Opinión del Lega

Qué noche la de aquel 1 de septiembre

Cargando...

Revivimos de nuevo en Pobla FM las sensaciones vividas en el cierre de mercado de fichajes en el CD Leganés en forma de opinión personal.

xxxxxxxxxx

Posiblemente este último 1 de septiembre sea algo que el entorno del CD Leganés no olvide en mucho tiempo. Tras un verano pidiendo la afición refuerzos en la delantera (yo incluido como puse en otras opiniones), y un extremo que diera minutos de descanso a Szymanowski. Acabarían llegando en el último suspiro. Un día que empezaba tranquilo, más si cabe tras las llegadas en la última semana de mercado del serbio Brasanac en el mediocentro, y la llegada de Beauvue para reforzar ese ansiado puesto del ‘9’. Pero quedaba lo mejor con las incorporaciones de Naranjo y Amrabat, y la baja de otro de los héroes del ascenso a primera como David Timor.

Con Naranjo se desató la euforia

Durante todo el mercado de verano la afición pepinera había mostrado un especial entusiasmo con la llegada de un jugador en concreto: la de Eraso. Pero esa ilusión se renovó cuando empezó a saberse la noticia de la posible llegada de Naranjo. El onubense ha sido una de las llegadas más aclamadas por los seguidores del Lega, porque todos recordamos todavía aquella mañana de San Isidro cuando ese joven fue capaz de mostrar tanto talento en sus botas, haciendo temblar a más de uno cada vez que cogía el balón en aquel sufrido 0-0 ante el Nàstic. Habitual fue ver durante toda esta semana emojis y gifs animados con naranjas, pidiendo su llegada a gritos. Esa ilusión mostrada por la afición sirvió, además, para que se terminase de convencer a Naranjo en su llegada. Lo cierto es que hacía mucho que no se veía a un jugador con tanto ímpetu por venir a un club como es el caso del ya ex del Genk.  

Sin Timor de mando

Cuando Naranjo se disponía a subirse al velero blanquiazul, se encontró un cartel que decía claramente “dejen salir antes de entrar”. La llegada de Brasanac supuso completar el aforo de dicho velero. Y uno de los jugadores más queridos por la afición como es Timor, encontró lugar en un barco como Girona donde llegó a portar galones de mando, y poniendo fin a 544 páginas escritas en su cuaderno de bitácoras blanquiazul. Un jugador, el de Carcaixent, que con su llegada el pasado 26 de enero de 2016 con la carta de libertad desde el Real Valladolid, fue el futbolista que logró dar el impulso definitivo a un equipo que ni se le pasó por la cabeza pelear por algo tan utópico como era lograr el ascenso a primera. Pero su compromiso, su entrega, y sus goles le hicieron ganarse un hueco en el corazón de la afición de Butarque. Desde aquí quiero darte las gracias por sacar aquel córner en Anduva, por haber sido siempre tan cercano con todo aquel que se te acercaba. Y que sepas que en Butarque siempre tendrás una casa por si algún día quisieras volver al igual que ahora hiciste con Girona. Ni que decir tiene que el próximo día 20 cuando vuelvas de rojiblanco, el público pepinero te recompensará con la ovación que te mereces por ser uno de los nuestros.

Sobre la bocina

Justo para el cierre de mercado nos esperaba la guinda del pastel. La llegada del neerlandés con origen marroquí: Nordín Amrabat. Probablemente su llegada fue lo más parecido a la noche de fin de año. Según terminaban de cenar muchos seguidores saltaba la noticia de que el CD Leganés había solicitado su cesion al Watford. Era la apoteosis final, volvían los nervios y el ansia porque llegase un inesperado delantero con experiencia en nuestra liga. Pasaban los minutos y esa emoción y entusiasmo iban en aumento… Pero también los nervios por la falta de noticias según iban pasando los minutos. Al igual que cuando ya conectan con el reloj de la Puerta del Sol, y de repente te das cuenta que tu primo pequeño se comió algunas de tus uvas.

Quedaban dos minutos para el cierre, y empezaba a filtrarse que la operación estaba hecha, pero no se podía garantizar que llegue la operación a tiempo. Entonces ya empiezas a imaginarte como baja la bola del carillón y a sonar los cuartos, y tus nervios entran en ebullición al ver que las 12 campanadas están a punto de sonar.

Suena el reloj que marca las 00:00 del 2 de septiembre. El plazo ha quedado cerrado y el CD Leganés no anunció la llegada del ex malaguista. Entonces tu estado pasa de estar en Nochevieja a la incertidumbre de un partido de baloncesto que se decide por instant replay. Esperas para ver si La Liga inscribió o no a Amrabat, mientras que la cuenta oficial del Lega nos dice con sorna que se quedó buena noche. Y sólo dos minutos después de ese mensaje, veíamos en los videomarcadores que la canasta entró dentro de tiempo, y Nordin Amrabat era el último jugador inscrito en La Liga en este mercado de verano. La euforia se desataba tanto como cuando ese triple de Sastre le daba el play-off a Montakit Fuenlabrada porque, sobre la bocina, el Leganés cerraba con un ilusionante delantero una plantilla para soñar con lograr una permanencia de manera holgada.

El sacrificio de Son Serantes

La llegada de Amrabat implicaba tener que dar otra baja en el conjunto pepinero. Se habló de hacer lo propio con Koné, una vez que se sabe que Asier Garitano no cuenta con el marfileño. Pero tuvo en el ‘7’ blanquiazul una negativa como respuesta. Por tanto, si se quería inscribir al neerlandés, y el tiempo era muy escaso, había que buscar otro recurso más drástico como era dejar sin ficha al lesionado Serantes. El de Barakaldo recayó recientemente de su lesión en el hombro, y al igual que cuando Son Goku sacrificaba su vida por salvar la Tierra. Serantes sacrificaba su ficha hasta el próximo invierno para que llegase Amrabat. Lo que demuestra que el compromiso, y el amor, por el escudo del laurel y el triángulo por parte de Serantes, es tan grande como los cabezones de la emblemática rotonda de Leganés. Y desde Pobla FM me uno a la petición de ovacionar al meta vizcaino en cada minuto 13, como agradecimiento a su entrega y sacrificio por los colores blanquiazules del Lega.

Los 25 elegidos para el triunfo

Y ya para finalizar quiero dejar un mensaje a Cuellar, Tito, Busti, Erik, Mantovani, Gumbau, Koné, Gabriel, Guerrero, Nabil, Szymanowski, Beauvue, Nereo, Raúl, Diego, Mauro, Eraso, Darko, Ezequiel, Zaldua, Rubén, Siovas, Omar, Naranjo, y Amrabat.

En vuestras manos y pies están depositadas las ilusiones de una afición que, semana a semana, os garantiza ver un estadio lleno, que se dejarán las manos y las gargantas animándoos cada vez que lo necesitéis. Haga un sol veraniego, como un frío invernal, o en un día lluvioso o de niebla. Vosotros sois los elegidos cada vez que os enfundéis la equipación blanquiazul (o morada o verde a domicilio), de pasear ese escudo que representa a una ciudad como Leganés, y a aficionados que se sienten identificados con vosotros aun siendo de lugares insospechados como Teror o Buenos Aires. De vosotros depende que podamos soñar aficionados y miembros de prensa, con seguir un año más entre los más grandes de nuestro fútbol. Y quien sabe si con llegar a zona tranquila, para así poder saborear con más detalle el premio de ser uno de los 20 equipos que conforman la siempre llamada liga de las estrellas, y poder recordar mucho más tiempo aquel día, y aquella noche, de septiembre.