Desde el Lateral de Butarque

Una carrera llena de vida

Cargando...

Aprovechando que el CD Leganés ya tiene los deberes hechos, desde el Lateral de Butarque me vuelco con la I edición de la carrera pepinera solidaria contra el cáncer, y por ello, doy voz a tres grandes luchadores como son Blanca Poza, Antonio López "Keko", y Cristina Calderón, que cuentan abiertamente su lucha frente al bicho de manera directa e indirecta. Sin duda una de las mejores experiencias desde que vio la luz esta columna de opinión en Pobla FM.

xxxxxxxxxx

Cuando comente en la redacción de Pobla FM que la Federación de Peñas del CD Leganés y Ghetto 28 entre otros estaban organizando una carrera solidaria para recaudar fondos contra el cáncer, Irene Yustres me lanzó el guante pidiendo que diera luz a este evento desde el Lateral de Butarque. Como desgraciadamente quien les escribe también tuvo que mirar a los ojos a esa maldita enfermedad al tenerla un familiar muy directo y uno de mis mejores amigos, así como otra gran amiga, recogí ese guante y me puse manos a la obra en busca de los tres protagonistas de este Lateral de Butarque tan especial. Ellos son tres aficionados ilustres del CD Leganés que están en lucha directa, o indirecta, contra ese bicho tan odioso y que, en su gran mayoría, no necesitan apenas presentación porque se tratan de Cristina Calderón, Blanca Poza, y Antonio López (Keko).

Cristina es la tesorera de la Peña Minuto 47, con quien ya charlé en diciembre en este mismo lugar sobre lotería, pero en este caso, nos cuenta abiertamente su experiencia a raíz de que a finales de enero le detectaran un cáncer a su padre.

Blanca apenas necesita ser presentada porque su caso es más que conocido gracias al tirón mediático que tuvo paralelamente con el Pepinazo del Lega en el Bernabéu.

Por último, Keko es miembro del grupo de animación Ghetto 28 y su caso también se hizo viral a través de las Redes Sociales desde que se supo que padecía también cáncer. Famosa es también la pancarta, y el hashtag twittero, que reza “Fuerza Keko”, y que está presente en todos los partidos disputados por el Lega con representación blanquiazul.

Con ellos tres tuve la suerte de poder charlar directamente sobre sus respectivos casos, como de la I edición de la Carrera Pepinera y este fue el resultado.

¿Cuál fue vuestra primera reacción al conocer la noticia y cómo lo afrontasteis?

Keko: De primeras me detectaron un tumor y lo primero que pensé es que fuera un simple bulto, pero cuando pasan las semanas y tras hacerte las pertinentes pruebas te dicen la palabra cáncer lo primero que piensas es muerte. En el momento que me lo dijeron me desmayé, y al despertar estaba en una camilla riéndome y esperando el momento de operarme y en cuando lo iba a superar. De hecho, mi madre y los médicos me miraban creyendo que no era consciente de lo que tengo, y claro que sabía lo que tenía; por ese motivo iba a luchar hasta ganar porque tenía claro que yo no iba a morir de esto.

Blanca: Yo pensaba en el sufrimiento que tendría toda mi gente, pero al lado tenía a mi marido y, cuando me lo diagnosticaron, me guiñó un ojo haciéndome ver que con esto podíamos y así fue. Esta lucha la empecé por los míos y posteriormente vi que debía hacerla con ellos, y por eso me apoyé mucho en toda mi gente porque lo importante en esta lucha era saber que no estabas solo.

Cristina: Recuerdo que ese día teníamos un cocktail en Butarque y me llamó mi madre para decirme el diagnóstico definitivo. Según subía hacia el estadio no era consciente hasta que vi a Alicia (presidenta de la peña Minuto 47) y Jony (vocal de la peña Orgullo 93), y tras decirles que mi padre tenía un cáncer me vine abajo con ellos, porque en una de las primeras cosas que piensas indudablemente es en la muerte, y en que quizá no he aprovechado todos esos momentos necesarios, o que ayer discutí con él y a lo mejor mañana ya no está.

Blanca, confiésame una cosa. ¿Te imaginaste que tu lucha fuese a ser tan mediática?

¡Para nada! Yo tenía la quimio a las 8 de la mañana y me desperté hacia las 6. Y como tenía que estar bastantes horas sentada tenía que usar ropa cómoda, así que la noche anterior me dejé preparado un pantalón de chándal y, como en esa misma noche fue cuando el Leganés había eliminado al Real Madrid de la Copa en esa gran mansión que es el Santiago Bernabéu no dudé en ponerme su camiseta. Como anécdota decirte que entré a la consulta señalándome el escudo del Lega, y en ese instante el oncólogo se desparramó sobre la mesa porque es madridista, y ahí fue cuando le dije que si el Leganés había podido con el Madrid yo podría con el bicho.

El boom mediático vino por mi hija que es quien sabe moverse por Redes Sociales. Como te dije antes en mi entorno había intranquilidad e incertidumbre por ser mi primera quimio, y a mi hija se le ocurrió que posara con mi camiseta y la v de victoria para que mi familia y amigos vieran que estaba bien. La sorpresa vino cuando mi hija puso en Twitter la foto para sus amigos y me dice “mamá mira todos los likes y RT que llevas”, y aquello fue una onda expansiva que duró hasta el día de hoy.

En cuanto a ti Keko, ¿Qué sentiste cuando se presentó Ghetto 28 en los exteriores del Severo Ochoa?

Admiración por mis amigos porque ellos son la familia que uno elige. Los conozco bien y sé que habría hecho algo parecido, pero cuando eres tú quien sufres esto no eres consciente hasta donde pueden llegar a ayudarte. Al igual que Blanca no pensé que mi caso también se hiciera viral, conmigo se volcó el mundo del fútbol por diferentes puntos de España, y que me dieran ánimos gente que conocía y otra más anónima eran como una victoria; pero sobre todo no olvidaré cuando en Ghetto sacaron una pancarta en el partido contra la Real Sociedad. En ese instante estaba apoyado en la valla con los pies suspendidos y me tuvieron que sujetar porque casi me caigo de los nervios, porque no sabía si bajarme o si quedarme por la emoción de que 800 personas te estaba arropando. De hecho, cuando voy al médico siento que ellos están conmigo y que me van a dar buenas noticias.

Volviendo a la pregunta inicial recuerdo estar en la planta 4, y cuando llamaron mis amigos y me dijeron que saliera un momento me olía que me tenían algo montado, pero estando en un hospital dudaba que fuera algo grave. Cuál fue mi sorpresa cuando me asomo a la cristalera y veo como a 50 o 70 personas con bengalas y botes de humo con mi nombre puesto en las vallas del Severo Ochoa. Era ver mi nombre en las pancartas y a mis amigos chillando que se les oía hasta con las ventanas cerradas, y quería que me operasen ya porque todo iba a salir perfecto. Como tampoco olvidaré cuando subía en el ascensor con el gotero puesto y vestido de calle porque no quería que me vieran con el pijama de enfermo, y un hombre que subía conmigo me preguntó si eran mis amigos, y al responderle afirmativamente me dijo textual “puedes estar orgulloso de tener la gente que tienes”. Sin duda una de las frases que más me han llegado a lo largo de mi vida y el fruto de muchos años de amistad, y no es que diga que me los merezco, pero he hecho cosas buenas para que esto no acabe conmigo y estoy orgulloso de la gente que me arropa como sé que ellos lo están de mí.

Tu caso Cristina no fue tan sonado como el de ellos dos, pero aun así tuviste mucho respaldo entre la afición pepinera.

Sí, ahí es donde te das cuenta que el CD Leganés no es sólo un equipo de fútbol, sino que es una gran familia. Junto a mi estuvo gente que no pensaba que iba a estar a mi lado, y sin embargo hubo gente que creí que estaría conmigo y desapareció; mismamente el día de la operación, que fue el día después de ganar al Rayo, me sentí muy arropada por quienes estuvieron en la sala de espera, como de quienes lo estaban al otro lado del teléfono.

Keko siendo homenajeado en los prolegómenos del partido entre el CD Leganés y el RCD Espanyol (Foto: CD Leganés)

¿Qué mensaje enviaríais a todos aquellos que luchan como vosotros?

Cristina: Que no todo es tan negro como te lo pintan si te lo tomas con una buena actitud. Reconozco que yo me lo tomé muy mal pero cuando veía a mi padre animado pensaba que si él que tiene todo el peso encima está tan bien, yo no me puedo hundir porque no estoy en su cabeza ni en su cuerpo, y si me ve hundida quizá era peor. Tal como me dijeron el cáncer en sí no es quien te mata, sino tu actitud y si tú te dejas te vas matando lentamente, pero si luchas es lo que te hace sobrevivir.

Blanca: Exactamente lo mismo pero diferente personaje. Yo era la madre y la afectada y cuando la gente resaltaba lo fuerte que era, les decía que debía serlo porque si mis hijos me veían tirada en la cama llorando ¿Qué les iba a transmitir? De hecho, una de mis hermanas era quien peor lo llevaba, pero al quinto día me dijo que “¿Por qué iba a llorar si tú estás feliz? ¡A por ello y ya está!

Keko: Al igual que ellas la actitud. Por eso una cosa que me achacan mis amigos es que no estoy enfermo, cuando me ven bromean diciéndome que deje de mentir porque físicamente estoy mejor que ellos y es verdad (risas), y eso que estoy a base de quimios. Unos amigos que tengo en Grecia tuvieron el detalle de invitarnos a un viaje allí con todo pagado, y siempre entre bromas me dicen que todo esto lo he montado para ir gratis a Grecia. Sin embargo, hay una cosa con la que difiero con Cristina y es que el cáncer te mata, la actitud te ayuda a llevarlo, pero si careces de ella te puede hacer enfermar de otras cosas o caer en una depresión. Pero una cosa importante que hay que asumir es que el cáncer si es letal te va a matar. No quiero ser políticamente correcto pero la realidad es así de dura. En mi caso tenía posibilidades muy altas de morir o de una colostomía y no me mintieron, pero tu actitud es la que no entiende la gente cuando te ve. Imagínate que me dicen que me quedan tres meses de vida ¿Qué hago? Pues intento vivir y si son tres meses como tres años o como digo muchas veces, los voy a enterrar a todos. La actitud es cierto que no te cura, pero es la que siempre te va a ayudar a salir adelante.

Yo tengo muy claro (interrumpe Blanca) que, si tengo que morir lo haré viviendo, de lo contrario prácticamente estaría muerta en vida. Siempre he dicho que, si la muerte viene a por mí y tengo que acompañarla, lo haré con una gran sonrisa.

Es cierto que el cáncer te mata (le responde Cristina) porque recientemente un cliente de mi hermana, y abonado del Leganés, no pudo vencerlo y falleció. Pero, sobre todo, es importante que la gente se quede con que tu ultimo recuerdo sea que estabas feliz.

Sobre la carrera ¿Qué sentisteis cuando os comentaron la idea de organizarla?

Cristina: Coincidiendo con el día que diagnosticaron el cáncer a mi padre, Jose, (presidente de la Peña Anduva’16) me comentó que tenía una idea en la mente que iba a hacer explotar a todo Leganés, y mientras que todavía seguía en trance y terminaba por asumirlo, aceptaba con los ojos cerrados y aquí seguimos trabajando como chinos en que sea un gran éxito.

Blanca: Yo encantada de que hayan tomado partido por esta iniciativa. Reconozco que permanezco más en un segundo plano porque como ya he salido tanto en los medios y mi historia ya ha sido tan machacada temo que la gente se pueda cansar de mí, pero aquí estoy colaborando con lo que se me pida vendiendo pulseras, poniéndome en contacto con todos aquellos que se interesaron con mi caso, o haciendo un par de entrevistas radiofónicas porque, yo estoy encantada de poder participar en esta carrera pepinera.

Keko: Encantado con ello. Hasta que no me senté en la sala de prensa de la ciudad deportiva del Leganés y vi a los medios de comunicación presentes lo veía inviable. Llevar a cabo esta carrera pepinera es un sueño, y le doy las gracias a Jose por poner el embrión a esta idea porque al principio me pensaba que correríamos nuestras peñas y cuatro matados más (risas). Cierto es que me mantuve un poco más al margen porque no quería que la gente creyera que se lleva a cabo este evento por Blanca y por mí, sino por una causa genérica en la que nadie esta libre.

La foto que dio comienzo a la sesión de Quimio de Blanca, y el boom mediático que tuvo su caso. (Foto: Twitter Blanca Fernández)

¿Cómo surge la idea de esta carrera?

Keko: La idea, aunque resulte irónica, es hacer una mezcla entre la fiesta que es la carrera y el cáncer que significa la muerte, y bien corriendo o andando son formas de reírnos de ella, y esperamos que a esta fiesta se sume la mayor cantidad de gente porque esta carrera es una forma de dar vida.

¿Formaréis parte de ella?

Keko: Por supuesto, para 90 minutos no estamos, pero para los 20 de rigor si y ya estoy inscrito.

Blanca: Para la marcha me animo, y al igual que Keko también estoy inscrita.

Cristina: Yo también estoy inscrita, aunque esté mano a mano con la organización y no corra, quería poner mi granito de arena aportando el dinero que, al fin y al cabo, lo que queremos es recaudar la mayor cantidad de dinero contra el cáncer que por desgracia tiene poquita investigación, y el objetivo más importante no es el salir a correr, sino lograr el mayor beneficio para que un día no tengamos que organizar eventos así.

Cristina fue una de las voluntarias que estuvo vendiendo pulseras el día del partido frente al Celta (Foto: Instagram Cristina Calderón)

Los fondos recaudados van para ASION. Para quienes no los conozca ¿Qué podéis decirme sobre ellos?

Keko: ASION es una asociación sobre el cáncer infantil, y sobre todo trabaja con las familias que sufren esta enfermedad. Dicha asociación ya colaboraba con el CD Leganés y desde la organización quisimos seguir colaborando junto a ellos.

BlancaYo trabajo en el hospital de La Paz y hay muchos niños que vienen de otras provincias y se tiran meses, y si esa familia no tiene parientes aquí ¿qué hacen? Ya no solo es la angustia de ver a tu hijo con cáncer, sino además están dejando sus trabajos y sus casas dejando de acometer los pagos pertinentes, y ASION se encarga de ofrecer pisos a esas familias mientras dura el tratamiento, y de esa labor no se habla tanto.

CristinaPor ese motivo también se realizó esa venta de pulseras, porque esa pulsera puede hacer felices a familias que tienen que hipotecar sus vidas por esta enfermedad que no tienen la culpa de sufrirla. Y lo bueno de ellas es que cuando te ven la gente no duda y siempre te compran desde una hasta cinco, porque en una persona uno o dos euros no hacen nada, pero sin embargo de pocos en pocos se junta dinero para poder ayudar.

¿Qué diríais a los lectores para que se animen a participar?

Cristina: Pues que quien sabe si en un futuro son ellos quienes lo necesitan, porque hasta que a uno no le llega no es consciente de lo que es vivirlo en primera persona.

Blanca: Que aunque no estéis acostumbrados a correr os apuntéis, porque si yo misma voy a hacer la marcha estando todavía débil todos podemos realizarla. Por eso cuando nos calcemos las zapatillas el próximo día 2, seamos conscientes de que cada paso que vayamos a dar, estaremos venciendo al cáncer y, a su vez, salvando vidas.

Keko: Sobre todo que piensen que esta carrera es para ayudar a una causa social, y un día idóneo para que familias enteras pueden realizar la marcha con sus hijos, y disfrutar de poder pisar Butarque como hacen cada jornada sus ídolos al final del recorrido entre otras sorpresas que habrá.

Y por último déjame recordar que, si alguien por circunstancias no puede participar, pero quiere contribuir a este fin, tiene la posibilidad de obtener el “dorsal 0” realizando la donación que desee al número de cuenta ES74 2100 2384 71 0200166919.