Desde el Lateral de Butarque

Una derrota para seguir aprendiendo

Cargando...

El Leganés cayó derrotado en San Mamés en el estreno de Pellegrino como entrenador pepinero. Pese a la derrota los blanquiazules dejaron buenas sensaciones y optimismo de cara al futuro y de eso, y otras cosas más, opino desde El Lateral de Butarque

En 1996 Alanis Morissette nos decía en uno de sus grandes himnos que cuando vives aprendes, cuando amas aprendes, cuando lloras aprendes y cuando pierdes también aprendes. Y eso es algo que, en cierto modo, nos hemos dedicado a hacer quien les escribe y el CD Leganés.

[anuncio id="8"]

Durante esos días ausentado de mi lateral de Butarque me dediqué a desconectar de todo y de todos, salvo de la actualidad pepinera donde dijimos adiós a jugadores muy importantes como Diego Rico que se marchó a Inglaterra, o Amrabat que tuvo su retiro dorado por adelantado en tierras saudíes cuando pudo haber aprovechado el tirón de su pasado mundial. Pero también hemos visto como el CD Leganés es un equipo completamente nuevo donde han llegado varias incorporaciones que han ilusionado a la parroquia pepinera. Destacando por encima de todas la del nuevo inquilino en el banquillo de Butarque, el argentino Mauricio Pellegrino que llega con el difícil reto de hacer olvidar a la afición blanquiazul al ya histórico Asier Garitano.

Durante la pretemporada pudimos ver una gran evolución del equipo siendo más goleadores, y dando buenas sensaciones al no perder un solo encuentro de preparación. Sin embargo, en la primera prueba de fuego, los pepineros cosecharon una injusta derrota en el estreno liguero a pesar del gran partido disputado ante el Athletic, demostrandose una vez más que los resultados obtenidos en la pretemporada no sirven para nada.

En el primer envite serio de la era Pellegrino pudimos ver sobre el césped de San Mamés una pirámide blanquiazul (4-3-2-1) con Jonathan Silva por delante de Raúl García y que, a su vez, daba apoyo a un Gumbau que cuajó una gran actuación; al igual que Rubén Pérez, pero la verdad, lo del astigitano ya no sorprende a nadie puesto que su liderazgo es de las pocas cosas que se mantienen con respecto a la pasada campaña.

También cabe destacar que el equipo estuvo muy bien replegado sobre el campo y no perdió la compostura cuando se vio por detrás en el marcador, logrando reaccionar con el tanto de Jonathan Silva sólo 5 minutos después de haber encajado el primer gol de la temporada (la primera vez que el Lega encaja un gol en primera antes de la 3ª jornada).

Sobre los nuevos fichajes me quedo con el guante que tiene Juanfran a la hora de mandar balones al área, pasando por las ganas y lucha que puso Ojeda en los 40 minutos que estuvo sobre el césped (lástima de parada que le hace Simón cuando ya se cantaba el 1-2); y con el hambre de gol de Carrillo demostrando que es el 9 que llevaba tiempo demandando la afición pepinera. El argentino se fue esta vez de vacío, pero lo buscó de manera incesante y a buen seguro va a perforar varias veces durante esta temporada la portería rival.

Sin embargo, todo lo que este nuevo Leganés ganó en ataque, lo ha perdido atrás puesto que los dos tantos rojiblancos llegaron en grandes fallos defensivos, sobre todo en el tanto de Muniaín que hizo a los blanquiazules volver a casa de vacío; y más cuando muchos sabemos que el Athletic suele tener sus mejores minutos en casa a partir del minuto 85. Lo que demuestra que de aquí al 31 de agosto hay que reforzar la zaga, aparte de la portería si Pichu hace el petate, y un enganche si definitivamente se marcha también Gabriel Pires.

Hasta entonces toca pensar desde ya en la cita del viernes, y todo gracias a que los lumbreras de La Liga no tuvieron las luces suficientes para ver que el Lega terminó de jugar a las 00:00 del lunes, provocando que haya menos tiempo para preparar el estreno en casa, y partir con la desventaja de contar con 48 horas menos que tu rival, que no es otro que la Real Sociedad de Asier Garitano (y de Zaldúa). Un partido que a buen seguro nos traerá mucha nostalgia, pero sin olvidarnos que el de Bergara será un rival más durante la contienda y que viene a Butarque con la intención de ganar, tal como dejó claro en su mensaje de despedida el pasado 19 de mayo, y por ello este partido será una gran oportunidad para resarcirse de los errores de San Mamés y demostrar, como dijo Alanis Morissette, que cuando pierdes aprendes.

Foto portada: CD Leganés.