mundo. Puedes salir contento tras haber vivido la mejor primera parte desde que el Leganés está en primera. O, por el contrario, quedarte con acidez estomacal por ver la peor segunda mitad en el ático de nuestro fútbol, como sucedió con los pepineros en su visita a la SD Éibar. Lo bueno de todo es que todavía tenemos muchos partidos por delante, y peor que lo sucedido en Ipurua dudo que se pueda volver a ver.

Criticar sí, atizar no

En la pasada opinión dije que no esperaba tener que copiar y pegar lo que pienso sobre los temas recurrentes en la parroquia pepinera. Sin embargo, no transcurrieron ni 7 días y ya tuve que volver a leer palos tanto para muchos de nuestros jugadores como para Asier Garitano. ¿Qué el Lega no hizo un buen partido? , estoy 100% de acuerdo. Pero llegar hasta el punto de atizar sin mesura al equipo o, incluso, leer alguna insinuación de que Garitano, al estar unido al Éibar parece que no quiera ganarles, me parece pasarse un poquito. Más cuando sigues fuera de descenso, sólo llevamos 4 jornadas, y el Girona llega a Butarque este miércoles; y de curarte las heridas de los armeros en forma de victoria, esos mismos que atizaban serán los primeros en ensalzar. Como siempre digo, ni antes el Leganés era tan bueno, ni ahora es tan malo.

Dos días en la vida

Una de mis canciones favoritas siempre fue dos días en la vida de Jarabe de Palo. Y tras el partido de ayer me hizo recordarla porque, en el caso del Lega, hubo dos cosas que detonaron la derrota: El arbitraje, pero sobre todo la actitud.

Sobre el arbitraje es cierto que Munuera Montero influye en el resultado, cuando en la jugada previa al gol de Gálvez, anula un gol legal a Guerrero porque Rico estaba en fuera de juego en el momento del pase. Cosa que no es así tras ver la jugada repetida. Pero todavía no voy a alzar la voz por los arbitrajes sufridos, más que nada porque conviene recordar que en la primera jornada el gol de la victoria ante el Alavés, Gabriel Pires estaba en fuera de juego. Por tanto, tras el duelo con el Éibar la balanza arbitral queda compensada, y ojalá quede así en lo que queda de liga.

Aparcado el asunto arbitral, esta vez prefiero quedarme con la falta de actitud del equipo. Hasta el descanso vi a un conjunto serio, muy bien plantado sobre el terreno de juego. Y donde pudimos ver a un gran Brasanac en su debut como blanquiazul. Un Omar que ponía una gran velocidad por la derecha. Y a Siovas que regresó completamente recuperado de su lesión, y estuvo muy seguro en defensa, y activo lanzando el juego ofensivo; lo que me hacía ser optimista de cara al segundo tiempo sinceramente. Pero fue salir el Leganés del vestuario y, no sé si el agua caída les apagó el fuego, pero posiblemente vimos el peor segundo tiempo desde que el CD Leganés ascendió a primera. Tras el gol armero el equipo vagaba por Ipurua sin alma y sin ningún tipo de chispa. Pero lo peor fue cuando se añadieron 3 minutos de descuento y, con 4 atacantes en busca del empate no se tuvo la posesión en ningún momento. Una de las claves quizá pudiera ser la gestión de los cambios (omitiendo el obligado de Mauro por Ezequiel), al retirar a Omar y Naranjo, en vez de a Guerrero ante su escaso olfato de gol; y a un central (Mantovani para ser exactos) porque al ir con 1-0 en contra, no tiene sentido mantener una defensa de 5. Pero una cosa es lo que personalmente hubiese hecho, la otra es que aquí quien decide para bien o para mal es Asier Garitano; aunque todo aficionado en general llevemos un entrenador, o seleccionador, dentro de nosotros.

Tranquilidad y mente fría

Tras este partido queda claro que el Lega no jugó en Ipurua uno de sus mejores partidos, pero cabe recordar si echamos la vista atrás, y comparamos lo que llevamos de liga con la temporada anterior, que a estas alturas el CD Leganés ganó un partido, empató otro y perdió el resto. Llevaba 4 puntos, 3 goles a favor por 7 en contra. Es decir que a día de hoy son dos puntos más en el zurrón, una victoria más, y 4 goles menos encajados. Cifras que, junto a la composición de una muy buena plantilla, o que por delante quedan 34 jornadas para bajar el telón, invitan a tener paciencia con este equipo; amén de que esta semana, hay dos partidos para sacarse el acero del cuerpo: el miércoles hay una gran reválida con el Girona en casa. Y 7 días después espera la visita a Las Palmas. Y como dije al principio, seguimos sin pisar zona de descenso. Por lo tanto, amigos pepineros… que no cunda el pánico.

Foto portada: Laliga.es